Archivo de la etiqueta: reseñas

Poesía para chicos: Teoría, textos, propuesta

Flavia Porto (*)

04-PoesiaParaChicos1PORTO

Poesía para chicos: Teoría, textos, propuesta

Elisa Boland.Editorial: HomoSapiens Ediciones

Edición: 2011 – 1ª ed. – Colección: Leer y escribir, 136 p.

ISBN 978-950-808-640-2

En este libro, Elisa Boland realiza un trayecto en el que resitúa y actualiza el género poesía infantil desde un abordaje integral y bajo una mirada sociocultural de la lectura. Podemos hallar en él sustento teórico, sugerencias didácticas y una rica variedad de situaciones de enseñanza y consignas de trabajo, bajo la metodología de taller de lectura y escritura.

Acompaña este recorrido, una propuesta contagiosa y renovada para alentar a los mediadores de lectura a seleccionar y trabajar este género tan antiguo y necesario en la construcción literaria de los lectores. Boland urde, capítulo a capítulo, un entramado de preguntas y reflexiones (atentas al qué, por qué, para qué, quiénes, cómo leer poesía y despertar interés en los niños) de suma importancia para aquellos que trabajan en espacios de lectura. Avanza con firmeza en la necesaria búsqueda del contacto poético, generador de riqueza simbólica mediante el lenguaje.

Los primeros acercamientos del ser humano a la poesía y el poder creador de la palabra, los temas de la poesía infantil y los recursos poéticos del lenguaje, los subgéneros, la relación con el contexto de escritura del autor y de lectura, los modos de leer poesía e instalar el taller como metodología de trabajo, así como un recorrido panorámico de la producción argentina y latinoamericana pionera del género, forman parte de esta propuesta interesante que, con una mirada enérgica, propositiva y con soporte en la experiencia de Boland dentro del campo de la literatura infantil,  hacen de este libro una interesante invitación para los mediadores de lectura y docentes.

Optar por la poesía para su lectura, desempolvar su vitalidad y generar deleite,  re-descubrirlo y enseñarlo, constituyen grandes ambiciones. En palabras de su autora:

«En el caso de la poesía para niños –por ausencia en la escuela o en el decir cotidiano, por lo poco que se edita, por la idea errónea que tenemos sobre ella, tal vez por malas lecturas o prejuicios-, quizás no hemos realizado un buen aprendizaje en relación con la lectura poética, entonces parece difícil apropiarse de la particular manera de decir que tiene la poesía. Se trata (…) de mirar en principio hacia “una ventana encendida”, empezar por abrir la puerta, dejarse conmover, divertirse, dejar que los textos nos hablen, sentir que nuestra costumbre se altera por instantes, y finalmente quedarse y habitar la poesía. Vivir la primera dificultad, transitar “los peligros” del lenguaje, la tensión en cada nuevo paso de lectura para conquistar al fin el espacio y el tiempo que propone la poesía porque nos pertenece a todos, niños y adultos» (15).

Elisa Boland: Profesora en Letras (UNLP), maestra y bibliotecaria. Recibió el premio Pregonero por su labor como bibliotecaria en la difusión del libro y la literatura para niños. Fue coordinadora de la Biblioteca Infantil de la Feria del Libro de Buenos Aires, presidenta de ALIJA, codirectora de la revista La Mancha, coordinadora de Capacitación del Programa “Creando lazos de lectura” de la Conabip, entre otros. Además, es autora de: Coplas, rimas y trabalenguas. Antología del Sur; Historias del Rey Arturo y sus nobles caballeros; Animación y promoción de la lectura desde las bibliotecas populares.

(*) Flavia Porto nació en la localidad de Luján, Buenos Aires; allí reside y desarrolla actividades educativas en el Nivel Secundario y Terciario de Formación Docente. Profesora de Lengua y Literatura, Licenciada en enseñanza de la Lengua y la literatura (UNSAM) y  Magister en libros y literatura infantil y juvenil (UAB).  Desarrolla su trabajo en el campo de la lectura, específicamente; ha publicado trabajos al respecto y dictado ponencias varias sobre el tema.

«Posmodernidad y lectura», de Bettina Caron; un texto necesario.

Por Alicia Origgi (*)

caron
Tapa de «Posmodernidad y lectura», de Bettina Caron

Título: Posmodernidad y lectura

Autor: Bettina Caron

Editorial: Libros del Zorzal

Bettina Caron, docente de extensa trayectoria en nuestro país, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la U.B.A. defiende en este ensayo la lectura literaria y poética como espacio de construcción de la subjetividad. Este libro es un serio aporte al tema de la lectura donde se ofrece una fundamentación sociocultural para defender el espacio íntimo donde encontrar al ser humano que deseamos ser.

El libro tiene cuatro partes bien diferenciadas. En la Primera parte se reflexiona acerca de la génesis de la Posmodernidad en el aspecto sociológico y filosófico, retomando conceptos teóricos elaborados por David Lyon, Gianni Vattimo, Edgar Morin, Zygmunt Bauman y Néstor García Canclini para contextualizar la problemática de la lectura a nivel internacional.

La Segunda parte está dedicada a la lectura literaria, donde se desarrolla la evolución teórica de la idea de lectura, hasta postular la lectura como constructora de la subjetividad. Se defiende la lectura crítica “que interroga al texto y que busca que el lector se transforme con él, al preguntar, al disentir.” Dentro de esta segunda parte hay un capítulo dedicado a cada uno de los teóricos de la lectura sobre los que Caron basa sus reflexiones: Jorge Larrosa, Michèle Petit y Didier Anzieu.

En la Tercera parte se explaya detallando como aplicó en el ILSE estos conceptos teóricos, con los alumnos de quinto año de la escuela secundaria y relata su experiencia de Taller sobre el tema de la lectura literaria en la actualidad. Quedan claramente expuestos el desarrollo de los encuentros, los contenidos teóricos abordados, las lecturas que desarrolló y las actividades realizadas por los alumnos.

Para cerrar el libro se incluyen los textos de los alumnos, que son producciones que revelan una profundidad impensada, y testimonian la experiencia enriquecedora de una reflexión fundamentada.

(*) Alicia Origgi es nacida en Buenos Aires. Es  ESPECIALISTA EN PROCESOS DE LECTURA Y ESCRITURA por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Se recibió de PROFESORA DE ENSEÑANZA SECUNDARIA, NORMAL Y ESPECIAL EN LETRAS  Y   LICENCIADA EN LETRAS  títulos otorgados por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Tiene a su cargo en 2013 el TALLER DE LECTURA Y ESCRITURA PARA LA ESCUELA PRIMARIA en la Carrera de Procesos de Lectura y Escritura que dirige la Dra. Elvira Arnoux en la Facultad de Filosofía de la U.B.A.

Ha sido PROFESORA ADSCRIPTA AL SEMINARIO PERMANENTE DE LITERATURA INFANTIL-JUVENIL de la Facultad de Filosofía y Letras de la U.B.A., que dirigió la Prof. Lidia Blanco desde 1992.

Es autora entre otras publicaciones de TEXTURA DEL DISPARATE, Estudio crítico de la obra infantil de María Elena Walsh,   Lugar Editorial, Colección Relecturas, Buenos Aires, 2004.

Mi amigo monstruo: «Pototo, 3 veces monstruo», de César Bandin Ron.

Por Andrea Casas Molina (*)

9789879011751

Pototo 3 Veces Monstruo

Autor:César Bandin Ron

Ilustrador: Cristian Turdera

Editorial: Del Eclipse

Edición: 2006

Coleccion: Libros álbum del Eclipse

El libro

En Pototo, 3 veces monstruo escrito por César Bandin Ron, e ilustrado por Cristian Turdera, encontramos a un encantador monstruo que sorteará una serie de etapas en un concurso dislocado con sus dos oponentes tan monstruosos como él: Tintoreto y Pamplinas.
En la obra se conjugan de manera efectiva lenguaje verbal y lenguaje visual. Esta amalgama es una de las marcas de la colección álbumes de la editorial Libros del Eclipse que busca que la literatura llegue a los chicos – en este caso particular, a un rango aproximado de entre 2 y 5 años- por un medio original, ya que los elementos que conforman el libro completan las historias con la experiencia del lector; es decir, son las miradas curiosas de estos nuevos lectores las que irán llenando los vacíos que deja el texto.

descarga (1)
Ilustración de Cristian Turdera para «Pototo, 3 veces monstruo».

Tres veces tres

La estructura ternaria se repite a lo largo del relato: Pototo presenta 3 características que lo diferencian de los demás monstruos; además, la competencia que disputará con sus pares se llevará a cabo en 3 días; deberán pasar por 3 pruebas, los jurados que evaluarán el certamen conforman grupos de 3 animales cada uno.
El número 3 es un símbolo recurrente en la tradición literaria y se asocia con las pruebas de iniciación que deben cumplir los protagonistas para obtener su objeto de deseo; y también con el hecho de que los personajes transitan la historia a partir de una evidente repetición de acciones, que son las etapas cumplidas por los tres personajes principales durante el concurso.

images
Ilustración de Cristian Turdera para «Pototo, 3 veces monstruo».

Monstruos amistosos

En el relato se deja de lado el tratamiento tradicional del monstruo al que estamos acostumbrados, es decir, ese personaje malo, desagradable y aterrador que busca obstaculizar el desenvolvimiento de las acciones.
En este caso, parafraseando a Teresa Colomer, la figura del monstruo en la literatura infantil y juvenil ha dejado de lado esos estereotipos malvados y oponentes y se ha inclinado hacia la representación de conflictos psicológicos: el monstruo es el adversario interno con el que debemos aprender a lidiar.
Pototo descubre que vencer en las pruebas para triunfar como el mejor monstruo no es lo más importante, sino que lo que lo hace “el mejor monstruo” son sus diferencias.

Potot, 3 veces monstruo aborda un tema tan normal e inquietante como es la creación de lazos sociales en la primera infancia y, propone a los chicos elaborar, a través del arte, sus propias experiencias, ya que, según Colomer,

“Se trata ahora de mostrar a los niños, niñas y adolescentes que el conflicto no se puede evitar, que forma parte de la vida, en el fondo lo que se busca del joven lector es que aprenda cómo incrementar su capacidad de enfrentar los conflictos, a través de la comunicación y el afecto, de la comprensión y la compensación”.

Bibliografía

-Colomer, Teresa.”Andar entre libros”. México. Fondo de cultura económica, 2005.
-Comunidad escolar. Cultura. “La forja de estereotipos” (Teresa Colomer analiza en su ensayo “La formación del lector literario” la nueva literatura infantil y juvenil).
-Colomer, Teresa. “¿Cómo terminan los cuentos?”. Artículo publicado en Espacios para la lectura, año 1, número 2, 1996.
-juegosdematelibros.blogspot.com/ en: 300 libros para leer antes de los 10 años.
-Revista Imaginaria, nº 138/Galería/29 de septiembre de 2004. Informe preparado por César Da Col.
-lenguaafueradeperro.blogspot.com.ar/2007/11/entrevista-csar-bandin-ron.html.

(*) Andrea Casas Molina

Profesora de grado universitario en Lengua y Literatura recibida en la FFyL. Nació en 1975 en Valparaíso, Chile, pero es mendocina por adopción, ya que vive en la provincia desde 1976. Desde el año 2000 se desempeña como profesora de educación media. Ha tenido la dicha de dictar «Taller literario» en 7mo grado, donde puso en práctica diversos proyectos de lectura. Esta valiosa experiencia la motivó para investigar el mundo de la literatura destinada a niños y jóvenes. Actualmente cursa la Lic en lit inf y juv en FFyL.

«COLASH», de Lisa Porcelli Piusi: Un increíble viaje de ida y vuelta para aliviar las penas

Por Damaris Gamboa; Andrés N. Manacero

colash

Porcelli Piusi, Liza. Colash. Buenos Aires, La brujita de papel, 2011. Ilustraciones Cos. Clocchiatti.

El inicio del viaje

Un corazón de papel recortado y pegado desprendiéndose de algo aparece antes de que leamos la primera hoja de esta historia. Al abrir la primera página del texto comprendemos que se ha desprendido del pecho de una mamá sobresaltada porque su pequeño hijo cortó algo…

Así se nos presenta el cuento álbum Colash. Este libro es justamente eso, un collage en el que su autora Lisa Porcelli Piusi y su ilustradora Cos (Constanza Clocchiatti) superponen palabra e imagen, ya sea en imágenes con letras de recortes o en palabras con letras que parecen dibujos, para contarnos una historia pequeña y sencilla.

 

La autora y la ilustradora

Liza se define como escritora, psicóloga, idealista ad honorem, mimadora de animales, proteccionista de sueños y rescatista del agua.  Y nos dice, en la entrevista que se le hizo en periódico digital La nueva provincia de Bahía Blanca, que se entrega a una u otra profesión según con quien se encuentre.

Algunas de sus obras más destacadas son: Purapanza;  Para esconder a un rinoceronte; Peligro de extinción;  Lo que sé de mis monstruos y Colash entre otras. Además posee un blog “Naturalizapurablogspots.com”, aquí comenta y presenta sus libros y también  nos muestra otras de sus pasiones como la poesía.

Las ilustraciones de Colash pertenecen a Cos. Clocchiatti (Constanza Clocchiatti.) La artista plástica nació en La Plata, lugar donde se especializó en grabado. A partir de 2000 trabajó en ilustración para distintos sellos editoriales, tales como: Aique, Alfaguara, Altea, Brujita de papel, Comunicarte, entre otros. En sus trabajos se puede observar una imagen descriptiva, amplia, libre y poética. Constanza Cos coloca en cada proyecto su impronta e identidad.

 

Martín y la forma del mundo

Todo comienza cuando Martín, que tiene unos 5 o 6 años, recorta flecos en la cortina de su madre y ella muy enojada lo reta diciéndole que desaparezca de su vista. Es ahí cuando el niño, al sentirse solo y angustiado, se escapa a lugares lejanos a través de su imaginación, plasmando su universo propio con sus manos y su creatividad.

Podemos observar cómo el conocimiento y la experiencia en el  campo de la psicología de la autora respecto a la etapa evolutiva que atraviesa Martín, se nos revela en las características del personaje.

  • Es notorio el egocentrismo del chico en su latente necesidad de armar su mundo a su manera y donde él es el centro: “Hasta que llegué muy lejos de casa: a una tierra recortada para mí solo”. El texto está narrado en primera persona como para potenciar esta idea: el yo está presente todo el tiempo de manera constante.
  • Vemos también como el hecho desencadenante de todo es una transgresión de parte del chico y un castigo de parte de su madre que es inevitable, en su idea de justicia inmanente.
  • Asimismo se observa el desarrollo de la función semiótica propia de esta etapa ya que al cambiar o superponer elementos de la naturaleza produce modificaciones, por ejemplo hay un sol que simboliza el día, y al pegarle encima una luna llega la noche, denotando también la causalidad fenomenalística que predomina en esta edad.
  • Su razonamiento es intuitivo, cuando quiere volver a su casa “física” siente que si se fue del lado de su madre recortando podrá volver recortándose una mamá, e incluso la forma en que la reconoce, “…y ahí reconocí su voz entre todas las demás”.

 

Los miedos y las pruebas

Colash revive un clásico de la literatura infantil “Donde viven los monstruos” de Maurice Sendack. Al igual que Sendack, Liza Piussi retoma el tema de los miedos. El miedo a la soledad, a quedarse sin la madre, el miedo al abandono y a que nuestros padres nos dejen de querer.

La obra  Colash  es un camino que todo niño pensó alguna vez. Es un viaje interior para superar y vencer sus temores, y en este camino que realiza Martín, a diferencia de la obra de Sendack,  siempre está solo, pues nunca aparecen los monstruos, sino que a cada paso Martín debe improvisar con su imaginación y sus propios recursos.

 

El regreso y el reencuentro

Un corazón de papel recortado y pegado desprendido de algo aparece antes de que leamos la última hoja de esta historia. Esta vez para fundirse en el reencuentro de Martín y su madre en un abrazo en el que los dos, son uno solo. Al abrir las últimas páginas descubrimos que el viaje ha terminado ya que vemos la imagen del hogar como mejor lugar en el mundo, un mundo del que puedo irme y volver.

Ideal para ser leído por niños de la misma edad del protagonista, no sólo nos plantea un viaje sino que nos invita a adentrarnos con Martín en hermosos y lejanos lugares, donde todo es posible, donde sólo llegamos con nuestra imaginación, ese ámbito al que accedemos con tanta naturalidad cuando somos niños, y donde a través del juego y la creatividad podemos diseñar, hacer y deshacer a nuestro modo y en función de nuestras necesidades, como en un collage.

La invitación está hecha, una travesía por el mundo de Martín. Los más chicos se sentirán profundamente comprendidos y abrazados, estimulados a crear jugando, sus propios mundos maravillosos, donde aliviar las penas, otorgándole un valor de carácter reparador, sin temor a perder el mundo propio, el del hogar, el de los vínculos afectivos de los seres queridos, un lugar seguro al cual volver. Los más grandes también por qué no, serán estimulados a vivir experiencias reparadoras, a través de la creatividad. Será cuestión de iniciar la travesía como Martín, haciendo lo que más nos gusta.

El humor y el disparate como formas de transgresión: «Textura del disparate : estudio crítico de la obra infantil de María Elena Walsh», de Alicia Origgi

 Por Zulma Prina (*)

ORIGGI de Monge, Alicia E. Textura del disparate : estudio crítico de la obra infantil de María Elena Walsh. — Buenos Aires : Lugar, 2004. – 192 p.; (Colección Relecturas)

Textura del disparate de Alicia Origgi de Monge, es un estudio profundo de investigación acerca de la obra de María Elena Walsh. De todo el universo poético y narrativo, Origgi privilegia en este libro, el humor y el disparate, porque María Elena, a partir de estos recursos, apunta a transgredir el orden establecido. Esto puede crear en el lector un acercamiento a la reflexión. Origgi puntualiza que el humor, la alegría, la risa, son la base para modificar y revertir estereotipos culturales.

Hace hincapié constantemente en la originalidad y el juego poético, el sinsentido y la trasgresión del orden que atraviesa esta obra. Señala su posición de lucha contra la violencia a partir de la palabra y menciona el País del nomeacuerdo. Sabemos que es un punto clave en nuestras generaciones este hecho del olvido de nuestra historia. Pero nada es casual. Hay una política que se encamina para ayudar al olvido, para que no se asienten raíces y se mire siempre hacia otro lugar.

El análisis

La autora realiza un recorrido por los primeros pasos en la Literatura infantil, planteándolo como una literatura también para adultos.  Rescata las formas poéticas tradicionales como el soneto, la métrica, la rima consonante. La analiza desde el punto de vista de la subjetividad de su autora.

Se detiene especialmente en el primer poema “Del hornero” para desgranarlo en toda su extensión en cuanto a la forma y al fondo. En el poema “El duende” expresa la importancia de estos versos en el sentido de su forma narrativa, como aparición del humor  con elementos sonoros y del primer personaje fantástico que se desenvuelve en medio de un contexto cotidiano. Lo señala como el despunte de toda su poesía posterior.

Acerca de “la poesía en la primera infancia” menciona los estudios de Freud sobre el juego con el lenguaje, su función simbólica y la fuerza de los juegos de lenguaje para el desarrollo de la comunicación. La noción de la función poética, permite evocar y descubrir sensaciones, emociones e ideas gracias al “uso particular de la lengua, que juega con las sonoridades, los ritmos y las imágenes” Y hace relación con la obra que analiza.

Un antes y un después

Estudiar la poesía para niños antes de la aparición de Tutú Marambá. Y muestra las diferencias con la nueva poesía que surge con María Elena Walsh. Es un antes y un después de ella. Explica cómo María Elena desarrolla su idea acerca de lo que piensa que quieren los chicos: una poesía para que ellos se diviertan.

Con Tutú Marambá, El Reino del Revés, Zoo Loco y otras obras, profundiza en el juego y el disparate tomados como núcleos de la poética de Walsh.  Habla de la postura de la autora, como forma de creación para un “nuevo destinatario” en el campo de la poesía.

El discurso

Los recursos, el lenguaje en sí son el comienzo de una literatura para niños sin precedentes en nuestro país, y por qué no, en lo que significa una diferente concepción del alma infantil.

Se detiene en la poesía “Doña Disparate” y muestra a través del desarrollo, la importancia que tendrá este personaje porque se convierte en el símbolo de toda la obra poética de María Elena. Asimismo en el empleo de los números, que pierden el sentido de número tradicional, ya que los resultados de los cálculos nunca dan bien: son disparates según las convenciones y la matemática. Los juegos de palabras que llevan siempre un ritmo; las jitanjáforas. Y trae la palabra de Walsh como un ejemplo de estas formas que en España son tan viejas y que en realidad marcan un juego entre sílabas que no tiene sentido. Es decir que argumenta acerca del disparate como una larga tradición.

Apunta  al juego de la onomatopeya, las aliteraciones, las personificaciones y todo tipo de recursos que se encuentran presentes en la obra. También hace un paralelo entre el surrealismo y el disparate, como el impacto entre ambos sobre la irracionalidad. Explica las ideas de Mallarmé, de Aragón y señala el nonsense como un anticipo del surrealismo. Otro ejemplo de ruptura del relato tradicional es la novela Dailan Kifki, Origgi muestra cómo el elemento «disparate» se convierte en el nudo de la historia.

Hacia la multiplicidad de  lecturas

Expresa la autora, que María Elena, con esta función que le otorga al disparate, abre una multiplicidad de lecturas y da pie a la libertad de tensiones, provocando en el niño y en el adulto siempre distintas interpretaciones. Y esto es la verdadera literatura: un encuentro, una interacción entre autor, texto y lector. Una posibilidad de recrear y crear nuevas ideas, nuevos poemas, cuentos, historias que despegan de las múltiples lecturas de una obra. Por eso es literatura aquella que perdura a través de generaciones. Niños y grandes siguen emocionándose con la obra de esta autora,

Origgi llega con esta obra, al fondo del alma de la autora, compenetrada de su sentido de qué es la Literatura para niños y jóvenes.

 

(*) Zulma Prina

Maestra Normal Nacional. Profesora en Letras (U.B.A). Prof. de Francés, Prof. de Música y de Danzas Folklóricas. Maestría en Análisis del discurso (U.B.A.) Cursa la Maestría en Literatura para niños y jóvenes. Realiza estudios de investigación en Literatura infantil e hispanoamericana y comentarios en El Mangrullo revista de LIJ virtual. Dicta clases de Oratoria y Lectura comprensiva en U. de Morón. Dicta cursos de Lengua y Literatura a distancia para docentes y talleres sobre poesía en CEPROLEC. Tiene 17 libros publicados  de ensayo y de poesía. Publicaciones en revistas y periódicos docentes y culturales. Participa en congresos y jornadas y como jurado en Literatura.

Las aventuras y el humor en los «Cuentos del mentiroso», de Fernando Sorrentino

Por Zulma Prina (*)

tapa sorrentino

SORRENTINO, Fernando; Cuentos del Mentiroso —  Ilustraciones de Eco Antolini, Grupo MACMILLAN, Cántaro infantil, Hora de Lectura, 2012. 176 p.

Podríamos decir que Los Cuentos del mentiroso son una excelente historia para reír, divertirse y leer con avidez.

¿Son cuentos?

¿Cómo clasificaríamos este texto?

Aunque no parezca importante ubicarlo dentro de una estructura formal, en este caso creemos que sí.

Porque Sorrentino juega con el lenguaje y así como hay todo un juego de verdad-mentira en los relatos, también lo hace con el título.

Descubrimos rápidamente que se trata de una historia con varias historias en capítulos.

¿Podrá ser una novela?

Pero es el casi monólogo del «mentiroso».

Con esto queremos demostrar que Sorrentino escapa a la estructura clásica de la literatura tradicional. Rompe con el canon e inventa otras formas. No podríamos ubicarlo en la clasificación tradicional.

La historia

En cuanto a la historia en sí, el narrador cuenta las situaciones por las que pasa frente a este molesto vecino «el Mentiroso». Lelio García, que así se llama el personaje, vive aventuras en todas partes del mundo, puede ser en el Oriente como en el lejano Oeste norteamericano. Y aparece ante el narrador, sorpresivamente en su casa.

El escritor vive momentos de impaciencia, fastidio, aburrimiento, sin poder desembarazarse del terrible mentiroso, hasta que de pronto, nos encontramos con un final sorpresivo y abierto. La historia no termina, las aventuras del vecino seguirán interrumpiendo siempre su vida y sus novelas.

El discurso

Sorrentino, con un lenguaje claro y dinámico, logra mantener el hilo narrativo con recursos que apuntan al humor y a la ironía.

Podría decirse que es una literatura del disparate, que nos hace reír por los delirios de Lelio García, tanto a adolescentes y jóvenes como a los adultos. Lo interesante del discurso del autor es que logra hacernos sentir las mismas incomodidades y las mismas ganas de hacer desaparecer a este Sr. García de nuestra vida. Pero solo por momentos, porque este Mentiroso, según el escritor-narrador, es muy simpático y sus aventuras lo hacen reír.

Es decir, que sentimos, vibramos con el narrador. Sus silencios parecen más fuertes que el vertiginoso casi monólogo del vecino.

Sorrentino logra hacernos sentir solidarios y al mismo tiempo padecer con el escritor y, por ende, hacernos participar activa y creativamente a través de estas disparatadas aventuras.

Recursos para después de la lectura

Sobre el final, con el título de «Apunten…¡Juego!» encontraremos actividades, preguntas para los chicos y algunos juegos, que, por supuesto, son elaboradas desde la Editorial y para la escuela o colegio.

Habría que sugerir que estas actividades pudieran realizarse lejos de la hora de la lectura y que surgieran lo más espontáneamente posibles. Además, reemplazar el título: «A trabajar en la carpeta» para que los niños-adolescentes lectores no se sientan «obligados a «trabajar» con un texto literario tan rico y pleno de aventuras dislocadas que incitan por sí solas a inventar, divagar, recrear, dejar volar la imaginación.

Continúa una interesante entrevista a Fernando Sorrentino.

Cierra con unas referencias históricas acerca del lejano Oeste y de China

Las ajustadas y excelentes ilustraciones acompañan y refuerzan los relatos, mostrando los mil y un personajes que se desenvuelven es estas delirantes aventuras.

(*) Zulma Prina

Maestra Normal Nacional. Profesora en Letras (U.B.A). Prof. de Francés, Prof. de Música y de Danzas Folklóricas. Maestría en Análisis del discurso (U.B.A.) Cursa la Maestría en Literatura para niños y jóvenes. Realiza estudios de investigación en Literatura infantil e hispanoamericana y comentarios en El Mangrullo revista de LIJ virtual. Dicta clases de Oratoria y Lectura comprensiva en U. de Morón. Dicta cursos de Lengua y Literatura a distancia para docentes y talleres sobre poesía en CEPROLEC. Tiene 17 libros publicados  de ensayo y de poesía. Publicaciones en revistas y periódicos docentes y culturales. Participa en congresos y jornadas y como jurado en Literatura.

«Aproximación a la narrativa y a la poesía para niños: los pasos descalzos», de María Cristina Ramos.

 Por Paulina Uviña (*)

Datos Bibliográficos:

Ramos, María Cristina. Aproximación a la narrativa y a la poesía para niños: los pasos descalzos/ María Cristina Ramos ; dirigido por Susana Itzcovich.- 1ª ed.-Buenos Aires: Lugar Editorial, 2012.

72 p.; 20x 14cm.- (Relecturas / Susana Itzcovich)

ISBN 978-892-393-6

Reseña

El libro está prologado por Susana Itzcovich quien convoca para una especial lectura, a maestros, bibliotecarios y familiares. Es que son los mediadores entre el libro y los niños. Destaca la palabra y el estilo de María Cristina Ramos.

Está distribuido en los siguientes capítulos:

Cerca de la lectura

Acompañar a mirar

Cerca de la lluvia

El momento del grillo

El telar o de cómo nos va tejiendo la palabra

De puentes y abismos

De docentes e instituciones

Razones para la sinrazón de la poesía

Compartir la poesía

Patita de seda

Cerca de la lectura

La autora destaca la lectura como baluarte de movilidad social y  la cultura escolar tiene que recuperar la lectura  con pasión para promoverla. Es decir que  las actividades se desarrollarán de tal manera,  que convoquen para la multiplicación de lectores y bibliotecas. Lectores críticos, bibliotecas como espacios de interacción grupal, para leer, para escuchar, para recrear con la palabra.

Acompañar a mirar

La autora da cuenta de la poesía que expresan los niños a través de ejemplos de escritura infantil que tiene un valor intrínseco, la imaginación desplegada amplía los mundos internos. Es necesario que se desarrollen prácticas de poesía con los niños, desde temprana edad. La familiaridad con escuchas líricas, promueve mundos significativos.

La presencia de viejas voces que se enlazan con las nuevas, de historias ancestrales con actuales, de la realidad con el borde de los mundos posibles.

Es imperioso hacerse lector para recuperar la esencia del relato, el ejercicio de la palabra, la agudeza de la escucha, el placer de poder imaginar mundos posibles que limitan con la realidad.

Cerca de la lluvia

La maestra que sabe de lluvias, interpretará cuán importante es el papel de la mediadora entre los libros y los niños, entre la voz de la narradora y la imaginación de los niños, entre la voz de la docente que desarrolla ese algo de magia y el destinatario durante el intercambio lingüístico.

El adulto que promueve la lectura, mejor aún, que anima para leer, convocará paso a paso a los niños, tal vez a los padres. No será necesario imponer, obligar.

La lectura está destinada para todos, también para los maestros y es un encuentro de subjetividades.

El momento del grillo

La autora profundiza el concepto de lectura cuando hace referencia a los modos de lectura. Cada uno tiene su historia personal, la subjetividad es una construcción diferente,  pertenece a cada uno. La conexión del sentido de la lectura es también personal. La condición de esa conexión depende de cada uno. La comunicación con el autor legitima la autonomía de la lectura. Cada uno cambia a partir de la lectura: incorpora nuevos valores, profundiza imaginarios, formula preguntas, etc. Es la literatura quien opera para ampliar el sentido. La lectura es el grillo de la poesía.

El telar o de cómo nos va tejiendo la palabra

En este capítulo la metáfora del fuego logra asociar poesía, narración, historia.

El fuego que robó Prometeo a los dioses y lo trajo a este mundo. El fuego que se transformó en palabra para explicar cómo Prometeo salvó a la humanidad. Sin el fuego (palabra), los humanos hubiésemos fallecido.

El fuego se guarda en la caverna, se fecunda, nacen otros fuegos. Esa palabra necesitó de la escritura para conservarse y multiplicarse. Caverna ahora transformada en libro, como una especie, a decir de MCR, de caja de oro.

Somos los adultos quienes nos convertimos en tejedores de palabras.

Surge la dicotomía consumo versus construcción de significado; hacer que leo en lugar de vivenciar el mundo del libro; leer por leer, lo contrario es, construir subjetividad.

No todos los libros habilitan a que el mundo del lector se mueva por dentro. Puede ocurrir que la sensibilidad del autor no despierte la imaginación, el recuerdo, la reflexión. Tal vez elija ese libro en otro momento de su vida, en ése que demuestre el valor para dedicarle tiempo de vida, para leerlo.

Los docentes son mediadores entre el fuego (palabra, escritura) y los otros humanos que necesitan la luz, o porque no la conocen o porque está apagada, la luz está en la palabra, la voz, el libro.

Los docentes tienen que conocerla, ellos a su vez leen y así continúa el tejido del tiempo.

De puentes y abismos

Un modo de construir la pertenencia al mundo, a la cultura, es, sin duda alguna, a través de la construcción de subjetividades.

Antes, quienes nos precedieron, ahora nosotros, después los otros. Elegimos continuar como seres humanos a través de la palabra, de la cultura, del libro, de la solidaridad y generosidad que nos caracteriza, somos puentes firmes. Elegimos ser puentes, de vez en cuando nos enfrentamos con abismos (agobios, pérdidas, etc) que superamos cuando interactuamos con ese otro, que somos nosotros mismos.

De docentes e instituciones

La escuela es el ámbito propicio para la necesaria integración en la construcción de la pertenencia. El aula lo es todavía más. La clave es la interacción y la lectura promueve interacción.

La lectura y la escritura posibilitan la cohesión de acciones que integran, la interacción  de los agentes sociales internos a la escuela, es decir, pertenecientes a esa comunidad. También la conexión con el afuera que enriquece la lectura, la cultura escolar en general. Es necesario que se elaboren proyectos que tejan una red social con acciones a corto, mediano y largo plazo. Las instituciones existen, habilitemos la palabra para desarrollar la oralidad, el arte, la salud, lo positivo de la tecnología en articulación con los otros niveles del sistema educativo.

Razones para la sinrazón de la poesía

Es que la poesía despierta el sentido de la palabra, convoca al arrullo del sentimiento humano, encamina hacia la pasión como energía de la vida.

La poesía es belleza. Deviene en un nuevo artículo para la Declaración de los derechos de los niños “el derecho a la poesía en la voz de los padres, los maestros, los amigos”.

A no dudarlo, la poesía no es literatura de consumo. Nos ofrece imágenes, símbolos, metáforas que requieren, que demandan de la palabra lúcida del docente, de los amigos, de la familia para explicar la realidad que representa. Muchas veces los adultos, abatidos por lo cotidiano, se resisten a la poesía porque no la entienden. Encontramos algunos que la desvalorizan.

La autora transcribe versos y poemas completos de Rubén Darío, Miguel Hernández, Gabriela Mistral, Aramís Quintero. Poemas, entre otros, que demuestran la necesidad de cultivar la poesía en la escuela.

Cito a MCR: leer poesía para quitarnos el ancla de lo pesaroso y devolvernos la alegría “ (pp.48)

Compartir la poesía

La autora rescata el valor trascendente de la poesía. El contenido que convierte cada verso en sentimiento, música, color, luz, etc. aporta al desarrollo de las emociones positivas, tan necesario en estos tiempos que tienden a naturalizar la violencia.

Patita de seda

La poetisa cierra el libro para abrir una imagen del nuevo mundo, habitado por espacios de poesía. Ya está asomando la patita. Es un modo más que esperanzado para recuperar los vacíos de humanidad.

(*) Paulina Uviña  Nació en Buenos Aires y está radicada en Comodoro. Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO. Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes) que recibió el Premio Pregonero a Institución 2012. Editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Publicaciones: Manos a la obra.. Co-autora junto a Lidia Lucero de Alfredo Shadi, un anfitrión de la vida.

Aproximaciones a «El maravilloso libro de cuentos hechizos y encantamientos» desde una mirada feminista

Por Johana Molina (*)

El  maravilloso libro de cuentos hechizos y encantamientos (2008) Buenos Aires,  Atlántida

La Bella de los Cabellos de Oro” María Catalina Jumel de Barneville Condesa D`Aulnoy. (1690)

El huso, la lanzadera y la aguja” Jacobo y Guillermo Grimm.

Adaptación de Aldo Boetto. Ilustraciones de Paula de la Cruz.

 Sobre autores, autoras, adaptadores e ilustradoras

Marie-Catherine le Jumelle de Barneville, Baronesa d’Aulnoy (Barneville-la-Bertran, 14 de enero de 1651 – París, 13 de enero de 1705) fue una escritora francesa conocida por sus cuentos de hadas. En su residencia en París en 1690,  su salón literario se convirtió en uno de los más populares de su tiempo, fue visitado por los principales aristócratas y príncipes. Durante los siguientes trece años publicó tres pseudo-memorias, dos colecciones de cuentos de hadas y tres novelas históricas. Se ganó una reputación como historiadora y recopiladora de cuentos de fuera de Francia y fue admitida como miembro de la paduana Accademia dei Ricovrati con el sobrenombre de la musa de la historia, Clío. Ciento cincuenta años más tarde historiadores mejor documentados denunciaron sus escritos como fraudulentos. En la Francia y la Inglaterra de la época sus libros eran considerados como un simple entretenimiento, un sentimiento reflejado en las críticas de este periodo.

Sus obras más populares fueron sus cuentos de hadas y sus historias de aventuras en Les Contes des Fées (Cuentos de hadas) y Contes Nouveaux ou Les Fées a la Mode (Cuentos nuevos o las hadas de la moda). D’Aulnoy contaba sus historias de una forma coloquial, tal y como se hubieran contado en un salón.  En la mayoría de sus cuentos figuran protagonistas femeninas activas.[1]

Jacob Grimm (Hanau, actual Alemania, 1785-Berlín, 1863) y Wilhelm Grimm (Hanau, 1786-Berlín, 1859). Cuentistas y filólogos alemanes. Conocidos sobre todo por sus colecciones de canciones y cuentos populares, así como por los trabajos de Jacob en la historia de la lingüística y de la filología alemanas, eran los dos hermanos mayores de un total de seis, hijos de un abogado y pastor de la Iglesia Calvinista.

Entre 1812 y 1822,  publicaron los Cuentos infantiles y del hogar, una colección de cuentos recogidos de diferentes tradiciones, a menudo conocida como

Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm. Sus fuentes principales fueron, además de los recuerdos de su propia infancia y de la de sus amigos, la gente sencilla del pueblo que ellos iban interrogando y, sobre todo, Cassel, la hija del farmacéutico Wild, que repetía las historias oídas en su infancia de boca de la «vieja María».[2]

El adaptador, Aldo Boetto, nació en Buenos Aires, en 1949. Se recibió de técnico en Electrónica y ejerció hasta los 22 años. Estudió en la Escuela Municipal de Arte Dramático.

Trabajó en cine como realizador de cortometrajes, escribió obras de teatro, guiones para televisión y radio. Estudió dramaturgia, cine y TV. Fue actor en Venezuela; donde vivió varios años e interpretó novelas de gran éxito. En Argentina también escribió para programas de éxito como «La Noticia Rebelde«, «Su Comedia Favorita«, telenovelas y otros programas. Además realizó talleres con grandes maestros de aquí y del exterior.

Actualmente es colaborador de Editorial Atlántida y coordinador editorial de El gato de hojalata. Ha publicado numerosos libros infantiles entre los que se encuentra la colección La curiosa Aylén, El maravilloso mundo de los cuentos chinos, Travesuras en la red cibernética, Fútbol mágico: cuentos para jugar mejor, Mi vecina es una bruja, La alfombra voladora, Un hamburguesa para el pirata, entre otros.

Paula de la Cruz nació y vive en Mar del Plata. Es autora de Un mundo de vaca, que resultó finalista del Premio a la Ilustración en la ciudad de Hasselt (Bélgica), en 2004, y ganó, en 2010, el Premio al mejor libro infantil de la Cámara Argentina de Publicaciones. Ha ilustrado numerosos libros para chicos, entre los que se destacan Cuentos del mundo entero, Bruno y su Bicicleta y El maravilloso libro de hechizos y encantamientos. Es la ilustradora de los personajes de Fernando de Vedia en El mago Bambini, la bruja, el hechicero y el moscardón, y en Cuentos de hadas y princesas.

 

Ilustración de Paula de la Cruz http://pauladlc.blogspot.com.ar/

Princesas, caballeros y pruebas: tradición, renovación y mercado

El escritor Aldo Boetto nos trae una adaptación de dos cuentos “La Bella de los cabellos de oro” y “El huso, la lanzadera y la aguja”.

La princesa, los gigantes, los caballeros, los reyes, los elementos mágicos tan propios de los cuentos populares clásicos, se conjugan para armar estas historias con finales felices en donde prevalece,  en términos de Piaget, la “justicia inmanente” que viene a poner orden en la vida de los personajes. Esta creencia en mundo equitativo, en el que el mal es castigado y el bien premiado, tan propia en los/as niños, está enmarcada en el pensamiento animista, que se transforma durante el proceso de desarrollo en otras dos formas de justificación: la reciprocidad social y el mérito individual.[3] Por este motivo en los cuentos y, específicamente en los que estamos analizando, se observa la recompensa por el esfuerzo personal que no desentona con lo que los/as niños/as consideran justo y merecido.

Los temas que vamos a encontrar giran en torno a: los buenos actos y la recompensa, el desinterés, la amistad, el matrimonio como fin último, la superación de las pruebas y el amor (no sólo de pareja), que vence toda adversidad.

Los elementos mágicos y los animales “aparecen” para ayudar a los héroes y heroínas. Remitiendo a las funciones que planteara Vladimir Propp, podemos decir que existen los viajes a otros reinos en busca del objeto deseado; la prueba, que debe realizar para obtener el amor o buena voluntad de la princesa; y la reacción del héroe que, por supuesto, siempre supera la prueba a la que es sometido. Pero no todo es sólo esfuerzo personal, sino que también se reciben regalos mágicos ya sea heredados o como premio por la buena disposición moral del héroe. Animales u objetos que vienen a allanar el camino al protagonista. No van a faltar el regreso del héroe triunfante así como la persecución y socorro. Pero como todo cuento con princesas y caballeros vamos a tener las bodas tan deseadas por estos personajes de ficción.

El narrador se actualiza para un nuevo lector. ¿De qué manera? Sus intromisiones van marcando las diferencias con nuestra época: ¿qué había antes y qué hay ahora?, pero también nos ayuda a construir el mundo imaginario: ¿cuál es el rol o atributos de los personajes? ¿quién hace qué? Esto deja entrever que se tiene la imagen de un/a lector/a niño/a a quien hay que ayudarle a reconocer las virtudes y roles de los personajes tradicionales.

Ahora entendemos por qué la intromisión de la voz del narrador nos acerca o crea una situación de oralidad en la cual estamos escuchando un cuento que está siendo inventado en este momento. De allí que el narrador a veces no sepa qué pasó ni qué va a pasar, sino que van sucediendo las cosas a partir de su invención- narración.

Las imágenes que acompañan los textos tienen un predomino realista, en el sentido de adopción de una perspectiva habitual, cuidado en los detalles, realce de las figuras sobre un fondo neutro[4] y colores tibios. Si los/as lectores/as todavía no han aprendido a leer podrán seguir sin problema la lectura porque las imágenes relatan el cuento al pie de la letra, haciendo hincapié en los detalles más representativos.

Luego de todo lo dicho, merece una mención especial el título del libro, que hace aguas por todos lados porque lo único “encantado” son los hechizos pues… han desaparecido. No vamos a encontrar magos, brujas o cualquier otro ser alquimista capaz de hechicerías. A pesar de que en los cuentos de los hermanos Grimm suelen ser habituales en “El huso, la lanzadera y la aguja” no se cumple la regla.  Esto es una clara muestra que el título responde a las leyes del mercado y no a la temática del libro.

Ilustración de Paula de la Cruz http://pauladlc.blogspot.com.ar

Profundizando en la lectura… desde una perspectiva feminista

Leer entre líneas no es tarea fácil pero, para profundizar en el análisis, me propongo una segunda lectura un tanto más crítica de las estructuras que vienen dadas en este libro. Para ello me posicionaré desde  una perspectiva feminista analizando específicamente los estereotipos que refuerzan estos cuentos.

La imagen de las mujeres ha sido construida desde una visión patriarcal a lo largo de la historia.  En esta sociedad, los varones han sido considerados “el sujeto” de referencia y las mujeres como seres dependientes,  subordinadas a ellos. En palabras de Simone de Beauvoir las mujeres hemos sido lo “otro” de la historia.[5]

Esto se ve reflejado en la construcción del mundo simbólico que proponen muchos los libros de cuentos para niños/as. Los cuentos, aunque parecen inofensivos, poseen una carga simbólica y configuran el deber ser para hombres y mujeres.

“La asociación de roles de género en los niños y niñas comienza a edades muy tempranas: con tres años ya se tiene una idea clara de lo que corresponde a cada rol”, explica Eva Velasco. Un aprendizaje que ocurre por imitación de la familia, los amigos y los personajes televisivos, como las heroínas de los cuentos de hadas y princesas.

El proceso de simbolización de la realidad tiene unas implicaciones importantes en el desarrollo de la identidad personal y social. Cuando los niños (varones) son siempre nombrados, aparecen como los protagonistas de las acciones y cuentan con modelos de referencia con los que se pueden identificar, esto tiene repercusiones en su autoconcepto y autoestima y, en ocasiones, les genera una “sobreidentidad”, se creen capaces de hacer cualquier cosa sin valorar los riesgos. Las niñas, sin embargo, no son nombradas, en raras ocasiones son protagonistas de las acciones y no disponen, a través del lenguaje, de modelos con que identificarse. Las consecuencias de esta invisibilización, exclusión o subordinación pueden tener reflejo en una menor autoestima y en la creación de la “subidentidad”.[6]

Es en esta tradición en donde se insertan estos cuentos de los hermanos Grimm y de la Condesa D` Aulnoy presentados en El maravilloso libro de cuentos, hechizos y encantamientos, ya que en ellos las princesas están subordinadas al elemento masculino, es decir se encuentran a la espera de un príncipe que las rescate (entiéndase, que se case con ellas). En el cuento “La Bella de los Cabellos de Oro”, aparece una joven que es hermosa (ya desde allí podemos observar un estereotipo de “mujer”: blanca, rubia, bella y además… caprichosa), quien gracias a sus dotes naturales puede hacer que los hombres hagan todo lo que ella quiera, ya sea enfrentándose a grandes peligros o cumpliendo grandes hazañas. Por otro lado tenemos a una joven, huérfana, humilde y hermosa, que no tiene aparentemente relaciones con la nobleza, pero que gracias a su mágica herencia consigue literalmente “enlazar” a su príncipe.

Elementos en común, pues varios: una hermosa mujer, un príncipe y una boda. Y sobre todo el destino obligado para las mujeres: ser hermosas, conseguir a un príncipe y casarse.

No son las princesas quienes eligen con quien casarse, sino son elegidas y el amor nace por el agradecimiento de haber sido elegidas. Tampoco son las mujeres de la historia quienes se vuelcan a la aventura y a la búsqueda sino que aparecen en ámbitos privados: la casa, el castillo. Mientras que son los hombres quienes se aventuran a lo desconocido y descubren cosas mágicas.

Nos encontramos ante una violencia simbólica que se ha perpetuado y, por tanto, naturalizado, creyéndose “natural” y “esperable” que las mujeres sólo quieran casarse y convertirse en princesas. No permiten otras elecciones posibles. ¿Por qué la princesa de los Cabellos de oro se terminó casando si no quería hacerlo en un principio? ¿Por qué la joven humilde no siguió trabajando y viviendo sola al morir su abuela? ¿Por qué incluso no era otra princesa la que venía a reclamar sus amores? ¿Por qué de hecho debían ser princesas, cuando no es más que un símbolo de ostentación y pasividad? Muchos interrogantes para seguir pensando.

En definitiva, este libro definido como una adaptación del cuento de la Condesa D`Aulnoy y del cuento de los hermanos Grimm no viene a aportar otra mirada sobre las estructuras patriarcales subyacentes, sino que continúa la tradicional idea del príncipe azul que rescata a la princesa. Su audacia se reduce a la actualización del nuevo público lector y al puente que teje para lograr en los/as lectores una mejor construcción del mundo ficcional.

Referencias

[3]     BARREIRO, Alicia Viviana. La Creencia en la Justicia Inmanente Piagetiana: Un Momento en el Proceso de Apropiación de la Creencia Ideológica en un Mundo Justo. Psykhe [online]. 2009, vol.18, n.1 [citado 2013-04-26], pp. 73-84

[4]     COLOMER, Teresa . “El progreso lector”, en Andar entre libros. Pag,72.Fondo de Cultura Económica. México. 2005.

[5]   BEAUVOIR, Simone. “El segundo sexo”. Siglo XX. Buenos Aires, 1987.

[6]   MEANA SUÁREZ, Teresa. Porque a las palabras se las lleva el viento. Ayuntamiento de Quart de Poblet.

(*) Johana Molina es profesora de Lengua. Realizó su formación en el IESyT Nº 9-001 del departamento de San Martín. Se desempeña como docente en escuelas de educación media y de adultos/as. Está cursando la Licenciatura en Literatura Infantil y Juvenil en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo. Ha escrito para la revista “La Indignada del Este” edición 2012. Es miembro de la Comisión Directiva de la Biblioteca Popular Ricardo Rojas. Fundadora e integrante activa de “La Otredad”, organización feminista que trabaja en la promoción de los derechos humanos para las humanas.

Molina, Johana. (2013).  Aproximaciones a «El  maravilloso libro de cuentos hechizos y encantamientos» desde una mirada feminista. Miradas y voces de la LIJ, (2), en https://academialij.wordpress.com/2013/04/26/resena-molina-cuentos/ ‎

EL MALLÍN BRILLA POR LA TARDE… Reseña de «De agua somos. Poesía que salpica», de Graciela Rendón

Por Florencia Segura (*)

 

Autora: Graciela Rendón

Ilustradora: Ana Luisa Stok

Editorial: Ediciones Abran Cancha

Colección: Caballo rayo

Lector: Juvenil.

Género: Poesía narrativa

Publicación: 2012

La autora Graciela Rendón junto a la editorial Abran Cancha, nos presentan en esta oportunidad De agua somos. Poesía que salpica. Ambos convergen en la misma idea, de apostar a la lectura como un acto cotidiano de construcción de miradas diversas, siempre dispuestas al diálogo y a la apertura de sentido. Si bien la obra puede ser leída por chicos desde los 10 años, considero personalmente, que es recién en la adolescencia cuando los lectores pueden apreciar la riqueza de la obra. En este poema narrativo hay lagunas y mallines. “El mallín es agua con verdín que brilla en la tarde”. El mallín es una zona de tierras de humedales, cuya importancia reside tanto en cuestiones biológicas como económicas para el pueblo. En el relato la autora hace una profunda denuncia sobre el avance de los grandes capitales económicos sobre la tierra fértil del sur patagónico.

Este pueblo, Carmelita,

se hizo con tranquilidad y constancia;

y ahora vienen construcciones

con sus aires de arrogancia.

Corren peligro la laguna y las aguadas,

los mallines y su humedad.

Por ser parte de esa particular geografía o por estar comprometida con la causa, es que Rendón nos atrapa  con una historia donde dos niñas, Carmela y Negrita que viven en las montañas, se preocupan por el futuro de la laguna y sus habitantes y, aunque a veces el maestro las rete, siempre andan atentas al mallín, donde habitan bichos de toda clase y tamaño. Las chicas piensan que si se secara el mallín sería una catástrofe. Por eso buscan respuestas a sus interrogantes y ayuda en los mayores y animales para poder salvar su entorno…

“¿Maestro, qué pasa si nos sacan los mallines?”,

pregunta Carmela casi con desesperanza.

“Eso no sería una pena,

¡sino una desgracia!”.

En ellos viven grillos, cascarudos,

abejas mieleras,

ranas y mucha otra fauna.

 

Graciela Rendón. Fotografía: http://www.quehacemosma.com

En el transcurrir de la historia podemos vislumbrar la pelea de los pueblos originarios por sus tierras y su creencia sobre la vida y personificación de la naturaleza. Como así también la figura de los niños y niñas como fuente de protección de la naturaleza originaria. En el corazón de la narración se encuentra el intento de la poeta por expandir la experiencia del lector a través de la vivencia de los personajes, como así también utiliza la historia como instrumento de lucha contra el avance de las grandes multinacionales sobre la naturaleza y el pueblo. Esta oposición naturaleza-capitalismo se  expresa en los colores de los dibujos que acompañan al texto: la utilización de solo dos colores, verde y rojo, pone de manifiesto la contrariedad que provoca el avance  de los intereses económicos por sobre el respeto hacia la naturaleza.

En esos mallines no se puede construir,

matarían a las plantas y a los bichos

y a todos, todos, sus parientes.

¡Pero, señores pobladores!

Un bicho no tiene tanta importancia,

la gente quiere una casa, un hotel, un condominio

y, si es posible, un montón de estancias.

Por su parte, el agua toma un papel relevante en la historia. En lengua mapuche el agua limpia anuncia una vida larga y feliz. En cambio, un agua sucia o estancada pronostica males y desgracia. Por ello es que recurriendo a este elemento vital y a través del juego de palabras los protagonistas ponen en marcha un plan para salvar su hábitat

¡El agua está sucia y se ve muy oscura,

ya no se parece a una laguna!

¡De tanto bicho al ras del agua,

aguarrás parece haber en Las Taguas. 

Presagiando un mal augurio para aquellos que invadan las tierras, los animales se valen de este recurso retórico para engañar a los propietarios de las inmobiliarias inversoras, interesadas en las tierras, y así salvar resguardar la armonía de la naturaleza. Fantasía y realidad, amores mutuos y peleas,  fluyen en este largo poema narrativo lleno de esperanza por un mundo mejor, por el respeto hacia la naturaleza y los pueblos.

Ilustración de Ana Stok para «De agua somos», de Graciela Rendón

Lo bueno de esta historia         

es que podamos hacer memoria.

Capaz que de mucho decirla        

no se atrevan a repetirla.

 

(*) Florencia Segura nació en Luján de Cuyo, Mendoza, el 22 de enero de 1986. Es profesora de Lengua y Literatura. Ejerce la profesión en escuelas secundarias y en escuelas para adultos. Actualmente cursa el primer año de la Licenciatura en Literatura Infantil y Juvenil en la Universidad Nacional de Cuyo.

Segura, Florencia. (2013). El mallín brilla por la tarde… Reseña de De agua somos. Poesía que salpica, de Graciela Rendón. Miradas y voces de la LIJ, (2), en https://academialij.wordpress.com/2013/06/07/resena-de-agua-somos/

«La otra lectura: La ilustración en los libros para niños», de Istvan Schritter

Por Paulina C. Uviña (*)

 La-Otra-Lectura-9789508922373

Reseña de Schritter, Istvan. La otra lectura: La ilustración en los libros para niños – 1ª ed.-Buenos Aires: Lugar Editorial, 2005. 264 p.; 20x 14 cm (Relecturas dirigida por Susana Itzcovich) ISBN 950-892-237-0

El primer capítulo se titula Sobre la construcción de un libro para chicos y de sus ilustraciones. Luego sigue el subtítulo Ingredientes y cocción donde Istvan traza un camino muy interesante. Su profundo conocimiento del tema, le permite una denotación lúdica para desarrollar las partes del libro: tapa, contratapa, cubierta, retiración de tapa, de contratapa, el lomo, etc. Pasamos a la lectura de Haceme un dibujito, entre paréntesis el trabajo de hacer ilustraciones que subtitula El papel de la locura. Es un segmento autobiográfico por excelencia. Nos cuenta cómo es su día a día desde que se levanta hasta la hora de dormir. Destaco cuando escribe: confieso que creo en las musas y he aprendido a conocerlas un poco.

Transcribe jugosas entrevistas a ilustradores e ilustradoras relevantes: Mónica Weiss, Isol, Sergio Kern, Nora Hilb.

En el capítulo Piedra, tijera, papel… subtitulado Los materiales en las ilustraciones de los libros para chicos, el autor transcribe diálogos que ha mantenido con los chicos y con docentes, y a través de este nuevo juego surgen: tintas, lápices, témperas, computadoras, etc.

Este capítulo cierra con La lengua de las imágenes  donde describe exhaustivamente tanto los aciertos como los errores que se cometen en el ámbito escolar. Su lectura nos brinda la posibilidad de un conocimiento integral de los sistemas de impresión tales como cuatricromía, a todo color, a un color, en dos colores. Se refiere también a la calidad de la impresión, al armado y encuadernación. Cito basta aguzar un poco el ojo para autorreconocernos en nuestra propia capacidad de mirada (Istvan: 2005, pp.42-43) y sigue con la descripción de técnicas mixtas: collage, fotografía, etc.

En el segundo capítulo desarrolla el tema de la lectura de un libro para chicos y de sus ilustraciones.

Desentraña el mito que ubica a las ilustraciones como simples compañeras del texto, y explica con claridad las funciones de de éstas en los libros para niños.

En primer lugar, señala el error, que es tan común, de atribuir el carácter de “copia” a la imagen, es decir, que la imagen copia al texto.

Utiliza distintos juegos para diferenciar las funciones de la imagen: los textos poderosos, la imagen habla, la lectura multiplicada, el lector atrapado, el papel del juego, el libro-objeto. Sus palabras referidas a los libros provocan miradas en profundidad pero con un pensamiento abierto.

Por otro lado, parte de una realidad que nos golpea y es que en la cultura escolar nos encontramos con una base de desinformación muy grande referida a la ilustración de libros para niños.

Istvan Schritter expresa esta realidad a través de tres paradojas:

1 . Niños y adultos, criados en un mundo de imágenes, perdieron competencias de lectura de imágenes, una vez sumergidos en el ámbito de la cultura escolar.

2 . Imagen y textos se encuentran separados a la hora de estudiar, de compartir objetos de conocimiento dentro de la escuela.

La tercera paradoja tiene que ver con un aprendizaje importante, cual es la lectura de imágenes que los chicos tienen y que la escuela no  valoriza, los niños desaprenden lo aprendido.

A estas paradojas Istvan le opone tres miradas para tener en cuenta en la formulación de proyectos didácticos.

 Una describe el trabajo concreto sobre los libros de texto, la llama la imagen en la trampa; otra está relacionada con actividades para desarrollar la lectura de imágenes, y la tercera se descubre en el relato de experiencias didácticas que realizó él mismo.

El libro finaliza con un capítulo referido a la situación social de los ilustradores argentinos de libros para chicos. Esta información es muy esclarecedora, por cierto, nos ubica como posibilitadores y mediadores de una cultura superadora. Cultura humana para un auténtico mundo mejor.

(*) Paulina Uviña nació en Buenos Aires. Está radicada en Comodoro Rivadavia desde 1967 donde desarrolla actividades educativas y culturales de formación, capacitación, lectura y escritura. Se recibió de Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO

Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes – Premio Pregonero a Institución 2012), y editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha desarrollado ponencias referidas a la especialidad, en numerosos Encuentros, Jornadas, Congresos.

Reseña del II Congreso Iberoamericano de Lengua Literatura infantil y juvenil

Por Diana Laura Kovach (*)

cilelij

Del 5 al 9 de Marzo, la ciudad de Bogotá fue anfitriona del CILELIJ (II Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil organizado por la Fundación SM).  La Biblioteca Luis Ángel Arango, situada en La Candelaria, en el centro histórico de la ciudad, fue escenario de las conferencias y mesas redondas más destacadas. Más de seiscientos asistentes interesados en el mundo de la Lij y  provenientes de distintos países de Iberoamérica se dieron cita para escuchar, debatir y compartir diferentes miradas y lecturas sobre el mundo de los niños y de los adolescentes.

El comité académico de lujo estuvo integrado por Beatriz Helena Robledo (Presidenta, Colombia), Pedro César Cerrillo Torremocha (España),  María Jesús Gil Iglesias (Fundación SM),  Daniel  Goldín Halfon (México), Antonio Orlando Rodriguez (Cuba), Alicia Susana Salvi (Argentina), Regina Zilberman (Brasil).

El evento se caracterizó por el excelente nivel de los conferenciantes plenarios tales como Maria Teresa Andruetto, Cecilia Bajour, Marina Colasanti, Maité Dautant, Néstor García Canclini, Fanuel H Díaz, Gabriel Janer Manilla, Gustavo Martín Garzo, Michéle Petit.

El tema en esta oportunidad ha sido organizado en tres ejes verticales que permiten acercarse a la Lij como un dispositivo cultural para interrogar, conocer y participar en el mundo de una manera integral.  Estos ejes son:

–        La vida Privada: la familia, amor, cuerpo y sexualidad, subjetividad e intersubjetividad, etc.

–        La vida pública: escuela, ciudadanía, dimensión política, emigración y exilio, violencia y problemas sociales, deberes de la persona frente a la naturaleza, biodiversidad, etc.

–        Lo trascendente: fe, religión, esperanza, magia, creatividad, utopías y distopías, etc.

El evento ha sido movilizador desde muchos aspectos: la impecable organización, la excelencia de los conferencistas y panelistas, la calidez y el buen trato por parte de los organizadores, las jornadas de trabajo largas e intensas, el material bibliográfico brindado, el servicio de catering, el festejo de bienvenida en Ginmasio Moderno y la cena de despedida en La Parrilla Andrés, en Chía, en las afueras de Bogotá permiten afirmar que muchos más serán los asistentes al próximo CILELIJ  en México 2016.

(*) Diana Laura Kovach es profesora y Licenciada en Letras (UBA). Estudiante de la Maestría en Análisis del Discurso (UBA).   Docente de  Prácticas del Lenguaje y Literatura de Escuelas Secundarias de la Pcia de Bs. As.  Docente de ISFD en Didáctica de las Prácticas de la Lengua y la Literatura.  Capacitadora del CIE. Pcia. de Bs. AS.