Archivo de la etiqueta: Paulina Uviña

«Aproximación a la narrativa y a la poesía para niños: los pasos descalzos», de María Cristina Ramos.

 Por Paulina Uviña (*)

Datos Bibliográficos:

Ramos, María Cristina. Aproximación a la narrativa y a la poesía para niños: los pasos descalzos/ María Cristina Ramos ; dirigido por Susana Itzcovich.- 1ª ed.-Buenos Aires: Lugar Editorial, 2012.

72 p.; 20x 14cm.- (Relecturas / Susana Itzcovich)

ISBN 978-892-393-6

Reseña

El libro está prologado por Susana Itzcovich quien convoca para una especial lectura, a maestros, bibliotecarios y familiares. Es que son los mediadores entre el libro y los niños. Destaca la palabra y el estilo de María Cristina Ramos.

Está distribuido en los siguientes capítulos:

Cerca de la lectura

Acompañar a mirar

Cerca de la lluvia

El momento del grillo

El telar o de cómo nos va tejiendo la palabra

De puentes y abismos

De docentes e instituciones

Razones para la sinrazón de la poesía

Compartir la poesía

Patita de seda

Cerca de la lectura

La autora destaca la lectura como baluarte de movilidad social y  la cultura escolar tiene que recuperar la lectura  con pasión para promoverla. Es decir que  las actividades se desarrollarán de tal manera,  que convoquen para la multiplicación de lectores y bibliotecas. Lectores críticos, bibliotecas como espacios de interacción grupal, para leer, para escuchar, para recrear con la palabra.

Acompañar a mirar

La autora da cuenta de la poesía que expresan los niños a través de ejemplos de escritura infantil que tiene un valor intrínseco, la imaginación desplegada amplía los mundos internos. Es necesario que se desarrollen prácticas de poesía con los niños, desde temprana edad. La familiaridad con escuchas líricas, promueve mundos significativos.

La presencia de viejas voces que se enlazan con las nuevas, de historias ancestrales con actuales, de la realidad con el borde de los mundos posibles.

Es imperioso hacerse lector para recuperar la esencia del relato, el ejercicio de la palabra, la agudeza de la escucha, el placer de poder imaginar mundos posibles que limitan con la realidad.

Cerca de la lluvia

La maestra que sabe de lluvias, interpretará cuán importante es el papel de la mediadora entre los libros y los niños, entre la voz de la narradora y la imaginación de los niños, entre la voz de la docente que desarrolla ese algo de magia y el destinatario durante el intercambio lingüístico.

El adulto que promueve la lectura, mejor aún, que anima para leer, convocará paso a paso a los niños, tal vez a los padres. No será necesario imponer, obligar.

La lectura está destinada para todos, también para los maestros y es un encuentro de subjetividades.

El momento del grillo

La autora profundiza el concepto de lectura cuando hace referencia a los modos de lectura. Cada uno tiene su historia personal, la subjetividad es una construcción diferente,  pertenece a cada uno. La conexión del sentido de la lectura es también personal. La condición de esa conexión depende de cada uno. La comunicación con el autor legitima la autonomía de la lectura. Cada uno cambia a partir de la lectura: incorpora nuevos valores, profundiza imaginarios, formula preguntas, etc. Es la literatura quien opera para ampliar el sentido. La lectura es el grillo de la poesía.

El telar o de cómo nos va tejiendo la palabra

En este capítulo la metáfora del fuego logra asociar poesía, narración, historia.

El fuego que robó Prometeo a los dioses y lo trajo a este mundo. El fuego que se transformó en palabra para explicar cómo Prometeo salvó a la humanidad. Sin el fuego (palabra), los humanos hubiésemos fallecido.

El fuego se guarda en la caverna, se fecunda, nacen otros fuegos. Esa palabra necesitó de la escritura para conservarse y multiplicarse. Caverna ahora transformada en libro, como una especie, a decir de MCR, de caja de oro.

Somos los adultos quienes nos convertimos en tejedores de palabras.

Surge la dicotomía consumo versus construcción de significado; hacer que leo en lugar de vivenciar el mundo del libro; leer por leer, lo contrario es, construir subjetividad.

No todos los libros habilitan a que el mundo del lector se mueva por dentro. Puede ocurrir que la sensibilidad del autor no despierte la imaginación, el recuerdo, la reflexión. Tal vez elija ese libro en otro momento de su vida, en ése que demuestre el valor para dedicarle tiempo de vida, para leerlo.

Los docentes son mediadores entre el fuego (palabra, escritura) y los otros humanos que necesitan la luz, o porque no la conocen o porque está apagada, la luz está en la palabra, la voz, el libro.

Los docentes tienen que conocerla, ellos a su vez leen y así continúa el tejido del tiempo.

De puentes y abismos

Un modo de construir la pertenencia al mundo, a la cultura, es, sin duda alguna, a través de la construcción de subjetividades.

Antes, quienes nos precedieron, ahora nosotros, después los otros. Elegimos continuar como seres humanos a través de la palabra, de la cultura, del libro, de la solidaridad y generosidad que nos caracteriza, somos puentes firmes. Elegimos ser puentes, de vez en cuando nos enfrentamos con abismos (agobios, pérdidas, etc) que superamos cuando interactuamos con ese otro, que somos nosotros mismos.

De docentes e instituciones

La escuela es el ámbito propicio para la necesaria integración en la construcción de la pertenencia. El aula lo es todavía más. La clave es la interacción y la lectura promueve interacción.

La lectura y la escritura posibilitan la cohesión de acciones que integran, la interacción  de los agentes sociales internos a la escuela, es decir, pertenecientes a esa comunidad. También la conexión con el afuera que enriquece la lectura, la cultura escolar en general. Es necesario que se elaboren proyectos que tejan una red social con acciones a corto, mediano y largo plazo. Las instituciones existen, habilitemos la palabra para desarrollar la oralidad, el arte, la salud, lo positivo de la tecnología en articulación con los otros niveles del sistema educativo.

Razones para la sinrazón de la poesía

Es que la poesía despierta el sentido de la palabra, convoca al arrullo del sentimiento humano, encamina hacia la pasión como energía de la vida.

La poesía es belleza. Deviene en un nuevo artículo para la Declaración de los derechos de los niños “el derecho a la poesía en la voz de los padres, los maestros, los amigos”.

A no dudarlo, la poesía no es literatura de consumo. Nos ofrece imágenes, símbolos, metáforas que requieren, que demandan de la palabra lúcida del docente, de los amigos, de la familia para explicar la realidad que representa. Muchas veces los adultos, abatidos por lo cotidiano, se resisten a la poesía porque no la entienden. Encontramos algunos que la desvalorizan.

La autora transcribe versos y poemas completos de Rubén Darío, Miguel Hernández, Gabriela Mistral, Aramís Quintero. Poemas, entre otros, que demuestran la necesidad de cultivar la poesía en la escuela.

Cito a MCR: leer poesía para quitarnos el ancla de lo pesaroso y devolvernos la alegría “ (pp.48)

Compartir la poesía

La autora rescata el valor trascendente de la poesía. El contenido que convierte cada verso en sentimiento, música, color, luz, etc. aporta al desarrollo de las emociones positivas, tan necesario en estos tiempos que tienden a naturalizar la violencia.

Patita de seda

La poetisa cierra el libro para abrir una imagen del nuevo mundo, habitado por espacios de poesía. Ya está asomando la patita. Es un modo más que esperanzado para recuperar los vacíos de humanidad.

(*) Paulina Uviña  Nació en Buenos Aires y está radicada en Comodoro. Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO. Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes) que recibió el Premio Pregonero a Institución 2012. Editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Publicaciones: Manos a la obra.. Co-autora junto a Lidia Lucero de Alfredo Shadi, un anfitrión de la vida.

Día Internacional de la Literatura Infantil: Recordando a Hans Christian Andersen

Por Paulina Uviña (*) 

andersen1Historia de una madre

El cuento

El hijo pequeño no resiste la vida. Está enfermo y no puede seguir en el mundo real. La madre lo acompaña, paso a paso va dando su vida por él.

La Muerte viene a buscarlo, transformada en un viejo que engaña por sus gestos. Es cordial, pero en un descuido de la mamá, se lo lleva.

La mujer inicia una búsqueda sin retorno. Entrega sus ojos al Lago, y así podrá atravesarlo para llegar a la Morada de la Muerte. Ciega y exhausta se presenta ante la Muerte misma. A un costado de ella, está el Pozo que le muestra la Flor que representa el destino de su hijo: tristeza y miseria, dolor y privaciones.

Entonces decide que se haga la voluntad de Dios, dice a la Muerte:

“¡Llévatelo al reino de Dios! ¡Olvídate de mis lágrimas, olvídate de mis súplicas y de todo lo que dije e hice!

¡No me escuches cuando te pida algo que va contra Tu voluntad, que es la más sabia!”

 andersen2

Andersen cierra el relato con estas palabras:

La madre “dejó caer la cabeza sobre el pecho, mientras la Muerte se alejaba con el niño, hacia el mundo desconocido”.

Pensamientos

Hans Christian Andersen nacía en Odense, en la Isla de Fionia , Dinamarca, el 2 de abril de 1805. Para recordarlo en forma especial, ese día ha sido declarado como el DÍA INTERNACIONAL DE LA LITERATURA INFANTIL

Ingresamos a la Literatura de Andersen desde el interior de cuentos poco conocidos. Los famosos, tales como El Patito Feo, El soldadito de Plomo, La niña de los fósforos, Pulgarcita, entre otros, dan cuenta de esa dimensión maravillosa del mundo, así como de la otra, dolorosa.

El que presentamos hoy, reivindica a la mujer luchadora que busca cambiar el destino de su hijo. Finalmente, se resigna y la Muerte se lo lleva.

Andersen eligió ponderar los mundos posibles de la inocencia, de la maravilla, de la bondad. Mundos posibles reservados a los niños.

Hágase la Voluntad para que nosotros encontremos a cada paso ese mundo que Andersen y los cultivadores de la Literatura Infantil, logran presentar a través de palabras e imágenes en cuentos, poesías, novelas, revistas, historietas, películas, multimedios.

Entonces, somos seres Humanos.

Paulina Carmen Uviña

28 de marzo de 2013

Nota: Tanto  el cuento, que aquí se presenta resumido,  como las imágenes,  pertenecen al libro H. C. Andersen. Cuentos completos. Editorial Labor, S. A.

Barcelona  I.S.B.N. 84-335-8203-8 Segunda edición: 1974 España


(*) Paulina Uviña nació en Buenos Aires. Está radicada en Comodoro Rivadavia desde 1967 donde desarrolla actividades educativas y culturales de formación, capacitación, lectura y escritura. Se recibió de Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO

Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes – Premio Pregonero a Institución 2012), y editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha desarrollado ponencias referidas a la especialidad, en numerosos Encuentros, Jornadas, Congresos.

«La otra lectura: La ilustración en los libros para niños», de Istvan Schritter

Por Paulina C. Uviña (*)

 La-Otra-Lectura-9789508922373

Reseña de Schritter, Istvan. La otra lectura: La ilustración en los libros para niños – 1ª ed.-Buenos Aires: Lugar Editorial, 2005. 264 p.; 20x 14 cm (Relecturas dirigida por Susana Itzcovich) ISBN 950-892-237-0

El primer capítulo se titula Sobre la construcción de un libro para chicos y de sus ilustraciones. Luego sigue el subtítulo Ingredientes y cocción donde Istvan traza un camino muy interesante. Su profundo conocimiento del tema, le permite una denotación lúdica para desarrollar las partes del libro: tapa, contratapa, cubierta, retiración de tapa, de contratapa, el lomo, etc. Pasamos a la lectura de Haceme un dibujito, entre paréntesis el trabajo de hacer ilustraciones que subtitula El papel de la locura. Es un segmento autobiográfico por excelencia. Nos cuenta cómo es su día a día desde que se levanta hasta la hora de dormir. Destaco cuando escribe: confieso que creo en las musas y he aprendido a conocerlas un poco.

Transcribe jugosas entrevistas a ilustradores e ilustradoras relevantes: Mónica Weiss, Isol, Sergio Kern, Nora Hilb.

En el capítulo Piedra, tijera, papel… subtitulado Los materiales en las ilustraciones de los libros para chicos, el autor transcribe diálogos que ha mantenido con los chicos y con docentes, y a través de este nuevo juego surgen: tintas, lápices, témperas, computadoras, etc.

Este capítulo cierra con La lengua de las imágenes  donde describe exhaustivamente tanto los aciertos como los errores que se cometen en el ámbito escolar. Su lectura nos brinda la posibilidad de un conocimiento integral de los sistemas de impresión tales como cuatricromía, a todo color, a un color, en dos colores. Se refiere también a la calidad de la impresión, al armado y encuadernación. Cito basta aguzar un poco el ojo para autorreconocernos en nuestra propia capacidad de mirada (Istvan: 2005, pp.42-43) y sigue con la descripción de técnicas mixtas: collage, fotografía, etc.

En el segundo capítulo desarrolla el tema de la lectura de un libro para chicos y de sus ilustraciones.

Desentraña el mito que ubica a las ilustraciones como simples compañeras del texto, y explica con claridad las funciones de de éstas en los libros para niños.

En primer lugar, señala el error, que es tan común, de atribuir el carácter de “copia” a la imagen, es decir, que la imagen copia al texto.

Utiliza distintos juegos para diferenciar las funciones de la imagen: los textos poderosos, la imagen habla, la lectura multiplicada, el lector atrapado, el papel del juego, el libro-objeto. Sus palabras referidas a los libros provocan miradas en profundidad pero con un pensamiento abierto.

Por otro lado, parte de una realidad que nos golpea y es que en la cultura escolar nos encontramos con una base de desinformación muy grande referida a la ilustración de libros para niños.

Istvan Schritter expresa esta realidad a través de tres paradojas:

1 . Niños y adultos, criados en un mundo de imágenes, perdieron competencias de lectura de imágenes, una vez sumergidos en el ámbito de la cultura escolar.

2 . Imagen y textos se encuentran separados a la hora de estudiar, de compartir objetos de conocimiento dentro de la escuela.

La tercera paradoja tiene que ver con un aprendizaje importante, cual es la lectura de imágenes que los chicos tienen y que la escuela no  valoriza, los niños desaprenden lo aprendido.

A estas paradojas Istvan le opone tres miradas para tener en cuenta en la formulación de proyectos didácticos.

 Una describe el trabajo concreto sobre los libros de texto, la llama la imagen en la trampa; otra está relacionada con actividades para desarrollar la lectura de imágenes, y la tercera se descubre en el relato de experiencias didácticas que realizó él mismo.

El libro finaliza con un capítulo referido a la situación social de los ilustradores argentinos de libros para chicos. Esta información es muy esclarecedora, por cierto, nos ubica como posibilitadores y mediadores de una cultura superadora. Cultura humana para un auténtico mundo mejor.

(*) Paulina Uviña nació en Buenos Aires. Está radicada en Comodoro Rivadavia desde 1967 donde desarrolla actividades educativas y culturales de formación, capacitación, lectura y escritura. Se recibió de Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO

Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes – Premio Pregonero a Institución 2012), y editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha desarrollado ponencias referidas a la especialidad, en numerosos Encuentros, Jornadas, Congresos.