Archivo de la etiqueta: Brenda Sánchez

Apuntes para una bibliografía de literatura infantil y juvenil de autores mendocinos: Segunda parte (G-Z)

Por Brenda Sánchez (*)

hekla

Esta es la segunda parte de la bibliografía de literatura mendocina para niños y jóvenes. Sin pretensiones de totalidad y con la certeza de que existen más textos guardados en bibliotecas barriales y en colecciones privadas, que completarán el panorama aquí presentado, este trabajo intenta ser un apunte (como lo indica su título), un esbozo para empezar a considerar la producción literaria local para niños y jóvenes como un corpus sólido, abundante y necesario.

G

Galdames, Ángel. (2005). El rulero de doña marta y otros cuentos. Mendoza: del autor.

galdames

—————. (2012). El orejudo y la madrina y otros relatos. Mendoza: Ángeles Caídos.

Gatica, Renee. (1991). Detrás de los panaderos: poemas regionales infantiles. Mendoza: Dcción. de Cultura de Tunuyán-Ediciones Culturales de Mendoza.

Giardina de Gutiérrez, Sara; Nomi, Alfredo. (1987). Atrapando estrellas: cuentos. Mendoza : SADE – Gral. Alvear.

Gómez de Rodríguez Britos, Marta. (1972). Narrando cuentos / prólogo, selección y adaptación de Marta Gómez de Rodríguez Britos. Mendoza : Universidad Nacional de Cuyo, 1972.

—————. (1991). Juegos infantiles tradicionales en la provincia de Mendoza. Mendoza : Facultad de Filosofía y Letras. Tomo I.

—————. (1996). Juegos infantiles tradicionales en la provincia de Mendoza. Mendoza : Facultad de Filosofía y Letras. Tomo II.

Guerrero Rocamora, Gladys. (1993). 7 cuentos para dar la vuelta al siglo. Mendoza: Zeta. [Disponible en: http://gladysguerrero.com.ar/?page_id=719]

—————. (s/f). “Carta abierta a mis papás”.  http://gladysguerrero.com.ar/?page_id=314

—————. (s/f). “El diario de Emiliano”. En: http://gladysguerrero.com.ar/?page_id=349

—————. (1991). “Mizque”. En: http://gladysguerrero.com.ar/?p=714

—————. (1991). “Anato”. En: VVAA. Premios Certámenes Literarios Vendimia 1988 / 1989 y Vendimia de la Región Cuyana 1990. Ediciones culturales de Mendoza (103-104)  [Disponible en: http://gladysguerrero.com.ar/?p=708]

I

Ivars, Ana. (1991). Ronditas y grillos: poesías infantiles. Mendoza: de la autora.

—————. (1983). Teatriniños: teatro para niños. Mendoza: de la autora.

L

Larrañaga, Hortensia; Rosenbaum, Esther; Sardi, Liliana; Silventi, María Cristina. (1993). El Olimpo en un sueño. Mendoza : Ediciones Culturales, 2da. edición, Serie Partenón 1; 1. FFyL.[i]

_______.  (1993).Tetis, la más hermosa de las nereidas. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición, Serie Partenón 1; 2.

_______.  (1993). Las bodas de Tetis y Peleo. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición, Serie Partenón 1; 3.

_______.  (1993). El talón de Aquiles. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición, Serie Partenón 1; 4.

_______.  (1993). Aquiles niño. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición, Serie Partenón 1; 5.

_______.  (1993). Aquiles y el centauro. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición, Serie Partenón 1; 6.

_______.  (1993).  Amigos para siempre. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición,  Serie Partenón 1; 7.

_______.  (1993).  La venganza de Aquiles. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición,  Serie Partenón 1; 8.

_______.  (1993).  El perdón de Aquiles. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición,  Serie Partenón 1; 9.

odiseo

_______.  (1993). La gloria de Aquiles. Mendoza : Ediciones Culturales. 2da. edición,  Serie Partenón 1; 10.

Larrañaga, Hortensia. (1993). El caballo de madera. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 1.

_______.  (1993). El vino y el fruto del olvido. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 2.

_______.  (1993). Odiseo y el Cíclope. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 3.

_______.  (1993). Eolo y los lestrigones. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 4.

_______.  (1993).  Odiseo y los hechizos de Circe. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 5.

_______.  (1993).  Y Odiseo oyó el canto de las sirenas. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 6.

_______.  (1993). Odiseo frente a los monstruos marinos y las vacas del sol. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 7.

_______.  (1993).  En la tierra de Odiseo. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 8.

_______.  (1993).  Odiseo y la seducción de Calipso. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 9.

_______.  (1993).   (1993).  Nausicaa, la joven princesa de los feacios. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 10.

_______.  (1993). Odiseo en Ítaca. Mendoza : Ediciones Culturales, Serie Partenón 2; 11.

Larrañaga, Hortensia. (coord.). (2012). Aquiles. Mendoza:  FFyL UNCuyo.  Ilustraciones de Chanti. Colección: Héroes de Troya.

_______. (2012). Odiseo. Mendoza : Editorial FFyL UNCuyo. Ilustraciones de Chanti. Colección: Héroes de Troya.

aquiles

López de Vega, Laura; Ciardonei de Pelliza, Elena; Granados de Arena, Dolores; Bracelis, Lucrecia; Luna, Norma y Quiero,  Iris. (2012). Roma eterna. Mendoza : Jagüel – FFyL. Ilustraciones de Nicolás Sarmiento Welch

López, José Manuel. (2006). La cofradía de los inventores. Buenos Aires : Colihue. Colección: La movida.

M

Magnani, Haydeé. (2006). Los cuentos de Aurelia. Mendoza : Ediciones Educativas-DGE-Gobierno de Mendoza.

Malamud, María Luz. (2013). Cuentos en rima para leer en la tarima. Buenos Aires : Del Naranjo. Ilustrado por Alejandra Karageorgiu.

malamud - cuentos en rima

Martínez de Rodríguez, Elba Sara Lucía. (1985). Festival de cuentos, fábulas y poesías. Mendoza : Héctor Alfredo Calderón. 2da edición. Ilustrado por Cangialosi, Ricardo y Bou, Walter.

_______.  (1987). Segundo festival de cuentos, fábulas y poesías. Mendoza : Héctor Alfredo Calderón

Mauceri, Eliana (2013). Messengers Cupids´ School. Mendoza : Círculo del Cuadrito.

mauceri

Millares, Julio. (1986). Bordolino. Estocolmo : Nordan. Ilustrado por Edda Ferreira

Muñoz, Marcela. El agua de la paz. Mendoza : Quellqasqa.

Mur, Manuela. (1973). Quintín o memorias de un gorrión. Buenos Aires, Colombo. Ilustrado por Norah Borges.

O

Otón de Oña Sola, Aurelia. (1961). Epopeyas sanmartinianas en la tierra de Pedro del Castillo. Mendoza : D’Accurzio.

—————. (1962). Romances Sanmartinianos, 2º cuadernillo. Mendoza : D’Accurzio.

Ortiz, Delia M. (1986). Entre la vida y el miedo. General Alvear – Mendoza : SADE.

Ortega, Natacha. (2011). Terremoto. Montevideo : Más Pimienta.

terremoto-natacha-ortega-y-valentina-echeverria

—————. (2012). “El rey de los hongos”. En: López Suárez, Sergio;  Brown, Virginia; Machado, Germán;  Guerra, Fabio y Ortega, Natacha. Cuentos rarófilos.  Montevideo : Ediciones de la Banda Oriental. Ilustrado por el colectivo ILUYOS

P

Pellegrini, Nerina. (1997).Contando historias… Mendoza : Qellqasqa.

Perone, Graciela. (2012). Entre café y manzanilla: relatos y cuentos. Buenos Aires: El mono armado. Ilustado por Sol Curto

Pérez Alonso, Marisa. (2001). De la luna y otros monstruos. Mendoza : Del canto rodado.

_______.  (2012). Juan de este mundo. Buenos Aires : Eleve. Colección: Ave del Paraíso. Ilustrado por Sebastián Dufour.

perez - juan de este mundo

Pérez Calvo, María de la Paz. (2007). La aventura comienza en Sumer. Mendoza : Zeta,. Serie Martín el guardián: Tomo 1

_______. (2008). Los Emperadores Celestes. Mendoza : Zeta. Serie Martín el guardián: Tomo 2.

perez calvo

_______.  (2010).  La Hermandad de los Guardianes. Mendoza : Zeta. Serie Martín el guardián: Tomo 3.

_______.  (2013).  El código negro. Mendoza : Zeta. Serie Martín el guardián: Tomo 4.

Pra Baldi, Romano. (2006). Fábulas del alma para grandes y chicos. Buenos Aires : Léctica

Prátici, Aida E. (2005). Imágenes: cuentos. 1. ed. Buenos Aires : Dunken.

Pugliese, Eglé. Un día en el desierto. (1993). Mendoza : Subsecretaría de Cultura.

Q

Quino[ii] (seud. Lavado, Joaquín Salvador). (1966). Mafalda. Buenos Aires : Jorge Álvarez Editor. 1era edición.

_______.  (1967).  Así es la cosa, Mafalda. [Mafalda 2]. Buenos Aires : Jorge Álvarez Editor. 1era edición.

_______.  (1968).  Mafalda 3. Buenos Aires : Jorge Álvarez Editor. 1era edición.

_______.  (1968).  Mafalda 4. Buenos Aires : Jorge Álvarez Editor. 1era edición.

_______.  (1969).  Mafalda 5. Buenos Aires : Jorge Álvarez Editor. 1era edición.

_______.  (1970).  Mafalda 6. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

mafalda

_______.  (1971).  Mafalda 7. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1972).  Mafalda 8. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1973).  Mafalda 9. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1974).  Mafalda 10. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1989).  Mafalda inédita. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1991).  10 años con Mafalda. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

_______.  (1993).  Toda Mafalda. Buenos Aires : De la Flor. 1era edición.

R

Ruíz, Marisol. (1986). Cofrecito de poesías. San Rafael – Mendoza : Asociación de Literatura Femenina Hispánica.

S

Salas Astorga, Dionisio. (2007). Las aventuras de Cepillo el león: un rey que renunció a su trono por amor, aunque después lo eligieron presidente del Zoo en una lejana provincia allá en uno de esos países de América del Sud. Mendoza : Diógenes. Ilustrado por Modesta Reboredo.

cepilloeok

Saguí, Teresita. (s/f). En la tierra de Santruluis. San Luis : Imprenta Oficial.

_______. (1991). Las barbas del abuelo Benito. Mendoza : Zeta

_______. (2002). La gallina pintada. Mendoza : Zeta.

_______. (2002). El zoológico. Mendoza : Zeta.

_______. (2004). En el viento de Plata: Recreación de leyendas inuit canadienses. Mendoza : Zeta. Ilustrado por Lucía Codina.

_______. (2005). Cuentos de las Tierras Blancas. Mendoza : Zeta. Ilustrado por Lucía Codina.

_______. (2007). Historias de Hekla. Mendoza : Ediciones Educativas – Dirección General De Escuelas, Gobierno de Mendoza.

_______. (2009). Un loco con paraguas. Mendoza : La aldaba. Ilustrado por Lucía Codina.

_______. (2010). Las tres puertas. Mendoza : La aldaba. Ilustrado por Verushka.

_______. (2011). Las muchas. Mendoza : La aldaba. Ilustrado por Lucía Codina.

_______. (2013). Ahí en La Torcacita. Mendoza : La aldaba. Ilustrado por Nini Malamud.

torcacita

Santini, Blanca Lucía. (s/f). Raulito y Carozo. Mendoza : de la autora. Ilustrado por Mario Lucero.

_______. (s/f). Super héroes terrestres. Mendoza : de la autora. Ilustrado por Mario Lucero.

_______. (s/f). Las quejas del Señor Invierno. Mendoza : de la autora. Ilustrado por Mario Lucero.

Serú Videla de Leal, Alicia. (s/f). Mi sol pequeñito. Mendoza : D’Accurzio, s/f
Ilustraciones: Eloísa Reboredo de Moreno.

Sevilla, Fabián. (2009). La paciencia de Noé y otros cuentos. Buenos Aires : Sigmar.

sevilla noe

—————. (2009). A Frankenstein se le fue la mano. Buenos Aires : Andrés Bello. Ilustrado por Christian Angriman.

—————. (2009). ¡Socorro, me persigue una momia! Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2009). Terror en el baile de disfraces. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2009). Un fantasma en mi espejo. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera

—————. (2009). El profesor de ultratumba. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera

—————. (2009). La H pide la palabra y otros cuentos de letras. México : Selector.

—————. (2009). Animales disfuncionales. México : Selector.

—————. (2009). Héctor, el héroe de Troya. México : Selector

—————. (2010).  Yo quiero mi había una vez y mi colorín colorado. Buenos Aires : Quipu. Ilustrado por Gerardo Baro.

sevilla

—————. (2010). Argentina Bicentenario. Buenos Aires : Sigmar.

—————. (2010). Los cuentos verdes de Anastasio Batracio. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2010). Vampíricas vacaciones y otros cuentos de risa. Buenos Aires : Quipu.

—————. (2010). Terror en el viaje de egresados. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

——————. (2010). Campamento de terror. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2010). La tarde del dragón. Buenos Aires : Albatros. Colección Flopi y los seres fabulosos.

—————. (2010). Guardiana de unicornios. Buenos Aires : Albatros. Colección Flopi y los seres fabulosos.

—————. (2010).  “El loro letrado”. En: BASCH, Adela (comp.). Antología del cuento infantil argentino del siglo XX. Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Buenos Aires.

—————. (2011). Una docena de hadas. Buenos Aires : Albatros. Colección Flopi y los seres fabulosos.

—————. (2011). El vuelo del Ave Fénix. Buenos Aires : Albatros. Colección Flopi y los seres fabulosos.

fenix sevilla

—————. (2011).  Vacaciones entre centauros. Buenos Aires : Albatros. Colección Portal mitológico.

—————. (2011).  La maldición del laberinto. Buenos Aires : Albatros. Colección Portal mitológico.

—————. (2011).  El reino de los muertos. Buenos Aires : Albatros. Colección Portal mitológico.

—————. (2011).  Una ayudita para Hércules. Buenos Aires : Albatros. Colección Portal mitológico.

—————. (2011).  Triana y el ogro de los colores. Buenos Aires : Lúdico. Ilustrado por Virginia Piñón.

sevilla triana

—————. (2011).  Mails espantosos. Buenos Aires : SM.

—————. (2011).  Yo, Sancho Panza. Él, don Quijote. Buenos Aires : Aique. Colección Latramaquetrama. Ilustrado por Carlos Pinto.

—————. (2011).  Viento de brujas. Buenos Aires : Longseller. Ilustrado por Pablo Pino.

—————. (2011).  Sapo azul. Buenos Aires : Del Naranjo. Colección La cigüeña solitaria.

—————. (2012).  ¡No soy una mariposa! Buenos Aires : Salim. Colección Amarante. Ilustrado por Virginia Piñón.

—————. (2012). ¿Quién mató a la madrastra? Buenos Aires : Salim. Colección Amarante. Ilustrado por Alberto Pez.

—————. (2012).  Chicos de terror. Buenos Aires : Colihue. Colección Colihue Joven. Ilustrado por Patricia Breccia.

—————. (2012).  Obras de teatro 1: preparate disparate. Buenos Aires : Imaginador.

—————. (2012).  Obras de teatro 2: preparate disparate. Comedias breves para pequeños actores. Buenos Aires : Imaginador.

—————. (2012).  La calesita voladora y otros cuentos de maravilla. Buenos Aires : Lúdico.

—————. (2012).  Pesadillas en el pijama party. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2012).  Zombis en la red. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2012). ¡Dale al parche! Divercicios nivel 1: Super Pe. Buenos Aires : Huaca.

—————. (2012).  ¡Dale al parche! Divercicios nivel 2: Cuentos arremolinados. Buenos Aires : Huaca.

—————. (2012).  “Carolino se muda”. En: Sevilla, F.; Echevarría, K.; Linares, Olga. Carolino se muda;  Dos gotas soñadoras; Nito busca a su mamá. Buenos Aires : Del Naranjo.

—————. (2012).  Bella y Bestia. Buenos Aires : Aique : Latramaquetrama.

—————. (2013).  Mago. Buenos Aires : Aique. Ilustrado por Pablo Pino. Colección Sopa de libros.

MAGO

—————. (2013).  Ojos de gato. Buenos Aires : SM.

—————.  (2013).  Amadeo y su sombrero. Buenos Aires : Quipu. Ilustrado por Pablo Gamba.

—————. (2013). ¡Cuiquis!. Buenos Aires : Elevé. Ilustrado por Sabrina Dieghi

—————. (2013).  Cumpleaños interplanetario. Buenos Aires : Lúdico.

—————. (2013).  ¿Quién secuestró al príncipe encantado?  Buenos Aires : Salim. Colección Amaranta. Ilustrado por Alberto Pez.

—————. (2013).  El gato con botas cuenta la verdad. Buenos Aires : Albatros. Colección Clásicos Indiscretos. Ilustrado por Danny Duel.

—————. (2013). Las cartas de Pulgarcito. Buenos Aires : Albatros.  Colección Clásicos Indiscretos. Ilustrado por Danny Duel.

—————. (2013). Una sopa en mi mosca y más disparaterío. Colombia : Panamericana.

—————. (2013).  Horror en la escena. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

sevilla horror en escena

—————. (2013).  Un verano aterrador. Buenos Aires : Albatros. Colección Ultracalavera.

—————. (2013).  Un pueblo que fue circo y otros cuentos insólitos. Buenos Aires : Amauta.

—————. (2013).  El detective momia y el caso de tiranosaurio rengo. Buenos Aires : Colihue. Colección Colihue Joven.

—————. (2013).  Hasta el diablo se muere de miedo. Buenos Aires : Palabrava. Colección Palabrújula. Ilustrado por Fernando Rossia.

Cinetto, Liliana; Coutaz, Marta y Gattari, Florencia; Geller, Gonzalo; Rodil, Marta; Sevilla, Fabián; Silva, Gloria y Verolín, Irma. (2013). Cuentos a la carta. Buenos Aires : Palabrava. Colección Palabrújula.

Basch,  Adela, Chaktoura,  Julia;  Falconi, María Inés;  Pérez Sabbi, Mercedes;  Nicosia, Omar;  Pisos, Cecilia;  Suárez, Patricia; Sevilla, Fabián  y Tosi,  Carolina. (2013). Hoy, teatro. Buenos Aires : Edebé.

Cáceres, Germán; Giacometto, Leonel; Lotersztein, Eleonora; Pfeiffer, Rosa; Sevilla, Fabián y Suárez, Patricia. (2011). El teatro y los niños 2. Buenos Aires : Atuel. Colección La Andariega. Selección y prólogo Nora Lía Sormani.

Sierra de Góngora, Florencia Elena. (2011). Aventuras de un duende llamado Rojos. Mendoza : Qellqasqa.

Socas, Enrique. (2006). JC. Mendoza : el autor.

—————. (2009). Negucha maestra. Mendoza : el autor. Ilustrado por María Victoria Azorín,

—————. (2011). La montaña de Brian. Las Catitas, Mendoza : el autor. Ilustrado por Ana María Gómez.

—————. (2012). Cito, el dragón del Pteroa. Las Catitas, Mendoza : La Usina de los Sueños. Ilustrado por Ana María Gómez.

—————. (2013). Se busca dragón. Las Catitas, Mendoza : La Usina de los Sueños. Ilustrado por Ana María Gómez.

socas se busca dragon

—————. (2013). Las nubes. Las Catitas, Mendoza : La Usina de los Sueños. Ilustrado por Ana María Gómez.

—————. (2013). Serafina. Las Catitas, Mendoza : La Usina de los Sueños. Ilustrado por María Victoria Azorín.

Sosa, Amílcar Urbano. (1963). Antología de Meñique. Mendoza : El Pelícano.

Sosa, Jorge. (1999). Cuentos para leer en el aula. Mendoza : Follonier.

V

Valenzuela Pérez, Ilma. (s/f). Crecer jugando. Mendoza : Cadli.

______. (1994). Érase ayer Mendoza: relatos, y estampas costumbristas para niños y adolescentes. Mendoza : SADE.

Villalba, Luis Alfredo. (1999). Cuentos para leer en la salita. Mendoza : Follonier.

______. (2011). Cuaquito. Mendoza : Agair Uzul. Ilustrado por Chanti.

cuaquito - villalba

Villegas, María Bertha. (1937). La historia dramatizada. Mendoza : Best Hnos,.

Y

Yannelli, Mabel. (1981). Poesías infantiles. Mendoza : de la autora.


[i] La primera edición de esta serie es de 1991 y estuvo a cargo de la editorial de la FFyl – UNCu. Fue ilustrada por Santiago González Riga (Chanti).

[ii] La producción de Quino es mucho más amplia que la aquí citada. Aunque Mafalda no fue pensada como una historieta para niños, es, indiscutiblemente, un clásico infanto-juvenil.

(*) Brenda Sánchez es licenciada en Letras por la UNCuyo y Especialista en Lectura, Escritura y Educación, FLACSO. Ha escrito artículos de investigación en revistas especializadas. Investigadora del Centro de Estudios de Literatura de Mendoza (CELIM), dependiente de la FFyL, UNCuyo. Coordina Lijturas, grupo de estudio y documentación en literatura para niños y jóvenes. Ha sido profesora del Ciclo de Licenciatura en Literatura Infantil y Juvenil de la UNCuyo. Autora de Ciencias Sociales 4 – Mendoza (Kapelusz, 2013); de la antología Para jugar en la vereda. Cuentos e historietas de autores mendocinos de literatura para niños y jóvenes y de material didáctico de literatura para editoriales de circulación nacional.

Apuntes para una bibliografía de literatura infantil y juvenil de autores mendocinos: Primera parte (A-F)

Por Brenda Sánchez (*)

"Cerezos", ilustración de Inés Malamud. http://inemalamud.wix.com/
«Cerezos», ilustración de Niní Malamud.

Introducción

Mendoza tiene una rica trayectoria en cuanto a la producción de literatura para niños, pero, al mismo tiempo, este quehacer no ha sido acompañado de la necesaria difusión de las obras, que, usualmente, quedan relegadas al grupo de familiares y amigos y a los estantes de las bibliotecas.

La ausencia de un mercado editorial constituido sumada a la falta de políticas públicas sostenidas tendientes a promover y difundir a los escritores locales hacen que la literatura infantil local sea prácticamente desconocida  no sólo para el gran público, sino también para los mediadores (padres, comunicadores, docentes).

En este trabajo intentamos el rescate de una producción valiosa e injustamente  olvidada.

La bibliografía presentada es un esbozo, ya que, por las mismas razones esgrimidas, seguramente está lejos de ofrecer un panorama abarcador. Por otra parte, podría ampliarse incorporando otras líneas de estudio complementarias, como los suplementos infantiles de los diarios locales; las puestas en escena de obras teatrales dirigidas al público infantil, cuyos textos han permanecido inéditos.

Algunas precisiones sobre el corpus

Una de las dificultades mayores que presentó el recorte de corpus giró en torno de la definición de lo local: ¿autores nacidos en Mendoza?; ¿textos con temática mendocina?; ¿autores y textos incluidos en las dinámicas de producción local / nacional?

Priorizamos los criterios de la colección local[1] más importante de la provincia, la BAL (Biblioteca de Autores Locales) de la Biblioteca Pública General San Martín, que, como su nombre lo indica, delimita su corpus según la procedencia de los autores.

Las premisas básicas para la elaboración de esta bibliografía fueron:

  • que las obras estuvieran explícitamente dirigidas a un público infantil y/o juvenil o que hayan sido apropiadas por los adolescentes (como los dos libros de La fuerza de los Monterrey, de Eliana Abdala)
  • que sus autores hubieran vivido la mayor parte de su vida en Mendoza (excluimos autores nacidos en Mendoza pero cuya vida y producción se ha desarrollado en otras provincias, por ejemplo: María Cristina Ramos o Juan Coletti; e incluimos a Liliana Bodoc)
  • que los libros estuvieran publicados en Mendoza o en otros lugares. Es decir, no tomamos inéditos y no consideramos relevante el lugar de edición de las obras, en esta etapa de la investigación.

Datos sobre el relevamiento

El relevamiento se realizó durante del año 2009 en la Biblioteca Pública “General San Martín” (institución que tomo como base para este estudio), en las secciones de Autores Locales (BAL) e Infantil; en la biblioteca “Manuel Belgrano” de Godoy Cruz, en la de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo y en la de la SADE filial Mendoza. También fueron consultados  los catálogos de Ediciones Culturales de Mendoza, SID-UNCu, y el Portal de bibliotecas de Mendoza (http://bibliotecas.mendoza.gov.ar). Actualmente este portal web, herramienta indispensable para los lectores en general y sobre todo para los investigadores,  no está en funcionamiento.

Entre los años 2010 y 2013 completamos la bibliografía de algunos autores cuyas obras no estaban ingresadas en ninguno de los catálogos antes mencionados, mediante entrevistas personales.

 A

Abdala, Eliana. (2003). La fuerza de los Monterrey: la leyenda de Quinteros. Mendoza : Zeta.

descarga

_______. (1999). La fuerza de los Monterrey: alumbramiento. Mendoza : Zeta.

Acordinaro de Castiglia, Norma. (1989). A mi abuelo labriego: cuentos regionales. Mendoza : Martín Fierro.

Alvarado, Julio César. (1993). Evangelina y Claudio: poesías infantiles. Mendoza : ADEA.

Ammar, Jorge Julio. (2007). Fábulas y leyendas del Cuyum. Mendoz a: del autor.

_______. (2008).  Abuelo, contame un cuento. San Rafael -Mendoza : del autor

Andreu Vivanco, Josefa. (1992). Las ardillitas: poesías y cuentos infantiles. Mendoza : Inca.

Aporta, Miguel; Bernich de Schmid, María; Bravo, Evangelina. (1998). Ronda de nueces: antología para niños. Mendoza : Instituto Provincial de la Cultura.

B

Ballarini, Bettina. (2012). El príncipe Narancho y el misterio de las nueces. Mendoza : La Aldaba.

Ballarini, Olga. (1985). Malambo a la nuez. Buenos Aires : Paulinas

—————. (1984). La asamblea de las estrellas. Buenos Aires : Paulinas.

—————. (1985). La paloma de la paz. Buenos Aires , Paulinas.

—————. (2009) Aprendiz de mago. Mendoza : de la autora.

—————. (2010) Grillo juglar. Mendoza : de la autora.

Olga Ballarini_grillo juglar

Bittar Salinas, Olga. (1946). Cuadernos blancos. Mendoza : Marengo.

Bodoc, Liliana. (2000). La Saga de los Confines: los días del Venado. Buenos Aires : Norma.

—————. (2002). La Saga de los Confines: los días de la Sombra. Buenos Aires : Norma.

—————. (2003). Diciembre súper álbum. Buenos Aires : Alfaguara.

—————. (2004). Sucedió en colores. Bogotá : Norma

—————. (2004). La Saga de los Confines: los días del Fuego. Buenos Aires : Norma.

—————. (2007). La Mejor Luna. Buenos Aires : Norma. (Edición del Plan Nacional de lectura, en línea: http://planlectura.educ.ar/pdf/literarios/bodoc.pdf)

luna

—————. (2007). Reyes y Pájaros. Buenos Aires : Norma

—————. (2007). Memorias impuras: los padres. Buenos Aires : Planeta.

—————. (2008). Amigos por el Viento. Buenos Aires: Alfaguara.

—————. (2008). Cuando San Pedro viajó en tren. Buenos Aires : SM.

—————. (2008). El mapa imposible. Buenos Aires: Alfaguara.

—————. (2008).  El espejo africano. Buenos Aires: SM. (Premio “El Barco de Vapor”, Argentina, 2008)

—————. (2009). Presagio de Carnaval. Buenos Aires: Norma.

—————. (2010). El rastro de la canela. Amor y libertad en mayo de 1810. Buenos Aires : Norma.

—————. (2012). La Entrevista. Buenos Aires: Alfaguara.

—————. (2012). Oficio de búhos. Relatos de los confines. Buenos Aires : Suma de letras.

—————. (2013). El Perro del Peregrino. Buenos Aires : Alfaguara.

Britos de Pérez, N. (1983). Lucerito mío. Mendoza : SADE-San Rafael.

Brondo, Aurora. (1986) Algo de la vida y del amor… un niño. Mendoza : Inca.

Bufano, Alfredo R. (1935). Poemas para los niños de las ciudades. Buenos Aires: Cabaut.

bufano-alfredo-r-poemas-para-los-ninos-de-las-ciudades_MLA-F-3788502488_022013

Burgos, Fausto. (1953). Aventuras de Juancho el zorro. Buenos Aires: Raigal.

C

Cabrera de Rabagliatti, Elizabeth. (2005). Contándole a los nietos… San Rafael: Libertad.

Cáceres, Walter; Martínez, Sergio; Cabrera, Elizabeth; Abdala, Eliana; López, José Manuel; Ramón, Mauro. (s.f. ). La vecina gigante; El librotorio del profesor Boris; El algarrobo nos cuenta; El plata enamorado; Los espejos convexos; En la cima del mundo. Mendoza: Ceplim.

Castorino, María Sara L. de. (1958). Tía Mary cuenta…: cuentos instructivos, morales y amenos para niños. Mendoza: D’Accurzio.

Caglio, Ana María. Poemas de Lucas y Cristian: poesías para niños. (2001). Mendoza: ZETA.

Calderón, Federico. (2006). Cuentitos (3 a 5 años). Medoza : Héctor Alfredo Calderón.

Carballar, Diego. (1999). Casimonstruos: cuentos de ogros, duendes y gigantes. Mendoza : Follonier.

Caroli; Cáneva. (1986). Aprestamiento: canciones para apoyo psicomotriz. Mendoza: Rayuela.

Casnati, Luis Ricardo. (2011). Zorros, gallos, leones y otros caballeros. Mendoza: Editorial Municipal de Mendoza. Ilustrado por Chanti.

Chanti (seud. González Riga, Santiago). Amigo rima contigo. (1994). Mendoza: Zeta.

—————. (2003). El aguará guazú y sus presas. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2003). El ñandú y su charito. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2003). El oso hormiguero y su adversario. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2003). El pingüino y su familia. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2003). El tero y su nido. Buenos Aires : Colihue.

tero

—————. (2003). La ballena y su sonar. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2003). La lagartija y su cola. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2004). El mono carayá y su hermanito. Buenos Aires: Colihue.

—————. (2005). El guanaco y su relincho. Buenos Aires : Colihue.

—————. (2006). El Futre. Mendoza : Zeta Editores.

—————. (2013). Yoco Yaca.  Buenos Aires : Uranito.

—————. (2008). Mayor y menor 1. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2008). Misión + cota. Buenos Aires : Domus.

—————. (2009). Mayor y menor 2. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2010). Mayor y menor 3. Buenos Aires : Sudamericana.

mayor

—————. (2011). Mayor y menor 4. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2011). Misión + cota 2. Buenos Aires : El Emporio Ediciones.

—————. (2012). Mayor y menor 5. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2012). Las aventuras de Facu y Café con Leche. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2012). La historietería. Buenos Aires : Comiks Debris.

—————. (2013). Mayor y menor 6. Buenos Aires : Sudamericana.

—————. (2013). Las aventuras de Facu y Café con Leche 2. Buenos Aires : Sudamericana.

Chanti;  Pérez Santos, Damián; Castañete y otros. (2006). Seres de leyenda. Mendoza : Ministerio de Turismo y Cultura.

Codorniú  Almazán, Filomena. (1946). Poesías infantiles: para recitar en la escuela. Mendoza : D’Accurzio.

Correas, Jaime. (1989). Cuentos con fajaros y plores. Buenos Aires : Colihue.

Ciardonei de Pelliza, Elena. (1998). Troya, la ciudad amada. Mendoza : Facultad de Filosofía y Letras. Col. “Roma eterna”.

Cipriani, Ernesto. (1980). Aventuras de Panchito Bertoldino. Mendoza : La Tarde.

Clerici, Felicita. (1991) Versos para Florencia. Buenos Aires : Braga.

D

Dalla Torre Vicuña, Blanca. (1945). Canciones para los niños de mi tierra. Mendoza : Voces nuestras. Ilustraciones y fotografía: José Blasco Palmieri.

Daract de Reina, Nydia. (1977). Adolecer. Buenos Aires : Colombo.

Di Masi de Mercadante, Beatriz. (1994). La casa vieja: recreación de leyendas y cuentos mendocinos para niños y jóvenes. Mendoza : Ediciones Culturales de Mendoza.

Dueñas, Susana (comp.). (1995)  Mendoza : EDIUNC.

225_grande

E

Estrella de Suárez, Isabel. (1965). Odisea juvenil. Mendoza : D`Accurzio

—————. (1970). Semillitas al viento. Mendoza : s.e.

odisea-juvenil-isabel-estrella-de-suarez_

—————. (1950).  Sentimiento infantil. Mendoza : Mundo Cuyano. 2da edición

F

Fernández Cordón, Emilio. (2012). Vacaciones fantásticas: novela para niñas y niños. Buenos Aires : El mono armado. Ilustraciones: Laura Rudman Belmes.

Fernández  de Cosarinsky, Nair (textos); Di Leo, Carmen R. (música). (1956). Jugando en la escuela: versos y rondas infantiles. Mendoza : D’Accurzio.

Fernández Díaz, Nair. (1979). Fiesta en el mar; Juicio en el Olimpo; Acuario: teatro para niños. Mendoza : La Tarde.

Frias, Alejandro. (2007).Todos los chicos. Mendoza : Diógenes. (Puede consultarse la nueva edición en línea: http://es.calameo.com/read/00221862312c2cd387189)

todos-los-chicos-n_1_9753 (1)


[1] Antonio Día Grau y definen colección local como “la parte de una biblioteca, especialmente de las públicas que recoge y organiza cualquier tipo de documentación que haga referencia a una zona geográfica, cuya finalidad es ofrecer a los usuarios todas las fuentes de información sobre cualquier aspecto de la vida e historia de una zona”. (Díaz Grau, 2005)

(*) Brenda Sánchez

(bren.sanchez@ymail.com)

Licenciada en Letras por la UNCuyo y Especialista en Lectura, Escritura y Educación, FLACSO. Ha escrito artículos de investigación en revistas especializadas. Investigadora del Centro de Estudios de Literatura de Mendoza (CELIM), dependiente de la FFyL, UNCuyo. Coordina Lijturas, grupo de estudio y documentación en literatura para niños y jóvenes. Ha sido profesora del Ciclo de Licenciatura en Literatura Infantil y Juvenil de la UNCuyo. Autora de la antología Para jugar en la vereda. Cuentos e historietas de autores mendocinos de literatura para niños y jóvenes y de material didáctico de literatura para editoriales de circulación nacional.

“Si hay un mediador apasionado, la obligación no existe”: entrevista a Sandra Comino

Por Brenda Sánchez

 

Sandra Comino es una de las escritoras argentinas de literatura para niños con una producción más sólida. Ha escrito La casita azul, La enamorada del muro, Así en la tierra como en el cielo, Navidad blanca, Nadar de pie, entre otras obras narrativas, y el libro de ensayos Esto no es para vos.

Estuvo en Mendoza, invitada por el Plan Nacional de Lectura y participó en dos encuentros con chicos en las escuelas 4-222, de Kilómetro 8 y en el IPAL, en el barrio Santa Ana.

Les habló de su infancia sin libros propios en un pueblo pequeño de la provincia de Buenos Aires y de la posibilidad de ser escritores más allá de sus condiciones familiares o sociales, porque para ella la escritura tiene que ver con la decisión de construir el mundo y construirse a través de la palabra.

Allí conversamos con ella sobre la literatura, los chicos, la Argentina…

En una ponencia del año 2001, cuando nuestro país atravesaba una de las peores crisis de su historia, dijiste que la literatura es “resistencia y esperanza”. Ha pasado más de una década desde ese momento, ¿qué formas de resistencia y esperanza ofrece hoy la literatura?

Hoy se puede decir que la lectura es un derecho porque hay contexto histórico y político para que esto suceda. Y hay “permisos” para acceder a ciertos libros con temática que hace diez años no se abordaban. O si se abordaban  no entraban a la escuela. Hoy la ficción entra a la escuela de la mano de políticas públicas que hacen que la literatura pueda estar al alcance de todos. Creo que la literatura siempre es resistencia y esperanza. Y también es como un territorio propio.

En Esto no es para vos retomás la línea de escritoras –ensayistas como Graciela Montes o Ana María Machado que extienden la mirada sobre la literatura como producto cultural y como hecho social. Desde esta perspectiva, ¿qué es lo que te interesa trabajar con los mediadores en los talleres que das?

La libertad de elección. Elegir desde el disfrute, abarcar todos los géneros, todos los temas posibles. Permitirse la reflexión o la conversación de la literatura como disparadora de ciertos temas y también el silencio. Pero nunca la utilización de la literatura para enseñar.

Los niños en tus textos son dignos. Atraviesan la infancia con miedos, dudas, vergüenzas, pero siempre con dignidad. ¿Qué concepciones sobre los niños percibís en la literatura argentina reciente?

Hay una esperanza, un poder de resolver situaciones contraria a la figura del adulto que no sé si sale muy bien parado de la LIJ. El niño en la LIJ cuestiona, juega, sufre, critica al adulto, a la escuela y creo que eso refleja a la infancia actual.

En tus libros Desde las gradas y Navidad blanca partís de una historia muy chiquita y vas acumulando situaciones simultáneas hasta configurar una especie de fresco de los modos escolares, de la sociedad consumo… ¿Los únicos que pueden reflexionar sobre las imposiciones sociales son los niños? ¿Los adultos son reproductores de ese orden social?

Creo que los adultos tenemos la obligación de reflexionar para no ser reproductores de estereotipos. Pero todavía no todos lo hacen. Sin duda la mirada de los chicos y los jóvenes ayudan a fisurar las imposiciones. Pero en mi caso supongo que es la mirada de la niña dentro de la adulta la que puede escribir acerca de esas cuestiones.

¿Cómo fue el camino de textos con temas difíciles, como La casita azul o El pueblo de mala muerte, desde que los escribiste hasta que se convirtieron en clásicos de la literatura para niños de las últimas décadas?

Cada libro tuvo un recorrido peculiar. El pueblo de mala muerte encontró editor gracias a una lectura en un Congreso de uno de sus cuentos. Y La casita ganó un premio en Cuba. Son libros que perduran no sé bien por qué. La casita lleva casi 15 ediciones si contamos las de otros países y se acaba de imprimir la cuarta en Argentina (La sexta si contamos la editorial anterior). Sin duda, mis libros ahora circulan más libremente. Hace diez años en algunas escuelas me decían que no leyera cuentos de El pueblo de mala muerte, principalmente las privadas. Ahora cambió mucho eso. Hay una apertura que tiene que ver con las políticas públicas que ampliaron el criterio de selección.

Y en relación con la pregunta anterior, ¿en qué medida la negación de esos temas (muerte, violencia, exclusión) en la literatura argentina para niños de los ochenta y noventa tenía que ver con una sociedad incapaz de procesar el horror del terrorismo de estado, de elaborar su propia historia?

Siempre tiene que pasar un tiempo para que se pueda hablar de los dolores. Y tiene que haber un interés para que se permita hacerlo. El ejemplo claro es Malvinas. Hoy es un tema de interés político y hay debate. Se puede pensar en conversarlo y eso hace que se publique más fácilmente. Pasa con la mayoría de los temas.

Tus textos se inscriben en una tradición literaria de la llanura, de esa pampa gringa que tomaba Conti en muchos de sus cuentos. En un mercado editorial cada vez más concentrado y globalizado, ¿se puede escribir desde y sobre el propio lugar?

No lo pienso. Escribo desde lo que me atraviesa. Creo que los lugares propios se pueden volver universales si se humanizan las historias. Y sin dudas se encuentran con otras historias que tienen elementos comunes.

(Esta entrevista fue publicada en el nro 6 de la revista Poslodocosmo, Mendoza)

Escribir para chicos desde la región: Entrevista a Dionisio Salas Astorga

Por Brenda Sánchez

dionisio salas astorga

Dionisio Salas Astorga (*) es poeta, ensayista, narrador, editor y profesor de literatura en escuelas secundarias de Mendoza. Ha escrito artículos sobre la necesidad de replantear la enseñanza de la literatura en las escuelas y de incorporar obras locales en la currícula.  Su novela para niños, Las aventuras de Cepillo el león, adaptada posteriormente al teatro, se estrenó en Mendoza y Ecuador.

En esta entrevista dialogamos sobre el trabajo de escribir desde y sobre las provincias, con los condicionamientos y dificultades que esto conlleva. En el caso de Mendoza, podemos señalar la falta de un mercado editorial constituido, los problemas para la distribución y comercialización de los libros y la ausencia de un público consumidor de literatura local. Este panorama hace que escribir para niños en Mendoza sea, cuanto menos, un acto de valentía.

Brenda Sánchez: ¿La región es un impedimento o una posibilidad a la hora de escribir literatura para niños y jóvenes?

Dionisio Salas Astorga: La región impide y facilita. La distancia nos separa, pero a esta altura ¿separa de qué? La proximidad de Buenos Aires ciudad no nos hará escribir mejor, no me falta nada en mi estudio para hacerlo. Mi computadora es excelente y mi conexión a internet me pone ipso facto en contacto con las grandes bibliotecas del mundo, no necesito traducir porque me lo hace Google, si quiero olfatear estantes, están las librerías on line, las webs, las vidrieras digitales. Lo único que no está en internet es el talento que necesito para escribir. Puede que esté el de los otros, pero no el mío. El mío va conmigo en colectivo, en auto, se expresa en Russell o en París, aunque Russell y París no sean lo mismo. Puede que los románticos imaginen que la proximidad del Sena o el Riachuelo nos llenará de vapores para seducir y adormecer a las musas y acostarlas en nuestra obra, la verdad es que el río Mendoza, seco y todo, o el canal Pescara, están bien para mí. En el peor de los casos, para universalizar mi regionalismo puedo combatirlo con los canales de viaje de Direc.TV.

Los escritores no necesitan viajar, los libros sí, pero cuando están escritos. Lo que los escritores de las provincias o “del interior” necesitan es escribir mejor, escribir para el mercado o para sus hijos, pero escribir bien y eso significa decir algo distinto o decirlo de otro modo o decirlo de acuerdo a las necesidades de las clases lectoras. La clave de un buen libro es que sea necesario en alguna parte y para alguien, de este tiempo o del que viene. La clave de una buena literatura de provincia es que parezca escrita en una casa de provincia. Los que tienen que viajar no son los autores, son los lectores, ellos tienen que hacer esa parte del trabajo.

Los escritores no andan golpeando puerta a puerta como los testigos de Jehová para llevar la palabra del señor, sus libros tampoco.

Más del 99% de los libros no son artículos de primera necesidad sino mercadería perecedera intelectual o espiritual y hasta esotérica. Los libros que nos interesan a nosotros aquí son otros, son esos cuyo destino final no es una librería coqueta del centro comercial, pletórica de ofertas -al lado de las calzas de moda- sino las bibliotecas/reservas, bibliotecas/alacenas bibliotecas/caja de seguridad bibliotecas públicas o privadas bibliotecas cementerio de papeles, pero bibliotecas. Pienso. Y ahí lo del tiempo y la distancia van por otro carril.

 Cepilloe el león

BS: ¿Qué hace falta para hacer visibles la literatura infantil y juvenil regional en el contexto nacional?

DSA: La primera necesidad para que la literatura regional sea visible es que exista una literatura regional, una buena literatura regional o “de provincia” como se decía antes, un poco peyorativamente o literatura del interior; una literatura que merezca ser visible, es decir, vista por otros. No nos vemos más porque no hacemos más.

Liliana Bodoc  no tuvo que irse a Buenos Aires para ser ella, su obra se cocinó acá, su deformación literaria se forjó acá, nunca ha necesitado a la capital más que para el marketing posterior. Su obra es tan extraordinaria que ella podría haber hecho que la Sra. Norma o el Sr. Alfaguara vinieran hasta su Luján de Cuyo, que peregrinaran. Lo que pasa es que ella quería cambiar las cortinas y al panadero, por eso se fue de Mendoza, supongo yo. Pero ella es el mejor ejemplo de los errores que hemos cometido desde la fundación de Castillo a la fecha. Creer que solo Bs. As. o Santiago nos pueden dar entidad intelectual o artística, que es lo que realmente debemos tener primero nosotros.  

Las obras que trascienden las fronteras son las que nacen sin pasaporte, son las que se escriben pensando en los niños insoportables del vecino o los nuestros. El problema no está en llegar a Buenos Aires, o puede serlo a mediano plazo, el problema es qué quiero vender a las editoriales porteñas manejadas por españoles, alemanes o húngaros. Y si tengo tela para negociar mis historias en ese mercado, si quiero o no bailar, cantar, entregarme por un sueño. 

Esta realidad cambiará cuando los esfuerzos que hacen Uds. los organizadores de encuentros, los editores de revistas u organizadores de congresos, cosechen. Es decir, cuando hayamos injertado al género infantil y juvenil entre nuestros escritores, cuando tengamos abundancia de obras, cuando esté madura la uva, no antes, tendremos vino en abundancia, es decir, editoriales o imprentas de Mendoza que quieran invertir en Mendoza; librerías que vendan obras de autores locales sin exigirles certificado de buena conducta o de nacido vivo.

Si Gildo D´ Acurzio (**), ese gigante,  no hubiera pensado así en los años ´30, muchos de los autores que veneramos hoy en Mendoza no existirían, porque nadie de Buenos Aires los mandó a llamar. Él creyó en un racimo verde de escritores mendocinos sin libros y fundó casi toda la historia posterior de la literatura mendocina del 40 en adelante. Es decir, también se escribe cuando se sabe o espera poder publicar, cuando se tiene la esperanza de una edición o el apoyo de otros. 

No nos olvidemos que este género, el de la literatura infantil-juvenil, como todos los géneros, vino en barcos que traen la moda de París, de España, de cualquier lugar donde se hilaran historias en la lengua de los bárbaros. La literatura infantil y juvenil fue una tela despreciada muchos años por casi todos, empezando por los niños que no leían y que tampoco existían. Si alguien piensa que el danés Christian Andersen es una excepción, solo tiene acercarse a una edición más o menos original de sus cuentos.

Ahora que existen los niños y reclaman que seamos sus juguetes y hasta tienen derechos, ahora es cuando este género debe vestirlos y darles literatura de yogurt y cereales; ahora las preocupaciones de Uds. tienen mucho sentido, ahora es cuando debemos producir literatura nutritiva para niños y jóvenes mendocinos y que sea de buena calidad, primero para nosotros, para nuestros concursos o proyectos del Fondo Provincial, después ella solita se irá a la pasarela de las grandes editoriales, caminando o en avión, pero se irá en primera clase o no, porque tampoco es fundamental que se vaya. Los grandes libros no están desde hace mucho en las librerías o las editoriales. La justicia es ciega, así que no lee mucho.

BS: ¿Cómo huir del pintoresquismo y encontrar lo verdaderamente local? 

DSA: La mejor forma de tratar el pintoresquismo es hacer un matrimonio con él, es decir, aguantarse y aguantarlo.  

Lo que hace que Dostoievski sea un clásico es que está ubicado en Rusia, no en Caballito, y lo que hace que Borges sea Borges es que sus guapos se apoyan en las esquinas de Palermo o Buenos Aires y no en Rusia. No me imagino a García Márquez sin Macondo o Colombia, como no me imagino a Rulfo sin México y sin Jalisco y sin revolución mexicana. ¿Dónde está el secreto? El pintoresquismo es justamente lo que nos importa del otro, leemos porque somos voyeristas y espías y chismosos y la curiosidad nos condena. Si eliminamos nuestros chismes nos quedamos sin las vecinas que son los lectores del mundo. Cuando leo con mi hija un cuento ruso o árabe a las 22,30 de la noche no nos importa de dónde viene la historia, ni la nacionalidad del señor que lo escribió; nos interesa que su historia convierta la cama en una alfombra y nos lleve lejos de la casa donde estamos acurrucados en ese momento, que nos dispare imágenes, que nos salpiquen de sal las olas, que nos haga sentir tristes o felices -como nos hace sentir la vida- pero con ingenio, con gracia, con estilo, con la belleza inefable de las palabras. No hay que encontrar lo “verdaderamente local”, porque sería peligroso si existiera y porque gracias a dios no existe lo local en nuestro mundo plural ni menos lo verdadero. Existe el mundo. Existen las geografías y los idiomas, hasta las costumbres más o menos propias, más o menos originales, más o menos distintas, pero no comemos fideos porque son italianos sino porque son ricos, la paella no despierta simpatías intelectuales sino apetito, las empanadas criollas ya existían en el tiempo de las pirámides. ¿Entonces?

El lector es un ser hambriento que necesita comer historias, libros gordos o flacos, sabrosos, dulces, para chuparse los dedos. Si queremos escribir algo sabroso, un plato exclusivo de nuestra región, tenemos el menú de la montaña, la salsa de sus ríos, el desierto de sal, las bodegas o las acequias que lavan los pies de los árboles. Todo eso es un poco especial, pero únicamente lo comprarán quienes descubran que el que escribió sobre eso sabía cómo contar una historia, sabía cómo usar las palabras del idioma, tiene o tenía en su momento una cultura literaria adecuada al mundo al que se dirigía. En definitiva, lo leerán porque ese señor era capaz de contar desde Guaymallén o Tunuyán una gran historia al mundo.

Modesta09-2

BS: ¿Cuál es la presencia de la literatura infantil y juvenil con temática regional en la escuela?

DSA: Ninguna. En las escuelas secundarias en las que soy docente o lo he sido estos 15 años, la literatura infantil y la literatura en general, no existen. Hay de vez en cuando una piecita con libros cerca de los lampazos o son el embarcadero de los cambios de funciones de los docentes con problemas siquiátricos. Y los libros que se amontonan promiscuamente en los cuatro estantes vienen de los clásicos ímprobos del siglo XIX. Mientras más viejo y ajeno a los alumnos, dicen los expertos del gobierno escolar, mejor. Por desgracia, y sin caer en el fundamentalismo de que los libros salvarán el mundo de los pobres, los libros que circulan por la escuela no les interesan ni a los profesores de lengua, que tampoco leen ya porque no tienen tiempo ni pueden comprarse libros. En tanto no cambien las políticas de edición, re edición y se estimule la creación literaria regional, seguiremos viendo pasar el cadáver de nuestros enemigos por las vidrieras de las librerías. El gobierno, si leyera, sabría que el libro puede salir de acá. Pero el señor gobierno se preocupa de otras cosas. No sabe que tarde o temprano los libros son los que dirán lo que fueron, no las cintas que cortan  ansiosamente como si fuera un bretel de modelo publicitaria o esos afiches que publican sobre el pedemonte y que el viento, sin signo partidario alguno, se encarga de convertir en volantines sin alas.

BS: Dionisio, vos tenés varios artículos en los que hablás de la necesidad de incorporar la literatura de producción local en la currícula escolar. ¿Qué les aporta a los chicos el encuentro con su propia realidad a través de los textos? ¿Qué les aporta a chicos de otros lugares el encuentro con realidades locales invisibles para la industria editorial nacional?

Primera cosa: la mayoría de los docentes de literatura de Mendoza, sobre todo los de estas últimas ediciones, no saben que hay una literatura de Mendoza. Eso sería lo primero que hay que curar, el desconocimiento crónico, sacarlos de Zama y Álamos talados. Segunda cosa: el alumno promedio, que desconoce no solo que existe literatura de Mendoza sino la literatura universal, puede encontrar en las obras locales su geografía, su lengua, sus mitos, sus tradiciones, el por qué le gustan las empanadas, es decir, su historia familiar. Es decir, encontrarse. A la eterna pregunta del alumno “para qué sirve” podemos responderle que para que conozca a los suyos y los vea en el espejo en el que se peina todas las mañanas; al “es muy fantasioso”, podemos retrucarle con ahí está el desierto de Lavalle, la montaña, nuestro catálogo de leyendas cuyanas.

 Modesta15-2

Hace cien años el libro era el único transporte disponible, hoy es uno de los tantos que nos permiten hacer el viaje. Pero el viaje que la literatura nuestra o ajena permite, es un viaje hacia cualquier parte, hacia adentro o hacia afuera, hacia el patio de mi casa de barrio o los valles germanos. Es un viaje en el que nadie se mueve, por eso es tan maravilloso, la literatura descubrió antes que nadie la tele transportación de las personas. Que nos lean chicos de otros lugares es un gran negocio para el turismo cultural y el intercambio de especies. Que nos lean a través de nuestras obras es contagiarlos de nuestras debilidades y fortalezas, del paisaje interior que somos. Por eso siempre será importante el trueque literario, porque los sueños hacen falta en todos lados y el mercado es el libro donde se venden a mejor precio.

 Para terminar, comparto con vos mis dudas de todos los días: ¿tiene sentido preocuparnos por el libro, cuando la vida de los niños que deberán leerlos mañana, está en peligro; si el 80% de la población mundial no tiene agua potable todavía, si un maestro gana al mes la mitad del sueldo de un chofer de colectivo, es decir, cuatro carritos de supermercado a medio llenar?

 Muchos de Uds. estarán pensando que el libro cambiaría estas cosas. Que si llenamos los anaqueles vendrán los lectores de todas partes como hormigas a comerse el conocimiento, “la verdad”, el mundo de gelatina que hay debajo de sus solapas. Se imaginan una revolución benévola, un planeta con cataratas de justicia y solidaridad, bello como esos cuadros pintados con aerosoles en las plazas del centro. Muchos suponen que los niños de mañana son los niños del pasado que fueron Uds., que habitan un mundo como el que habitaron Uds., que era plano y sin la cordillera de antenas filosas y hordas de sombras hambrientas viviendo al costado de los canales. Lamento no compartir tanto optimismo. Soy de acuario 

Presiento que los lectores de antes y del futuro seremos siempre un ejército escuálido escondido en las montañas o los pantanos luchando desde el barro con máquinas feroces para no ser exterminados. Y que tarde o temprano deberemos aprender fragmentos, páginas enteras para que los que no vivan nuestra guerra de talleres, simposios y congresos, sepan que un día los hombres creímos salvar la tierra a fuerza de palabras e historias hermosas. Historias vividas o imaginadas por otros hombres que también tuvieron miedo y dudas, como ellos deberán tener en el futuro.

 

DSC08782

(*) Dionisio Salas Astorga nació en 1965 en viña del Mar, Chile. Ha publicado Sentimiento  -Valparaíso, 1982- y Sábanas sin flores -Mendoza, 2003- poesía. Su novela infantil Las aventuras de Cepillo el león  -Mendoza, 2007- (financiada por el Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia), fue llevada al teatro en el 2008 y avalada con un subsidio del Fondo (Ubriaco, investigación teatral) para su representación en escuelas primarias de Mendoza ciclo 2009/2010. El mismo elenco la representó en Ecuador en el 2012 con apoyo del Ministerio de Cultura de ese país.

Recibió los premios: Primer Certamen Provincial de Periodismo (Facultad de Periodismo de la Universidad Juan Agustín Maza y Diario Los Andes, 1990); “Homenaje a Marcela Arboit” (UNCuyo, 1991); Periodismo Escrito (Fundación Ecológica Cullunche, Mendoza, 1996), Vendimia (Mendoza, 1997 y 2012), Haroldo Conti (Bs. As., 1997) y A quién Corresponda, (Tamaulipas, México, 2002), Cada loco con su tema (cuento), México DF 2013.

Es editor de la Colección de Literatura Mendocina Contemporánea, Ed. LunaRoja, presentada en el 2009 con el volumen Promiscuos&PromisoriosAntología de la poesía en Mendoza para el siglo XXI, obra que reúne a 14 autores de la provincia (reeditada en el 2012). En esta misma colección se editó Notas de agosto y otros poemas de Juan López.

Cursó el profesorado de Lengua y Literatura y la Maestría en Literatura Argentina Contemporánea en la Facultad de Filosofía y Letras en la UNC.

(**) Gildo D´Accurzio fue un importante editor en la Mendoza de los años 40 y 50. Para conocer más sobre él:

Links

La literatura y los nuevos lectores en el aula – Diario Los Andes

Dionisio Salas Astorga. «Consumimos literatura infantil para niños de otro mundo«

Érase un león que dirigió la Fiesta de – Diario UNO de MENDOZA