Archivo de la categoría: miradas y voces de la lij n°1 – abril 2013

Abril 2013 – Miradas y voces de la LIJ N°1

isol, equis y zeta

En este primer número de Miradas y voces de la LIJ, Vanessa Zorn nos brinda una semblanza de  Isol, autora e ilustradora argentina distinguida recientemente con el premio Astrid Lindgren. También celebramos el Día Internacional de la Literatura Infantil  recordando a Hans Christian Andersen (2 de abril). 

Presentamos un artículo de María Belén Alemán que revisita el libro álbum a través de una lectura de La durmiente, de María Teresa Andruetto e Istvanch.

Brenda Sánchez entrevista a Dionisio Salas Astorga (escritor mendocino) en un diálogo que aborda posibilidad de producir literatura para niños desde las provincias, donde no existe un mercado editorial consolidado, y la relación de autores y textos con el campo nacional de literatura para niños y jóvenes.

En la sección Reseñas, Paulina Uviña aborda el libro de  Istvan Schritter La otra lectura: La ilustración en los libros para niños, como propuesta para profundizar y deplegar el camino que iniciamos en los artículos; y Diana Kovach nos acerca sus impresiones sobre el II Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil organizado por la Fundación SM, que tuvo lugar en Bogotá del 5 al 9 de marzo del corriente.

Presentamos, también, a los miembros de honor de la academia, que nos honran y enorgullecen y recordamos a dos personalidades indispensables en la historia de la infancia en Argentina: Manuel García Ferré y Gloria Pampillo.

Cursos, congresos y encuentros en la agenda de abril.

Para facilitar su lectura, listamos aquí los titulares con link a las notas:

INSTITUCIONALES

Miembros de honor de la AALIJ

APUNTES SOBRE

Manuel García Ferré

Manuel García Ferré, adiós… pero ¡hasta siempre!, por Bertha Bilbao de Richter

Un adiós desde Trulalá, por Alejandra Crespín Argañaraz

Gloria Pampillo

Gloria Pampillo, una pluma de mujer, por Lilí Muñoz

Programa de radio APOA Luna enlozada– Taller literario “Viaje con Pandora” – Taller de LIJ –  Encuentro 2013 Centro de Estudios Poéticos “Alétheia” – Jornada del Dr Bernard Golse – Presentación del libro El viaje ancestral. Memorias y fantasías de un argentino en Nueva York de Jorge Andrés López Ovejer – Encuentro Nacional de Narrativa – Cuento Corto – Bialet Massé 2013 – V Congreso Internacional de Interiorismo, Barcelona, España – XVII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento – VIII Congreso Iberoamericano de Pensamiento – LIJ Alemana-. cursos abril

Revista “Miradas y voces de la LIJ”

ISSN 2344-9373

Publicación trimestral de la Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil.

Directora: Brenda Sánchez.

Consejo editorial: Cristina Pizarro, Valeria Badano (UM), Alicia Origgi (UBA).

Evaluadores externos: Dr. Daniel Dei (UM), Prof. Daniel Fara (UM).

Corrección: Darcy Mell.

Envíos y soporte web: Beatriz Valerio.

Isol, un paisaje de sonoridad propia

Por Vanessa Zorn (*)

Siempre tuve la imagen mental de Isol como la de una niña coherente. Cuando me crucé con ella en un seminario que dictaba, y compartió su proceso creativo, se transformó ante mis ojos en una mujer  coherente.

¿Y por que hablo de  coherencia frente a ella?…

Será porque creo que Isol puede desplazarse cómodamente por los cinco sentidos de manera integral.

Se ve en su  ser gráfico, un camino decidido hacia la certeza de que el ilustrador es autor.

Se percibe  en su ser musical, un paisaje de sonoridad propia.

Se degusta el concepto que unen sus historias contadas y las cantadas.

Se huele la madurez del que sabe no necesita evangelizar con su obra.

Se palpa  la propia niñez cada vez que uno se encuentra con sus libros o su música.

Y si hubiera más sentidos, hablaríamos de uno que capte el humor, el placer por lo creativo, la belleza extraña,  y así descubriríamos que estamos inmersos en uno de sus conciertos o leyendo Secreto de familia

http://www.isol-isol.com.ar/

(*) Vanessa Zorn es ilustradora y docente. Egresada del IUNA. Ha publicado  para editoriales como Puerto de Palos, AZ, Edelvives, Del Naranjo y Salim; también colaboró con Los Libros de Pérez,Ediciones Nuevo Mundo, Fundación Save the Children y Fundess. Pertenece al Foro de Ilustradores de Argentina participando en muestras tales como : Ferias del Libro Infantil y juvenil de Argentina, Uruguay,  y en la Feria del Libro Infantil de Bologna Italia.

Día Internacional de la Literatura Infantil: Recordando a Hans Christian Andersen

Por Paulina Uviña (*) 

andersen1Historia de una madre

El cuento

El hijo pequeño no resiste la vida. Está enfermo y no puede seguir en el mundo real. La madre lo acompaña, paso a paso va dando su vida por él.

La Muerte viene a buscarlo, transformada en un viejo que engaña por sus gestos. Es cordial, pero en un descuido de la mamá, se lo lleva.

La mujer inicia una búsqueda sin retorno. Entrega sus ojos al Lago, y así podrá atravesarlo para llegar a la Morada de la Muerte. Ciega y exhausta se presenta ante la Muerte misma. A un costado de ella, está el Pozo que le muestra la Flor que representa el destino de su hijo: tristeza y miseria, dolor y privaciones.

Entonces decide que se haga la voluntad de Dios, dice a la Muerte:

“¡Llévatelo al reino de Dios! ¡Olvídate de mis lágrimas, olvídate de mis súplicas y de todo lo que dije e hice!

¡No me escuches cuando te pida algo que va contra Tu voluntad, que es la más sabia!”

 andersen2

Andersen cierra el relato con estas palabras:

La madre “dejó caer la cabeza sobre el pecho, mientras la Muerte se alejaba con el niño, hacia el mundo desconocido”.

Pensamientos

Hans Christian Andersen nacía en Odense, en la Isla de Fionia , Dinamarca, el 2 de abril de 1805. Para recordarlo en forma especial, ese día ha sido declarado como el DÍA INTERNACIONAL DE LA LITERATURA INFANTIL

Ingresamos a la Literatura de Andersen desde el interior de cuentos poco conocidos. Los famosos, tales como El Patito Feo, El soldadito de Plomo, La niña de los fósforos, Pulgarcita, entre otros, dan cuenta de esa dimensión maravillosa del mundo, así como de la otra, dolorosa.

El que presentamos hoy, reivindica a la mujer luchadora que busca cambiar el destino de su hijo. Finalmente, se resigna y la Muerte se lo lleva.

Andersen eligió ponderar los mundos posibles de la inocencia, de la maravilla, de la bondad. Mundos posibles reservados a los niños.

Hágase la Voluntad para que nosotros encontremos a cada paso ese mundo que Andersen y los cultivadores de la Literatura Infantil, logran presentar a través de palabras e imágenes en cuentos, poesías, novelas, revistas, historietas, películas, multimedios.

Entonces, somos seres Humanos.

Paulina Carmen Uviña

28 de marzo de 2013

Nota: Tanto  el cuento, que aquí se presenta resumido,  como las imágenes,  pertenecen al libro H. C. Andersen. Cuentos completos. Editorial Labor, S. A.

Barcelona  I.S.B.N. 84-335-8203-8 Segunda edición: 1974 España


(*) Paulina Uviña nació en Buenos Aires. Está radicada en Comodoro Rivadavia desde 1967 donde desarrolla actividades educativas y culturales de formación, capacitación, lectura y escritura. Se recibió de Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO

Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes – Premio Pregonero a Institución 2012), y editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha desarrollado ponencias referidas a la especialidad, en numerosos Encuentros, Jornadas, Congresos.

Una lectura, varias lecturas: “La durmiente” de María Teresa Andruetto e Istvanch

Por María Belén Alemán (*)

mariabaleman@hotmail.com

 Sin título

Entrar al libro La durmiente implica todo un desafío lector donde el texto de Ma. Teresa Andruetto y las ilustraciones de Istvanch presentan la posibilidad de múltiples lecturas. Los recursos y estrategias narrativas y visuales que se conjugan en esta historia  convierten a la misma en un desafío para el lector.

Ya en el título y la tapa, hay algo que al lector le puede resultar conocido y raro a la vez. Por un lado, La durmiente los remitirá, sin duda, al cuento infantil La bella durmiente a través del recurso de la intertextualidad. Y todo puede quedar sólo ahí, en una simple alusión o relación con el cuento de hadas. Pero un lector despierto empezará a indagar sobre el por qué del título, explorará los significados literales de “durmiente” y,  si va más allá y observa la tapa, se dará cuenta que hay imágenes que no coinciden en absoluto con aquel cuento maravilloso. En la tapa nos encontramos sí con el dibujo de una doncella pero que se está tapando el rostro con las manos en un gesto de no querer ver lo que está frente a ella. No aparece el romántico dibujo de la doncella plácidamente dormida.  En el margen izquierdo de la tapa hay un caballero: el posible príncipe. Pero está lejos y por eso lo vemos pequeñito… imposible, tal vez, inexistente en el mundo de hoy…. En el borde inferior derecho de la tapa nos llaman la atención ilustraciones recortadas de revistas que nada tienen que ver con las hadas. Incluso, una de estas imágenes repite el dibujo de la durmiente: una mujer que se tapa el rostro con una mano.

Tenemos, entonces, ya desde antes de que comience la historia, varios niveles de lectura que se mantendrán a lo largo de todo el texto. Es una historia construida en capas como la cebolla, una sola capa no hace a la historia, todas se necesitan para completar el sentido en un exquisito contrapunto. 

Así encontramos, por ejemplo:

1. El texto propiamente dicho (lo verbal): una historia de reyes y de una princesa que se duerme para no ver lo que pasa a su alrededor y es despertada, luego de años, por una revolución.

2. Las imágenes en blanco y negro: estas imágenes refieren casi literalmente lo que dice el texto verbal en dibujos de trazos simples que se entrecruzan, se mezclan y dialogan con el collage.

 andruetto durmiente 1

3. Las ilustraciones a todo color realizado con la técnica de collage: recortadas  de revistas femeninas de las primeras décadas 50 y 60 del siglo XX, diarios de la época y hasta “escenas fragmentarias” de cuadros de pintores famosos como los de Diego Velázquez, Murillo, Delacroix, Berni, entre otros. Este collage hace un rápido recorrido por la historia de la mujer y muestra una visión de la época y una perspectiva de género. Recortes de revistas como Femirama  muestran el rol de la mujer “ama de casa perfecta” y sumisa al varón propias de la primeras décadas del siglo XX. Se construyen así módulos de sentido que aportan significados o capas de sentido que posibilitan otras lecturas. Habrá lectores que presten atención a estos dislocamientos de imágenes, dibujos y textos y aprovecharán al máximo la riqueza del libro. Habrá otros lectores que necesitarán mediadores de lectura para descubrir estas pistas escondidas y serán lectores que en próximas lecturas, de otros libros, estarán más atentos a los misterios de cada historia, de cada ilustración y de la construcción editorial del objeto libro. Es a partir de los libros álbum, como ya enunciara, que el rol del ilustrador es tan importante que se constituye en co-autor de la historia. De la misma manera, el rol del editor es fundamental para la concepción y concreción del libro álbum.

andruetto durmiente 2

4. Otros paratextos: además de las imágenes e ilustraciones, encontramos una rica información en la tapa, en los títulos interiores donde hay una imagen paralela: fotos de madres con bebes y el dibujo de la durmiente también bebé. Por otra parte, las “Referencias” que informan al lector sobre qué obras pictóricas están presentes en el cuento. Se consignan  títulos y ubicación en el texto permitiendo aclarar cualquier duda del lector y esclarecer también las intertextualidades visuales generando la curiosidad de volver sobre el texto, buscar estas referencias, observar el lugar que ocupan en la historia y realizar una nueva relectura con mayor profundidad.

andruetto durmiente 4

Finalmente, el lector se encuentra con una breve biografía de la autora y el ilustrador cuyas poses en las fotos no son gratuitas: aparecen con los ojos cerrados y con el gesto de plácido sueño como la protagonista de la historia en los inicios de la misma. Otro guiño cómplice para un lector.

Profundicemos en lo que dice y no dice el texto pero sí dice… sí, aunque parezca un sinsentido, sabemos que lo no dicho, los espacios en blanco, las elipsis, expresan mucho más que muchas palabras. Por eso es fundamental, también, formar a los niños lectores para que descubran esos “blancos” de los textos actuales.

Los autores de este libro apelan a que el lector se haga preguntas, que se cuestione, que reflexione. Son libros que no pueden provocar indiferencia. Pueden provocar apasionamiento o rechazo, pero no indiferencia. Estos son objetivos de la verdadera literatura.

Introduciéndonos ya en el relato verbal los recursos que vamos descubriendo son diversos y aparecen empleados con equilibrio y mesura en ese deseo de generar un movimiento interior profundo en el lector.

El epígrafe de José Antonio Martín nos produce un primer impacto cuando descubrimos que: “Había una vez una princesa a quien despertó, no el beso de un príncipe, sino una revolución”.  Después de la tapa, este epígrafe es la segunda pista de lectura que un lector atento debe tener en cuenta. La historia comienza como cualquier cuento de hadas, padres que se ponen felices por el nacimiento de una niña. Aparecen tres hadas que le otorgan gracias y la princesa es feliz. No obstante, el narrador introduce algunas palabras que no suelen ser comunes en este tipo de historias: “mendigos”, “hambreados”, “la pura gente del pueblo”. Sin embargo, todo parecía estar bien, por eso el narrador omnisciente – pero introduciéndose en primera persona cuando es necesario dar una mayor idea de veracidad –, insiste con la fórmula de los cuentos maravillosos: “La princesa era feliz, como digo, completamente feliz, como suele suceder en los cuentos de hadas”.

De pronto, viene la ruptura del discurso, un “pero” anticipador de que algo diferente va a ocurrir en esta historia y que el lector no debe seguir esperando lo esperable: “Pero, ya lo decían los hombres en el comienzo de los tiempos: Basta que en un cuento alguien sea feliz para que empiece a asomar la desdicha. Y eso pasó”.

Así, directamente, nos introduce en el conflicto pero también a través del disloque con el discurso propio del cuento de hadas.  El recurso de la intertextualidad va y viene  en la historia, por ejemplo, cuando dice: “hablaba de un huso y de tener quince años y herirse la mano y quedar hechizada” (clara alusión al cuento infantil La Bella Durmiente del bosque). No obstante, se observa que en esta historia nada ocurre como en los cuentos tradicionales. Y el narrador se encarga de repetirlo una y otra vez con fórmulas similares en contrapuntos que aparecen entre paréntesis y en letra cursiva:

·                 “no fue como dicen los cuentos”,

·                 “eso sí es como dicen los cuentos”,

·                 “esto es algo que no dicen los cuentos”,

·                 “como dicen los cuentos”,

·                 “por lo menos, eso dicen los cuentos”

Otra pista para el lector comienza a desarrollarse cuando la princesa sale de su palacio y se enfrenta con la realidad social de su reino: “los hambrientos de comida… y los hambreados de amor por todas partes”,  “una vieja hurgando unos restos, un niño perdido, una casa con hambre”.  Entonces, tomó la decisión esperable en el cuento de hadas de referencia: dormir por días y años a la espera de que un príncipe la despierte. Pero, por el contrario,  en esta historia no hay ni beso ni príncipe aunque sí sonidos de trompetas, tambores, arcabuces y cañones que despertaron a la princesa que terminó allí su sueño y su reinado porque llegó la revolución, el fin de la monarquía, el levantamiento del pueblo. Es significativo que la princesa de esta historia no tenga voz, no se exprese, no verbalice ideas ni sentimientos. Es una princesa cautiva de sus padres que deciden todo por ella, cautiva de su condición, de su historia. No es gratuito que en el cuento no haya ningún diálogo.

Por otra parte, hay que destacar que los personajes están innominados. Son sólo “Ella”, “Un rey”, “Una reina” por lo que la historia puede ocurrir en cualquier lugar, en cualquier época y país, cualquier revolución.

No obstante, Istvanch, el ilustrador, realiza “su”  lectura del cuento de Andruetto y la contextualiza a través del collage y los dibujos. Resulta interesante realizar un muestreo de lo que dicen los fragmentos de diarios y revistas empleados para el collage. Allí pueden leerse:

a) Frases relacionados a la realeza, sobre todo en las primeras páginas del cuento, cuando todo parecía un cuento de hadas y nada extraño sucedía:

Los príncipes…se dirigieron a su residencia y unas horas después de llegar se presentaron a hacer la sesión fotográfica oficial… (pág. 6)

… el esplendor real (pág. 11)

Foto recuerdo con la servidumbre del palacio… (pág. 19)

b) Frases relacionadas al mundo femenino de los años ’50 y ’60 que marcan una ideología, una postura sobre el rol de la mujer, como por ejemplo:

“Alegría y color en los repasadores”, “máscaras de belleza” (pág. 14).

“La mujer… vive emancipada, pero… ¿es feliz?” “A la lima y al limón te vas a quedar soltera” (pág. 17).

“El dormitorio de la jovencita”, “Nuestro precioso sueño” (pág. 27).

c) Frases relacionadas con la realidad social y política: cuando La durmiente sale de su palacio y se interna en las calles del reino y descubre el hambre hurgando en muchos hogares:

“…la crisis de alimentos acecha…”  “…los precios de los productos básicos…” (pág. 22)

d) Frases o imágenes en relación a la figura paterna: justo después de esa incursión de La durmiente por las calles aparece el rey diciendo que la dejen dormir. En la página siguiente aparece un dibujo de la princesa durmiendo y un collage con títulos como:

 “El rol del padre”, “El príncipe idiota”.

 Como ya se habrán percatado, nada es gratuito en esta historia escrita, en realidad, a dos manos: la de Andruetto y la de Istvanch que, seguramente debió realizar un trabajo intenso de lectura, de búsqueda artesanal para encontrar no sólo las imágenes acordes para “escribir” otra historia paralela sino también los artículos de revistas que aporten más significados al texto y lo enriquezcan.

e) Titulares y fragmentos de artículos en francés o en inglés:

“Appel aux femmes” y “Journal des dames”

 Wake up, América”,

Ambos ejemplos muestran el carácter universal de este cuento: distintas revoluciones, distintos países, diferentes momentos históricos ya que también hay una imagen muy significativa que nos remite  a la “revolución femenina”: el collage donde una mujer pareciera gritar como el título del artículo “Liberty” (pág. 36).

Es decir que, en ese otro texto paralelo que construye Istvanch,  hay también varios niveles de lectura, varias capas de sentido. Texto e  imágenes hablan de la desigualdad, de los feudos, de la corrupción, de la inercia de los gobernantes que sólo deciden dormir, de las actitudes de los padres, de la ceguera de los poderosos, de los sueños de los humildes, de la fuerza de la rebeldía, de la insatisfacción, de la injusticia, de la necesidad de elevar la voz, de reclamar. Sin embargo, a pesar de abordar temas tan fuertes, tan actuales no lo hace desde la moralina ni el didactismo sino desde la intertextualidad, la inversión y la parodia. Se parodian los cuentos de hadas para mostrar una realidad social y política compleja y se lo hace a través de pinceladas, pero son suficientes para activar la reflexión y la connotación. Son esas pinceladas las que hacen que el lector se cuestione, rumie y ahonde en los intersticios de la historia. Por su parte, Andruetto, desde el texto, invierte sentidos. Invierte los motivos que constituyen los ejes narrativos de La bella durmiente, libro que es la base o punto de partida para narrar esta otra historia.  En este juego de inversiones no es un bello príncipe azul quien despierta a la protagonista sino el ruido de arcabuces y cañones, el ruido del levantamiento popular. No hay damas de la corte ni pajes que ayuden y cuiden a la princesa sino campesinos hambrientos.  El palacio desaparece para ubicar en la escena las calles del reino con viejas hurgando en la basura y niños con hambre.

andruetto durmiente 3

El final es magistral.  No hace falta decir más, ya todos saben lo que significa una revolución. Final abierto que, en realidad, se cierra en sí mismo en la construcción social, cultural y política que tenemos sobre el fin de las monarquías, dictaduras u opresiones. Estructura circular que se abre con el epígrafe de José Antonio Martín y cuyas palabras, más o menos iguales, cierran  la historia: “Entonces la princesa despertó, pero no ya por el beso de un príncipe…sino por una revolución”.

Una historia que invita a varias lecturas, a ser lectores cómplices y que posibilita la reflexión sobre acontecimientos históricos pero ante todo, sobre conflictos humanos. La durmiente, una historia para todas las edades, que permite conversar sobre temas reales desde una perspectiva diferente, para leer más de una vez, para ir y venir por las páginas observando, releyendo, descubriendo. 

A modo de conclusión

Leer con los niños y leerles a ellos no debe ser una dádiva, no debe ser llenar un vacío, por el contrario es un derecho de todo niño, es un momento que enriquece y lo ayuda a crecer, a vivir sus miedos desde otro lugar y superarlos a través de las vidas de los personajes. La lectura permite crear una identidad y ampliar horizontes. A  través de la literatura, el niño aprende a ver el mundo y se entrena para insertarse en él. Proporciona un conocimiento cultural que compartimos con otros y nos hace sentir que formamos parte de una comunidad. Los diferentes textos que leemos con los niños o que ellos leen solitos les proporcionan un andamiaje para ser y estar en el mundo. Podemos visualizar las diferentes lecturas en distintas etapas de la vida de un niño como escaleras de aprendizaje del mundo porque cada escalón puede ser más complejo que el anterior y a medida que crecen pueden leer textos que complejizan el tiempo, la estructura y de esta manera iremos formando lectores abiertos, críticos, observadores, cuestionadores, entrenados.

Los escritores comprometidos y respetuosos de su público infantil tienen internalizada esa noción de lector voraz, audaz, atrevido, curioso, múltiple que es un niño o joven y por eso mismo, desde su oficio de escritores, introducen estrategias narrativas y recursos que, en otras épocas, estaban casi prohibidas en este tipo de literatura. Hoy el humor (incluso el humor negro), la parodia, la intertextualidad, la polifonía de voces, la inversión, la paradoja y otras técnicas se acomodan con libertad y placer en los textos que leen los niños. Hubo pioneros que aprovecharon estos recursos pero lo significativo es el alto uso de los mismos en la literatura infantil contemporánea y en el libro álbum especialmente.

Por su parte,  La durmiente presenta  una propuesta estética donde texto, imágenes y silencios entran en un diálogo íntimo, susurrante, que invita a seguir indagando, elaborando hipótesis. Hay una polifonía de voces que invitan a la aventura de leer desde un lugar poco cómodo que no es el del lector lineal. Estas historias pretenden lectores de ojos abiertos, de mente amplia, interactivos, capaces de aceptar el desafío y sorprenderse. Es una sana manera de formar lectores competentes y capaces de disfrutar las obras literarias.

En los libros álbum hay una compleja toma de decisiones artísticas en relación a la escritura, la ilustración y el texto. Múltiples miradas que incluyen la estética del “objeto”, el pensar el libro desde otro lugar, donde el criterio de edición juega un papel fundamental. No es un trabajo solitario, y eso lo enriquece. Los sentidos se construyen a partir de esa interacción de lenguajes que intervienen: el lingüístico, el de la imagen y el de la edición. Si bien lo visual cobra un relieve que impacta, la palabra (cuando está) no es un simple ornamento, más o menos bello. Pensarla como obvia o creer que su tendencia a la brevedad le resta jerarquía a la hora de leer es desconocer una condición necesaria de estos libros. No obstante, es cierto que hay muchos casos de libros álbum que tienen muy poco de trabajo literario pero eso ocurrió y ocurrirá en todas las épocas y géneros literarios.

En la mayoría de las ocasiones los prejuicios lectores están en los adultos (y algunas editoriales) quienes se cuestionan qué libros para qué edad para qué niños. Personalmente dejaría dichos prejuicios de lado para afirmar junto a André Gide:

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá?

Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán?

Y al fin, libros y personas se encuentran.

Bibliografía

Andruetto, Ma. Teresa e Istvanch(2010) La durmiente, Bs. As.: Alfaguara Infantil.

Bettelheim, Bruno, (2010) Psicoanálisis de los cuentos de hadas, Bs.As.: Paidós/Crítica.

Bravo, Victor, (1996) “La parodia, metamorfosis de la identidad”, en Figuraciones del poder y la ironía. Esbozo para un mapa de la modernidad literaria, Venezuela: Monte Ávila Editores Latinoamericana.

Colomer Teresa (comp.)(2010) Cruce de miradas: Nuevas aproximaciones al libro álbum, Venezuela: Banco del Libro.

Giardinelli, Mempo, (2006) Volver a leer. Propuestas para ser una nación de lectores, Bs.As.: Edhasa.

Montes, Graciela, (2001) La frontera indómita, México: FCE.

Petit, Michèle, (2000) Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura, México: FCE.


[1] Pescetti, Luis María, Caperucita Roja (tal como se la contaron a Jorge), Bs. As., Alfaguara, 2009.



(*) María Belén Alemán es Es Profesora en Letras y Especialista en Gestión Educativa. Desarrolla su tarea docente en instituciones educativas de nivel medio y terciario.  Como capacitadora docente recorre, desde hace ya varios años, diferentes localidades de la Provincia de Salta dictando cursos de Literatura Infantil, comprensión lectora, oralidad y escritura creativa entre otros.

Fundó y coordina el grupo LecturArte, Delegación Salta de la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina (Alija), grupo que inició sus actividades en octubre de 2010 para promocionar la lectura y la literatura infantil.

Es poeta, narradora y ensayista. Hay colaboraciones suyas en diarios y revistas locales y nacionales con artículos de crítica literaria y temas educativos.  Entre los títulos publicados y premios obtenidos se destacan:

El estanque mágico y otros cuentos”, Primer Premio del Concurso de literatura infanto-juvenil Oscar Montenegro de la Provincia de Salta. También recibe el Primer Premio del Concurso Literario de Cuentos para niños en edad escolar, de la Federación para la Paz Universal, Ciudad Autónoma de Bs. As.; Poemas para leer sin voz/s, Premio Accesit del Concurso Benito Crivelli de Pro Cultura Salta; Detrás de los silencios (Poemas), Primer Premio del Concurso Literario de la Secretaría de Cultura de SaltaQué profunda es la noche (Poemas) Primer Premio de los Concursos Literarios Provinciales 2012.

Participó en diversas antologías como: Poesía de la mujer argentinaPoesía de SaltaPoetas y narradores de IberoaméricaCuatro siglos de literatura salteña, Eva decidió seguir hablando, y Voces de nuestro país, entre otras.

 

Escribir para chicos desde la región: Entrevista a Dionisio Salas Astorga

Por Brenda Sánchez

dionisio salas astorga

Dionisio Salas Astorga (*) es poeta, ensayista, narrador, editor y profesor de literatura en escuelas secundarias de Mendoza. Ha escrito artículos sobre la necesidad de replantear la enseñanza de la literatura en las escuelas y de incorporar obras locales en la currícula.  Su novela para niños, Las aventuras de Cepillo el león, adaptada posteriormente al teatro, se estrenó en Mendoza y Ecuador.

En esta entrevista dialogamos sobre el trabajo de escribir desde y sobre las provincias, con los condicionamientos y dificultades que esto conlleva. En el caso de Mendoza, podemos señalar la falta de un mercado editorial constituido, los problemas para la distribución y comercialización de los libros y la ausencia de un público consumidor de literatura local. Este panorama hace que escribir para niños en Mendoza sea, cuanto menos, un acto de valentía.

Brenda Sánchez: ¿La región es un impedimento o una posibilidad a la hora de escribir literatura para niños y jóvenes?

Dionisio Salas Astorga: La región impide y facilita. La distancia nos separa, pero a esta altura ¿separa de qué? La proximidad de Buenos Aires ciudad no nos hará escribir mejor, no me falta nada en mi estudio para hacerlo. Mi computadora es excelente y mi conexión a internet me pone ipso facto en contacto con las grandes bibliotecas del mundo, no necesito traducir porque me lo hace Google, si quiero olfatear estantes, están las librerías on line, las webs, las vidrieras digitales. Lo único que no está en internet es el talento que necesito para escribir. Puede que esté el de los otros, pero no el mío. El mío va conmigo en colectivo, en auto, se expresa en Russell o en París, aunque Russell y París no sean lo mismo. Puede que los románticos imaginen que la proximidad del Sena o el Riachuelo nos llenará de vapores para seducir y adormecer a las musas y acostarlas en nuestra obra, la verdad es que el río Mendoza, seco y todo, o el canal Pescara, están bien para mí. En el peor de los casos, para universalizar mi regionalismo puedo combatirlo con los canales de viaje de Direc.TV.

Los escritores no necesitan viajar, los libros sí, pero cuando están escritos. Lo que los escritores de las provincias o “del interior” necesitan es escribir mejor, escribir para el mercado o para sus hijos, pero escribir bien y eso significa decir algo distinto o decirlo de otro modo o decirlo de acuerdo a las necesidades de las clases lectoras. La clave de un buen libro es que sea necesario en alguna parte y para alguien, de este tiempo o del que viene. La clave de una buena literatura de provincia es que parezca escrita en una casa de provincia. Los que tienen que viajar no son los autores, son los lectores, ellos tienen que hacer esa parte del trabajo.

Los escritores no andan golpeando puerta a puerta como los testigos de Jehová para llevar la palabra del señor, sus libros tampoco.

Más del 99% de los libros no son artículos de primera necesidad sino mercadería perecedera intelectual o espiritual y hasta esotérica. Los libros que nos interesan a nosotros aquí son otros, son esos cuyo destino final no es una librería coqueta del centro comercial, pletórica de ofertas -al lado de las calzas de moda- sino las bibliotecas/reservas, bibliotecas/alacenas bibliotecas/caja de seguridad bibliotecas públicas o privadas bibliotecas cementerio de papeles, pero bibliotecas. Pienso. Y ahí lo del tiempo y la distancia van por otro carril.

 Cepilloe el león

BS: ¿Qué hace falta para hacer visibles la literatura infantil y juvenil regional en el contexto nacional?

DSA: La primera necesidad para que la literatura regional sea visible es que exista una literatura regional, una buena literatura regional o “de provincia” como se decía antes, un poco peyorativamente o literatura del interior; una literatura que merezca ser visible, es decir, vista por otros. No nos vemos más porque no hacemos más.

Liliana Bodoc  no tuvo que irse a Buenos Aires para ser ella, su obra se cocinó acá, su deformación literaria se forjó acá, nunca ha necesitado a la capital más que para el marketing posterior. Su obra es tan extraordinaria que ella podría haber hecho que la Sra. Norma o el Sr. Alfaguara vinieran hasta su Luján de Cuyo, que peregrinaran. Lo que pasa es que ella quería cambiar las cortinas y al panadero, por eso se fue de Mendoza, supongo yo. Pero ella es el mejor ejemplo de los errores que hemos cometido desde la fundación de Castillo a la fecha. Creer que solo Bs. As. o Santiago nos pueden dar entidad intelectual o artística, que es lo que realmente debemos tener primero nosotros.  

Las obras que trascienden las fronteras son las que nacen sin pasaporte, son las que se escriben pensando en los niños insoportables del vecino o los nuestros. El problema no está en llegar a Buenos Aires, o puede serlo a mediano plazo, el problema es qué quiero vender a las editoriales porteñas manejadas por españoles, alemanes o húngaros. Y si tengo tela para negociar mis historias en ese mercado, si quiero o no bailar, cantar, entregarme por un sueño. 

Esta realidad cambiará cuando los esfuerzos que hacen Uds. los organizadores de encuentros, los editores de revistas u organizadores de congresos, cosechen. Es decir, cuando hayamos injertado al género infantil y juvenil entre nuestros escritores, cuando tengamos abundancia de obras, cuando esté madura la uva, no antes, tendremos vino en abundancia, es decir, editoriales o imprentas de Mendoza que quieran invertir en Mendoza; librerías que vendan obras de autores locales sin exigirles certificado de buena conducta o de nacido vivo.

Si Gildo D´ Acurzio (**), ese gigante,  no hubiera pensado así en los años ´30, muchos de los autores que veneramos hoy en Mendoza no existirían, porque nadie de Buenos Aires los mandó a llamar. Él creyó en un racimo verde de escritores mendocinos sin libros y fundó casi toda la historia posterior de la literatura mendocina del 40 en adelante. Es decir, también se escribe cuando se sabe o espera poder publicar, cuando se tiene la esperanza de una edición o el apoyo de otros. 

No nos olvidemos que este género, el de la literatura infantil-juvenil, como todos los géneros, vino en barcos que traen la moda de París, de España, de cualquier lugar donde se hilaran historias en la lengua de los bárbaros. La literatura infantil y juvenil fue una tela despreciada muchos años por casi todos, empezando por los niños que no leían y que tampoco existían. Si alguien piensa que el danés Christian Andersen es una excepción, solo tiene acercarse a una edición más o menos original de sus cuentos.

Ahora que existen los niños y reclaman que seamos sus juguetes y hasta tienen derechos, ahora es cuando este género debe vestirlos y darles literatura de yogurt y cereales; ahora las preocupaciones de Uds. tienen mucho sentido, ahora es cuando debemos producir literatura nutritiva para niños y jóvenes mendocinos y que sea de buena calidad, primero para nosotros, para nuestros concursos o proyectos del Fondo Provincial, después ella solita se irá a la pasarela de las grandes editoriales, caminando o en avión, pero se irá en primera clase o no, porque tampoco es fundamental que se vaya. Los grandes libros no están desde hace mucho en las librerías o las editoriales. La justicia es ciega, así que no lee mucho.

BS: ¿Cómo huir del pintoresquismo y encontrar lo verdaderamente local? 

DSA: La mejor forma de tratar el pintoresquismo es hacer un matrimonio con él, es decir, aguantarse y aguantarlo.  

Lo que hace que Dostoievski sea un clásico es que está ubicado en Rusia, no en Caballito, y lo que hace que Borges sea Borges es que sus guapos se apoyan en las esquinas de Palermo o Buenos Aires y no en Rusia. No me imagino a García Márquez sin Macondo o Colombia, como no me imagino a Rulfo sin México y sin Jalisco y sin revolución mexicana. ¿Dónde está el secreto? El pintoresquismo es justamente lo que nos importa del otro, leemos porque somos voyeristas y espías y chismosos y la curiosidad nos condena. Si eliminamos nuestros chismes nos quedamos sin las vecinas que son los lectores del mundo. Cuando leo con mi hija un cuento ruso o árabe a las 22,30 de la noche no nos importa de dónde viene la historia, ni la nacionalidad del señor que lo escribió; nos interesa que su historia convierta la cama en una alfombra y nos lleve lejos de la casa donde estamos acurrucados en ese momento, que nos dispare imágenes, que nos salpiquen de sal las olas, que nos haga sentir tristes o felices -como nos hace sentir la vida- pero con ingenio, con gracia, con estilo, con la belleza inefable de las palabras. No hay que encontrar lo “verdaderamente local”, porque sería peligroso si existiera y porque gracias a dios no existe lo local en nuestro mundo plural ni menos lo verdadero. Existe el mundo. Existen las geografías y los idiomas, hasta las costumbres más o menos propias, más o menos originales, más o menos distintas, pero no comemos fideos porque son italianos sino porque son ricos, la paella no despierta simpatías intelectuales sino apetito, las empanadas criollas ya existían en el tiempo de las pirámides. ¿Entonces?

El lector es un ser hambriento que necesita comer historias, libros gordos o flacos, sabrosos, dulces, para chuparse los dedos. Si queremos escribir algo sabroso, un plato exclusivo de nuestra región, tenemos el menú de la montaña, la salsa de sus ríos, el desierto de sal, las bodegas o las acequias que lavan los pies de los árboles. Todo eso es un poco especial, pero únicamente lo comprarán quienes descubran que el que escribió sobre eso sabía cómo contar una historia, sabía cómo usar las palabras del idioma, tiene o tenía en su momento una cultura literaria adecuada al mundo al que se dirigía. En definitiva, lo leerán porque ese señor era capaz de contar desde Guaymallén o Tunuyán una gran historia al mundo.

Modesta09-2

BS: ¿Cuál es la presencia de la literatura infantil y juvenil con temática regional en la escuela?

DSA: Ninguna. En las escuelas secundarias en las que soy docente o lo he sido estos 15 años, la literatura infantil y la literatura en general, no existen. Hay de vez en cuando una piecita con libros cerca de los lampazos o son el embarcadero de los cambios de funciones de los docentes con problemas siquiátricos. Y los libros que se amontonan promiscuamente en los cuatro estantes vienen de los clásicos ímprobos del siglo XIX. Mientras más viejo y ajeno a los alumnos, dicen los expertos del gobierno escolar, mejor. Por desgracia, y sin caer en el fundamentalismo de que los libros salvarán el mundo de los pobres, los libros que circulan por la escuela no les interesan ni a los profesores de lengua, que tampoco leen ya porque no tienen tiempo ni pueden comprarse libros. En tanto no cambien las políticas de edición, re edición y se estimule la creación literaria regional, seguiremos viendo pasar el cadáver de nuestros enemigos por las vidrieras de las librerías. El gobierno, si leyera, sabría que el libro puede salir de acá. Pero el señor gobierno se preocupa de otras cosas. No sabe que tarde o temprano los libros son los que dirán lo que fueron, no las cintas que cortan  ansiosamente como si fuera un bretel de modelo publicitaria o esos afiches que publican sobre el pedemonte y que el viento, sin signo partidario alguno, se encarga de convertir en volantines sin alas.

BS: Dionisio, vos tenés varios artículos en los que hablás de la necesidad de incorporar la literatura de producción local en la currícula escolar. ¿Qué les aporta a los chicos el encuentro con su propia realidad a través de los textos? ¿Qué les aporta a chicos de otros lugares el encuentro con realidades locales invisibles para la industria editorial nacional?

Primera cosa: la mayoría de los docentes de literatura de Mendoza, sobre todo los de estas últimas ediciones, no saben que hay una literatura de Mendoza. Eso sería lo primero que hay que curar, el desconocimiento crónico, sacarlos de Zama y Álamos talados. Segunda cosa: el alumno promedio, que desconoce no solo que existe literatura de Mendoza sino la literatura universal, puede encontrar en las obras locales su geografía, su lengua, sus mitos, sus tradiciones, el por qué le gustan las empanadas, es decir, su historia familiar. Es decir, encontrarse. A la eterna pregunta del alumno “para qué sirve” podemos responderle que para que conozca a los suyos y los vea en el espejo en el que se peina todas las mañanas; al “es muy fantasioso”, podemos retrucarle con ahí está el desierto de Lavalle, la montaña, nuestro catálogo de leyendas cuyanas.

 Modesta15-2

Hace cien años el libro era el único transporte disponible, hoy es uno de los tantos que nos permiten hacer el viaje. Pero el viaje que la literatura nuestra o ajena permite, es un viaje hacia cualquier parte, hacia adentro o hacia afuera, hacia el patio de mi casa de barrio o los valles germanos. Es un viaje en el que nadie se mueve, por eso es tan maravilloso, la literatura descubrió antes que nadie la tele transportación de las personas. Que nos lean chicos de otros lugares es un gran negocio para el turismo cultural y el intercambio de especies. Que nos lean a través de nuestras obras es contagiarlos de nuestras debilidades y fortalezas, del paisaje interior que somos. Por eso siempre será importante el trueque literario, porque los sueños hacen falta en todos lados y el mercado es el libro donde se venden a mejor precio.

 Para terminar, comparto con vos mis dudas de todos los días: ¿tiene sentido preocuparnos por el libro, cuando la vida de los niños que deberán leerlos mañana, está en peligro; si el 80% de la población mundial no tiene agua potable todavía, si un maestro gana al mes la mitad del sueldo de un chofer de colectivo, es decir, cuatro carritos de supermercado a medio llenar?

 Muchos de Uds. estarán pensando que el libro cambiaría estas cosas. Que si llenamos los anaqueles vendrán los lectores de todas partes como hormigas a comerse el conocimiento, “la verdad”, el mundo de gelatina que hay debajo de sus solapas. Se imaginan una revolución benévola, un planeta con cataratas de justicia y solidaridad, bello como esos cuadros pintados con aerosoles en las plazas del centro. Muchos suponen que los niños de mañana son los niños del pasado que fueron Uds., que habitan un mundo como el que habitaron Uds., que era plano y sin la cordillera de antenas filosas y hordas de sombras hambrientas viviendo al costado de los canales. Lamento no compartir tanto optimismo. Soy de acuario 

Presiento que los lectores de antes y del futuro seremos siempre un ejército escuálido escondido en las montañas o los pantanos luchando desde el barro con máquinas feroces para no ser exterminados. Y que tarde o temprano deberemos aprender fragmentos, páginas enteras para que los que no vivan nuestra guerra de talleres, simposios y congresos, sepan que un día los hombres creímos salvar la tierra a fuerza de palabras e historias hermosas. Historias vividas o imaginadas por otros hombres que también tuvieron miedo y dudas, como ellos deberán tener en el futuro.

 

DSC08782

(*) Dionisio Salas Astorga nació en 1965 en viña del Mar, Chile. Ha publicado Sentimiento  -Valparaíso, 1982- y Sábanas sin flores -Mendoza, 2003- poesía. Su novela infantil Las aventuras de Cepillo el león  -Mendoza, 2007- (financiada por el Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia), fue llevada al teatro en el 2008 y avalada con un subsidio del Fondo (Ubriaco, investigación teatral) para su representación en escuelas primarias de Mendoza ciclo 2009/2010. El mismo elenco la representó en Ecuador en el 2012 con apoyo del Ministerio de Cultura de ese país.

Recibió los premios: Primer Certamen Provincial de Periodismo (Facultad de Periodismo de la Universidad Juan Agustín Maza y Diario Los Andes, 1990); “Homenaje a Marcela Arboit” (UNCuyo, 1991); Periodismo Escrito (Fundación Ecológica Cullunche, Mendoza, 1996), Vendimia (Mendoza, 1997 y 2012), Haroldo Conti (Bs. As., 1997) y A quién Corresponda, (Tamaulipas, México, 2002), Cada loco con su tema (cuento), México DF 2013.

Es editor de la Colección de Literatura Mendocina Contemporánea, Ed. LunaRoja, presentada en el 2009 con el volumen Promiscuos&PromisoriosAntología de la poesía en Mendoza para el siglo XXI, obra que reúne a 14 autores de la provincia (reeditada en el 2012). En esta misma colección se editó Notas de agosto y otros poemas de Juan López.

Cursó el profesorado de Lengua y Literatura y la Maestría en Literatura Argentina Contemporánea en la Facultad de Filosofía y Letras en la UNC.

(**) Gildo D´Accurzio fue un importante editor en la Mendoza de los años 40 y 50. Para conocer más sobre él:

Links

La literatura y los nuevos lectores en el aula – Diario Los Andes

Dionisio Salas Astorga. “Consumimos literatura infantil para niños de otro mundo

Érase un león que dirigió la Fiesta de – Diario UNO de MENDOZA

“La otra lectura: La ilustración en los libros para niños”, de Istvan Schritter

Por Paulina C. Uviña (*)

 La-Otra-Lectura-9789508922373

Reseña de Schritter, Istvan. La otra lectura: La ilustración en los libros para niños – 1ª ed.-Buenos Aires: Lugar Editorial, 2005. 264 p.; 20x 14 cm (Relecturas dirigida por Susana Itzcovich) ISBN 950-892-237-0

El primer capítulo se titula Sobre la construcción de un libro para chicos y de sus ilustraciones. Luego sigue el subtítulo Ingredientes y cocción donde Istvan traza un camino muy interesante. Su profundo conocimiento del tema, le permite una denotación lúdica para desarrollar las partes del libro: tapa, contratapa, cubierta, retiración de tapa, de contratapa, el lomo, etc. Pasamos a la lectura de Haceme un dibujito, entre paréntesis el trabajo de hacer ilustraciones que subtitula El papel de la locura. Es un segmento autobiográfico por excelencia. Nos cuenta cómo es su día a día desde que se levanta hasta la hora de dormir. Destaco cuando escribe: confieso que creo en las musas y he aprendido a conocerlas un poco.

Transcribe jugosas entrevistas a ilustradores e ilustradoras relevantes: Mónica Weiss, Isol, Sergio Kern, Nora Hilb.

En el capítulo Piedra, tijera, papel… subtitulado Los materiales en las ilustraciones de los libros para chicos, el autor transcribe diálogos que ha mantenido con los chicos y con docentes, y a través de este nuevo juego surgen: tintas, lápices, témperas, computadoras, etc.

Este capítulo cierra con La lengua de las imágenes  donde describe exhaustivamente tanto los aciertos como los errores que se cometen en el ámbito escolar. Su lectura nos brinda la posibilidad de un conocimiento integral de los sistemas de impresión tales como cuatricromía, a todo color, a un color, en dos colores. Se refiere también a la calidad de la impresión, al armado y encuadernación. Cito basta aguzar un poco el ojo para autorreconocernos en nuestra propia capacidad de mirada (Istvan: 2005, pp.42-43) y sigue con la descripción de técnicas mixtas: collage, fotografía, etc.

En el segundo capítulo desarrolla el tema de la lectura de un libro para chicos y de sus ilustraciones.

Desentraña el mito que ubica a las ilustraciones como simples compañeras del texto, y explica con claridad las funciones de de éstas en los libros para niños.

En primer lugar, señala el error, que es tan común, de atribuir el carácter de “copia” a la imagen, es decir, que la imagen copia al texto.

Utiliza distintos juegos para diferenciar las funciones de la imagen: los textos poderosos, la imagen habla, la lectura multiplicada, el lector atrapado, el papel del juego, el libro-objeto. Sus palabras referidas a los libros provocan miradas en profundidad pero con un pensamiento abierto.

Por otro lado, parte de una realidad que nos golpea y es que en la cultura escolar nos encontramos con una base de desinformación muy grande referida a la ilustración de libros para niños.

Istvan Schritter expresa esta realidad a través de tres paradojas:

1 . Niños y adultos, criados en un mundo de imágenes, perdieron competencias de lectura de imágenes, una vez sumergidos en el ámbito de la cultura escolar.

2 . Imagen y textos se encuentran separados a la hora de estudiar, de compartir objetos de conocimiento dentro de la escuela.

La tercera paradoja tiene que ver con un aprendizaje importante, cual es la lectura de imágenes que los chicos tienen y que la escuela no  valoriza, los niños desaprenden lo aprendido.

A estas paradojas Istvan le opone tres miradas para tener en cuenta en la formulación de proyectos didácticos.

 Una describe el trabajo concreto sobre los libros de texto, la llama la imagen en la trampa; otra está relacionada con actividades para desarrollar la lectura de imágenes, y la tercera se descubre en el relato de experiencias didácticas que realizó él mismo.

El libro finaliza con un capítulo referido a la situación social de los ilustradores argentinos de libros para chicos. Esta información es muy esclarecedora, por cierto, nos ubica como posibilitadores y mediadores de una cultura superadora. Cultura humana para un auténtico mundo mejor.

(*) Paulina Uviña nació en Buenos Aires. Está radicada en Comodoro Rivadavia desde 1967 donde desarrolla actividades educativas y culturales de formación, capacitación, lectura y escritura. Se recibió de Profesora en Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Se especializó en la enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba;  en Lectura, escritura y educación en FLACSO

Es creadora, junto a un grupo de docentes y escritores, de CEPROLEC (Centro de promoción de la lectura destinada a niños y a jóvenes – Premio Pregonero a Institución 2012), y editora de la Revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha desarrollado ponencias referidas a la especialidad, en numerosos Encuentros, Jornadas, Congresos.

Gloria Pampillo, una pluma de mujer

Lilí Muñoz (*)

pampillo gloria

(El título corresponde a un artículo sobre Gloria Pampillo escrito por Luciano Gercek,1997)

Al escribir se ponen en marcha relaciones entre sucesos, ideas, sentimientos, recuerdos, al mismo tiempo que una inteligencia y saberes diferentes. Y eso involucra también el cuerpo (…). Hay que cavar en ese conglomerado y perseguir la idea, la frase, la trama que asomó apenas” [2].

Gloria Pampillo, la escritora, la mujer, la investigadora y académica, la amiga, madre, abuela y compañera, se ha ido en la plenitud de su  producción.

 Al casi  entrar el otoño, en la estación más dulce de este sur que ella amó y visitó reiteradamente como profesional docente y narradora,  Gloria ha partido. Y lo ha hecho  con la levedad de quien ha cumplido un tramo poblado de búsquedas y hallazgos,  y por qué no, con desencuentros incluidos.

Ha partido en el silencio de lo micro y cotidiano, pero no en el silencio de su sangre, no a contrapelo de lo que para Charles Bucowski resulta escribir, “(…) que salga espontáneamente de tu corazón/ y de tu mente y de tu boca/ y de tus tripas (…)”[3].

La escritora fue consecuente con esa tarea-placer en que parece irse la vida y las entrañas al hacerlo. Una forma de estar en la vida y  una forma de alejarse de ella. Gloria no se ha despedido sin antes haber encontrado y echado a andar, finalmente,  a  ese personaje, el de su última novela, editada en 2012 en Barcelona: “El héroe que vino a buscarme”. Comerciante y miliciano por decisión, Bernardo Panpillo Pardo,  “El héroe que vino a buscarme”,  aparece desde la lejana Galicia para quedarse en el  Buenos Aires colonial,  cuando ya habían hecho su camino las novelas anteriores de la autora: “Las invenciones inglesas”, “Pegamento” y “Costanera Sur”. O sus  libros de relatos: “Estimado Lerner” y “Cuatro viajes y un prostíbulo”, junto a su producción para jóvenes y chicos: los libros de narraciones “Palabrerío”, “Avestruces y Piratas” y “La mula en el andén”.

Profesora titular y emérita de la UBA, especializada en teoría y enseñanza de la escritura y de la narración, escribió ensayos críticos,  “Permítame contarle un cuento…”, “Una araña en el zapato” y “Escribir. Antes yo no sabía que sabía”, así como obras sobre talleres literarios y didáctica de la escritura:  “El taller de escritura”, “El taller de escritura con orientación docente”,  “Con las manos en la masa”.

 

Su labor no se agota en docencia, investigación y escritura, sino que además coordinó numerosos talleres en  Argentina y España, lugar donde introdujo los primeros talleres de escritura. Fue Jurado, Conferencista y Ponente en Congresos, Encuentros, Cursos y actividades que involucraran el quehacer de la escritura, tanto en Argentina como en países hermanos, entre ellos, Colombia, en  Bogotá, 2007.

 

En  visitas y tiempos diversos nuestra zona patagónica invitó y contó con la presencia de Gloria, quien puso a disposición sus múltiples facetas de pensadora y formadora en escritura.

 

En el lapso que va desde 1984 a 2011, entre los docentes y escritores de las ciudades de Cutral Có y Plaza Huincul,  San Martín de los Andes,  Junín de los Andes,  Neuquén y Cipolletti (tal vez me olvide de algún otro lugar de la Patagonia Norte), habrá quienes recordarán su palabra, sea como lectores, como escuchas o productores de textos.

 

Al evocar la imagen de Gloria Pampillo aparece ineludiblemente el diálogo con la calidez de su sonrisa y la seriedad y respeto por el  trabajo que hacía, lo cual, en definitiva, es seriedad y respeto por el otro.

 

33 Feria Internacional del Libro, Buenos Aires

Escritora exigente con la estructura de la narrativa y el pulimento de la palabra,  consideraba que “… la escritura construye el mundo. Voy escribiendo y según sean las palabras, será ese mundo”  y también  que “…es un exigencia de la ficción que un personaje sea complejo y no existan dicotomías. Responde a la observación que debe hacer todo escritor de la psicología, virtudes, fallas, historias negras o nobles”.[4]  De  la experiencia de escribir, nos dice:“ se ponen en marcha relaciones entre sucesos, ideas, sentimientos, recuerdos,  al mismo tiempo que una inteligencia y saberes diferentes. Y eso involucra también el cuerpo (…). Hay que cavar en ese conglomerado y perseguir la idea, la frase, la trama que asomó apenas”[5].

 

Ciudad de Neuquén, 7 de marzo de 2012.


[1] El título corresponde a un artículo sobre Gloria Pampillo escrito por Luciano Gercek,  1997.

[2]“Escribir involucra al cuerpo”, Diez preguntas a Gloria Pampillo, por Laura Rosso, Página 12, Las 12, Bs.As, 16 de octubre de 2009.

[3]Charles Bukowski, poema ¿Así que quieres ser escritor?

[4] Entrevista a Gloria Pampillo para el Taller de Lectura, por Lilí Muñoz y Marita Molfese, Neuquén, octubre del 2009.

[5]“Escribir involucra al cuerpo”, Diez preguntas a Gloria Pampillo, por Laura Rosso, Página 12, Las 12, Bs.As, 16 de octubre de 2009.

(*) Lilí Munoz (lidiar@fibertel.com.ar) nació en Victoria, Entre Ríos. Vivo en la ciudad de Neuquén,  Argentina.

Además de haber sido editada en narrativa, poesía, ensayo y texto dramático en antologías y colectivos en el país y en el mundo hispanohablante. Ha publicado en unitario, entre otros La señora de la Aguada, novela, Barcelona, 2012; Okupación (poesía en coautoría), Barcelona, 2012; Tupí Nambá y Orellana, Bs.As. 2010 (teatro).

Obtuvo numerosos premios y reconocimientos.


Desde el 2009 participa en programas de radio sobre poesía. Actualmente conduce Poesía Navegante por FM Navegante, http://www.radionavegante.com.ar 99.9 radio comunitaria de la Fundación Artística y Cultural Tribu Salvaje de Neuquén.

Trabajó como profesora y en cargos de conducción del nivel medio, superior y universitario en la provincia del Neuquén, de Río Negro y de Santa Cruz.

Es Magíster y Especialista  en Didáctica, por la Universidad Nacional de Bs.As., Profesora en Letras y Especialista en Literatura Hispanoamericana del  Siglo XX por la Universidad Nacional del Comahue, Neuquén,  y Profesora en Castellano, Literatura y Latín por  el Instituto Nacional del Profesorado de Paraná, Entre Ríos.

Reseña del II Congreso Iberoamericano de Lengua Literatura infantil y juvenil

Por Diana Laura Kovach (*)

cilelij

Del 5 al 9 de Marzo, la ciudad de Bogotá fue anfitriona del CILELIJ (II Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil organizado por la Fundación SM).  La Biblioteca Luis Ángel Arango, situada en La Candelaria, en el centro histórico de la ciudad, fue escenario de las conferencias y mesas redondas más destacadas. Más de seiscientos asistentes interesados en el mundo de la Lij y  provenientes de distintos países de Iberoamérica se dieron cita para escuchar, debatir y compartir diferentes miradas y lecturas sobre el mundo de los niños y de los adolescentes.

El comité académico de lujo estuvo integrado por Beatriz Helena Robledo (Presidenta, Colombia), Pedro César Cerrillo Torremocha (España),  María Jesús Gil Iglesias (Fundación SM),  Daniel  Goldín Halfon (México), Antonio Orlando Rodriguez (Cuba), Alicia Susana Salvi (Argentina), Regina Zilberman (Brasil).

El evento se caracterizó por el excelente nivel de los conferenciantes plenarios tales como Maria Teresa Andruetto, Cecilia Bajour, Marina Colasanti, Maité Dautant, Néstor García Canclini, Fanuel H Díaz, Gabriel Janer Manilla, Gustavo Martín Garzo, Michéle Petit.

El tema en esta oportunidad ha sido organizado en tres ejes verticales que permiten acercarse a la Lij como un dispositivo cultural para interrogar, conocer y participar en el mundo de una manera integral.  Estos ejes son:

–        La vida Privada: la familia, amor, cuerpo y sexualidad, subjetividad e intersubjetividad, etc.

–        La vida pública: escuela, ciudadanía, dimensión política, emigración y exilio, violencia y problemas sociales, deberes de la persona frente a la naturaleza, biodiversidad, etc.

–        Lo trascendente: fe, religión, esperanza, magia, creatividad, utopías y distopías, etc.

El evento ha sido movilizador desde muchos aspectos: la impecable organización, la excelencia de los conferencistas y panelistas, la calidez y el buen trato por parte de los organizadores, las jornadas de trabajo largas e intensas, el material bibliográfico brindado, el servicio de catering, el festejo de bienvenida en Ginmasio Moderno y la cena de despedida en La Parrilla Andrés, en Chía, en las afueras de Bogotá permiten afirmar que muchos más serán los asistentes al próximo CILELIJ  en México 2016.

(*) Diana Laura Kovach es profesora y Licenciada en Letras (UBA). Estudiante de la Maestría en Análisis del Discurso (UBA).   Docente de  Prácticas del Lenguaje y Literatura de Escuelas Secundarias de la Pcia de Bs. As.  Docente de ISFD en Didáctica de las Prácticas de la Lengua y la Literatura.  Capacitadora del CIE. Pcia. de Bs. AS.

 

Mi adiós a Gloria Pampillo: “La vida está en otra parte”

Por Cristina Pizarro (*)

 gloria pampillo
Imagen: gloriapampillo.com.ar

Vienen a mi memoria intensos recuerdos. A principios de la década del ochenta, en una mesa redonda de unas jornadas organizadas por la Asociación Argentina de Lectura, llevadas a cabo en la SADE, tuve la enorme satisfacción de conocer a Gloria Pampillo.

 En esa oportunidad, se refirió a sus experiencias en los talleres de escritura que había coordinado en Madrid, con una  orientación  que había surgido de sus aprendizajes en el grupo Grafein, taller  de escritura coordinado por Mario Tobelem, que nació como una iniciativa de los alumnos de la cátedra de Noé Jitrik.
Como fruto de esta trayectoria se publicó El taller de escritura en una editorial  fundada por un español republicano, que publicó obras de muchos argentinos y dio cabida a colecciones de Literatura infantil y juvenil, que marcaron un hito en la producción literaria destinada a chicos y jóvenes, con gran repercusión en las escuelas primarias, en épocas difíciles de nuestra historia.

Fue  en aquel verano de 1988 que tuve la oportunidad de asistir a uno de los talleres de Gloria en su departamento de San Telmo, sito en la callé Perú, muy cerca de donde yo vivía en ese momento. Compartí el entusiasmo por estimularnos en la producción de textos,  a partir de consignas, afines a las lecturas de textos literarios.

 Volvimos a encontrarnos en varias ocasiones y mantuvimos el contacto por los cursos en la UBA, congresos, artículos y demás asuntos del mundo literario.
Gloria Pampillo supo de la creación de la Academia y dio sus votos para alentar un futuro promisorio pero no pudo integrarla; su meta era otra, según me dijo.
Tal vez, ahora, yo,  muy conmovida por su partida, comprenda que la vida está en otra parte.
 Cristina Pizarro

Buenos Aires, 1-3-13

Agrego lo siguiente acerca de sus obras, tomado de la página web de Gloria Pampillo.

pampillo2

Obras

Publiqué cuatro novelas, Las invenciones inglesas, Sud­ame­rica­na, 1992, Costanera Sur, Sudame­rica­na, 1995, Pegamento, Sudamericana 2004, El héroe que vino a buscarme. Recibí la Beca de creación del Fondo Nacional de las Artes por Las invenciones inglesas y el premio de novela del Fondo Nacional por Pegamento.

En 2007 recibí el 2º Premio de Novela de la Biblioteca Nacional por La deuda, publicada en 2010 por Guid Publicaciones con el título El héroe que vino a buscarme.

Escribí también dos libros de relatos, Estimado Lerner G.E.L. 1986 y Cuatro viajes y un prostíbulo Beatriz Viterbo, 2003.

Publiqué una novela juvenil: La mula en el andén, Alfaguara, 2007 e historias de las palabras para chicos y chicas: Palabrelío, Colihue, 1987 y Avestruces y Piratas, Libros del Quirquincho 1988.

Entre mis cuentos breves se encuentran: “Pasiones”, Entre madres e hijas, Desde la gente; “Peceto”, Para comerte mejor Desde la gente. Microficciones:

“La mujer de Galvao” en Por favor, sea breve; “Demografía” en Grageas2; “Paraíso perdido” en Salamandra nº 5; “El buho” y “Disparos en el sueño” en Los comprimidos memorables del siglo XXI Antología del minicuento del VI Congreso Internacional de Minificción 2010, Bogotá.

Escribí Artículos críticos y ensayos. Sobre Rodolfo Walsh,: “Operación Masacre y las estrategias de persuasión” publicado en Nuevo texto crítico revista de la Universidad de Standford; “Irlandesas tras un gato,” publicado en Radar; sobre Silvina Ocampo “La inquietud de las cosas” publicado en La ronda y el antifaz, Filosofía y Letras; sobre Armonía Sommers, Beatriz Guido, Sara Gallardo, Luisa Valenzuela: “La ficción y su máscara” en Luisa Valenzuela sin máscara, Feminaria; sobre Susana Constante, “La tensión del ensayo en la novela política” Mal estar Psicoanálisis /cultura 4. Cuentos breves y minificciones fueron publicados en diversas antologías y revistas.

Fui traducida al inglés.

Del Francés traduje Micromegas y Le taureau Blanc de Voltaire y relatos de ciencia ficción

Sobre escritura publiqué. El taller de escritura, Plus Ultra, 1982; El taller de escritura con orientación docente, Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, 1985. Con las manos en la masa, Quirquincho, 1989, estos dos últimos con Maite Alvarado. Escribir. Antes, no sabía que sabía, (en colaboración) Buenos Aires, Prometeo, 2010.

Sobre teoría y práctica de la narración Permítame contarle una historia.

Narración e identidad, (en colaboración) EUDEBA, 1999; Una Araña en el zapato, Libros de la Araucaria, 2004 (en colaboración).

http://www.gloriapampillo.com.ar/

 

(*) Cristina Pizarro nació en Banfield, Provincia de Buenos Aires, Argentina, el 24 de noviembre de 1949. Vive desde 1979 en la ciudad de Buenos Aires.

Maestra Normal Nacional, 1967. Profesora en Letras por el Instituto Nacional del Profesorado “Joaquín V. González”, 1976.  Coordinadora de Psicodrama Psicoanalítico grupal, Centro Psicoanalítico grupal Eduardo Pavlovsky, 1991. Licenciada en Educación y Gestión Institucional por la Universidad Nacional de Quilmes, 2004.

Ejerció la docencia en todos los niveles de enseñanza (1971-2008). Profesora Titular de Literatura en el Instituto Superior de Profesorado “Sara C. de Eccleston” (1978-2008).

Fundadora del GRUPO ALEGRIA- Actividades de Lectura y escritura grupales para la revelación e integridad de los afectos. (1991)

Miembro de número de la Academia Latinoamericana de Literatura infantil y juvenil. (2012)

Presidente de la Academia argentina de Literatura infantil y juvenil. (2012-2015)

Poemarios publicados: Poemas de agua y fuego (1993),   La voz viene de lejos (1995),  Lirios prohibidos (1998), Jacarandaes en celo (2003), Confesiones de Gertrudis Glauben (2006), Diario de Rosalind Schieferstein (2009).

Libros de teoría literaria publicados: Taller de juegos literarios (1992), Taller de juego dramático (1996), En la búsqueda del lector infinito. Una nueva estética de la literatura infantil en la formación docente (2008).

http://cristina.pizarro.blogspot.com.ar

Manuel García Ferré: Adiós…pero ¡hasta siempre!

Por Bertha Bilbao Richter (*)

Imagen de lanacion.com.ar

El 14 de diciembre del pasado año, tuve la dicha de conocer personalmente a Manuel García Ferré en la presentación del libro A la hora de la siesta. Magia y rebeldía  (una selección antológica de poemas y cuentos para niños y adolescentes, de Enigma Editores), en la SADE. Al finalizar mi exposición, destaqué la presencia de ese maestro de la literatura infantil y juvenil, que recibió cálidos aplausos, el afecto y la gratitud del auditorio. En la ocasión, agregué que nuestro agasajo no era suficiente, porque la docencia argentina está en deuda con él, puesto que no contamos con ensayos sobre su obra, ni abordajes de tipo didáctico o reflexiones pedagógicas. Fue la oportunidad de formularle una promesa en nombre de la Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil que está constituyéndose por la iniciativa de la Prof. Cristina Pizarro con uno de los propósitos, el  de  llenar ese vacío en el discurso crítico de la literatura dedicada a niños y jóvenes.

El 28 de marzo, nuestro Adiós multiplicó la despedida de incontables voces argentinas y extranjeras, pero fieles a nuestra promesa, que el maestro recibió con su inconfundible sonrisa y la humildad de los grandes, le decimos ¡Hasta siempre! porque tenemos la seguridad de que su obra lo sobrevivirá por su valor formativo, por las experiencias concretas de los niños y no tan niños transfigurada por la fantasía creadora, por la agudización de la sensibilidad ética y estética que trasunta, por su intención de ennoblecer los sentimientos y potenciar la imaginación, con ternura, con humor, en suma, con sabiduría.

En estos tiempos de exaltación del mal gusto, de violencia, estridencia y sinsentido, de un escepticismo y desacralización cada vez más precoces, la obra de Don Manuel García Ferré constituye una reserva gráfico visual, cinematográfica, televisiva, que aún espera la valoración psicopedagógica, estética, ética y social, pensada desde la interacción entre palabra  y movimiento, entre imagen visual y la conjunción de las artes que exige el cine y la televisión.

Decir Adiós significa encomendar a Dios a quien no olvidaremos. Que su Memoria lo albergue en ese eterno Hoy. Que así sea, y que sus entrañables personajes se proyecten en esa perdurabilidad que ignora la muerte.

(*) Bertha Bilbao Richter es Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de Salta (Argentina). Posee un Postítulo de Especialización en Medios y Ámbitos Educativo Comunicacionales, otorgado por la Universidad Nacional de La Plata y numerosas actualizaciones disciplinares en la Universidad de Buenos Aires en las áreas literatura , lingüísticas y ciencias de la educación

Ha dedicado su actividad profesional a la Formación Docente en Institutos de Educación Superior y universidades en la ciudad de Buenos Aires , en la Universidad Nacional de Quilmes y en el Instituto Teológico Franciscano en San Antonio de Padua. Actualmente continúa su desempeño en la cátedra de Literatura en el Instituto Superior de Enseñanza de Radio y TV y alterna esta actividad con trabajos críticos y ensayísticos publicados en libros del Instituto Literario y Cultural Hispánico, con sede en California,  en revistas literarias y culturales de la Argentina y de los EE UU. Ha escrito estudios introductorios y prologado obras de reconocidos escritores de nuestro país y del exterior.

Hijitus, el imaginario de una generación

Corto editado por la Escuela de Animadores sobre la obra de Manuel García Ferré para el 2do Encuentro de Animadores independientes en Rosario.

Un adiós desde Trulalá

Por Alejandra Crespín Argañaraz (*)

Cada vez que se va alguien que fue importante en nuestra vida, un trozo de nuestra historia se va con ellos.  Don Manuel García Ferré me ayudó a entender con mi lábil razonamiento de niña que en la vida había gente mala que solo pensaba en como aprovecharse de los demás como el profesor Neurus, lúmpenes con códigos como Pucho, gente poderosa que vivía apartada de los mas humildes como Gold Silver, hijos consentidos pero rebeldes como Oaky, bobos útiles como Larguirucho (hablá mas fuerte, que no te escucho), gente malvada como Cachavacha, perritos fieles como Pichichus y gente buena que cuando podía, le tendía al prójimo, una mano desinteresada, como Hijitus y cuando las papas pelaban, sacaban lo mejor de ellos para ayudar (Super Hijitus, fu fuuuuu y chucu chucu chucu chucu).

La vida de aquellos niños que hoy son adultos, llevan la impronta de su dibujo y su pluma, que como todo lo bueno de la vida, jamás se olvida. Usted, Manuel García Ferré, es uno de los mejores padres espirituales de  mi inolvidable y bella infancia, y la de muchos que a través de generaciones siempre seguiremos su legado en  en la ciudad de Trulalá.

Gracias por habernos dado parte de su vida  de grandiosa e inolvidables creación de personajes  llenos de ilusión,y así ayudarme a ser mejor persona.  A

gradezco a la vida haberlo conocido personalmente  disfrutar su risa, seguir su legado, y así escuchar su palabra luego de la entrevista que le realicé cuando me dijo: ” Tendría que hacerle una entrevista al Museo del Humor” y sin perder tiempo me llevó en su automóvil al MUHU donde me comentó que era uno de su creadores junto con otros caricaturistas.

Siempre estará  vivo en mi.

Gracias,

Alejandra Crespin Argañaraz

https://www.youtube.com/watch?v=lf0v_HanQMg

Comparto esta semblanza y una parte de la entrevista que tuve el gusto y honor de realizar a Don Manuel García Ferré.-

(*) Alejandra Crespín Argañaraz es profesora Superior de Castellano, Literatura y Latín, egresada del Profesorado de Enseñanza Superior nª 2 “Mariano Acosta”, con Especialización en letras clásicas, y literatura comparada-año  1989. Colaboradora en la revista electrónica HISPANISTA dirigido por la Dra. Suely Reis. Participante de Cursos, Jornadas y Simposios nacionales e internacionales en carácter de expositora