Visita a la infancia: “La casa vieja: leyendas y cuentos mendocinos para niños y jóvenes”

Por Florencia Santoni Rouselle (*)

Di Masi, Beatriz. "La casa vieja: recreación de leyendas y cuentos mendocinos para niños y jóvenes". Mendoza, Ediciones Culturales, 1994.
Di Masi, Beatriz. “La casa vieja: recreación de leyendas y cuentos mendocinos para niños y jóvenes”. Mendoza, Ediciones Culturales, 1994.

La casa vieja: recreación de leyendas y cuentos mendocinos para niños y jóvenes (Mendoza, Ediciones Culturales, 1994) de Beatriz Di Masi reelabora las costumbres y tradiciones mendocinas desde un lugar muy particular. La lengua recupera la cadencia de lo coloquial y la narración, en manos del personaje de Felicia tiene la hondura de la literatura oral, esa que se escuchaba en los patios y reuniones de antaño.

Este lenguaje que recrea la oralidad, pero que es, a la vez, muy trabajado estilísticamente, permite una lectura ágil y atractiva para el niño/ joven lector. A partir de las vivencias en la “Casa Vieja” junto a “la Felicia” se suceden los relatos de las leyendas, tradiciones y cuentos típicos cuyanos

El libro está compuesto por veinte narraciones, entre los cuales se encuentran:

  • Los cuentos de la Chinita: son ocho narraciones, que se caracterizan por tener un tono más lírico. No hay auditorio y su narrador no necesita ninguna motivación para introducir su historia, debido a que sabe leer y lo narrado constituye una creación literaria escrita, como las que se aprenden en la escuela, tal como lo expresa la Felicia:

Chinita, contame vos, ahora que sos una señorita de guardapolvo blanco, tus cuentos que decís tienen olor a tiza y campana…” (p.10)

  • Dos cuentos titulados “La Felicia” y “Hoy”, los cuales abren y cierran la obra literaria respectivamente.

En “La Felicia” un narrador adulto presenta a la anciana y rememora un pasado idílico irrecuperable: las vivencias de una infancia que no vuelve más. Al finalizar la obra encontramos, el emotivo cuento “Hoy” que presenta un racconto de sentimientos, vivencias, recuerdos por parte de “la Chinita” ya adulta, quien se encarga de continuar el valioso legado de Felicia, hoy, con sus hijos de oyentes y protagonistas de esa, su historia.

Hoy, Felicia, he vuelto a la Casa Vieja…

He llegado temprano y con los rayos del sol que se filtran por las cortinas de crochet, las motitas de polvo han emprendido una danza loca de recuerdos…

Descubro que sigue en mi habitación, la mancha de humedad sobre el papel rosa, que el piano aún toca sus notas de marfil y que la cocina conserva algunas cenizas en el fogón.

Están vacíos los corrales y la bodega, la chipica señorea en el jardín y por la hijuela corre sólo un hilito de agua.

Me siento en tu mecedora, Felicia, mientras mis hijos caminan por la viña descuidada. Escucho sus voces y me parecen iguales a la de mis hermanos.

Trato de acomodar un poco los cuartos, abro las ventanas, enderezo un cuadro que creo fue de mi abuelo…

Pronto llegará el tasador. Él dirá cuánto cuesta la Casa Vieja…

No lo quiero ni pensar…(p.64)

  • En las historias restantes que componen la obra aparecen reelaboradas  varias leyendas, entre las que encontramos: la de los Tinguiricas, las Termas de Cacheuta, el Futre, la Laguna de la Niña Encantada, que son introducidas a través de las historias cotidianas de la Casa Vieja que sirven de marco para la leyenda, caso o sucedido. A la vez, el relato que sirve de marco es tan interesante como las leyendas que narra Felicia apelando a su memoria.

Infancia y memoria

La Casa Vieja propone un juego de distintos planos narrativos, donde los límites entre realidad e imaginación se desdibujan y dan como resultado un pacto de lectura entre lector-historia, que diferencia a esta obra de la tradicional compilación de leyendas.

Es en estos relatos donde aparece la figura de la Felicia como narradora oral y el personaje principal de la obra. Si tomamos en cuenta lo que expone la investigadora Berta Vidal de Battini

En nuestro país no existe el narrador profesional, sí el buen narrador y el narrador de fama, particularmente en regiones del interior del país y en lugares alejados. Son frecuentes los narradores comunes que saben algunos cuentos y que los narran con gusto. Sus aptitudes son diversas, pero en conjunto conservan y transmiten la herencia narrativa de la comarca o la región.[1]

Felicia responde en todos sus aspectos al clásico narrador oral, no solo en la ardua tarea de “contar” sino también al utilizar como recurso principal su memoria, revalorizando  juegos típicos de la región y los usos y costumbres propias de Cuyo, valores olvidados o poco recordados y mucho menos transmitidos a las generaciones venideras.

Di Masi presenta una sólida obra literaria caracterizada por la creatividad e innovación. La Casa Vieja cumple una función social invaluable, ya que no sólo pone de manifiesto el trasfondo ideológico que contienen algunas leyendas, motivo por el cual persisten sobre las ya olvidadas, sino que también reivindica el hábito de narrar, pilar fundamental e indispensable para la pervivencia de la memoria del pueblo.


[1] Vidal de Battini, Berta Elena. (1980)  Cuentos y leyendas populares de la Argentina. Tomo 1  http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/cuentos-y-leyendas-populares-de-la-argentina-tomo-i–0/html/0033a660-82b2-11df-acc7-002185ce6064_52.html

(*) Florencia Santoni Rousselle  es Profesora de Lengua y Literatura y estudiante avanzado de la Licenciatura en Literatura Infantil y Juvenil de la FFyL dependiente de la UNCuyo. Actualmente ejerce la docencia en el nivel secundario y forma parte de Lijturas, grupo de estudio y documentación sobre literatura para niños y jóvenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s